El bloc de Iván Solbes

Francesa, de Milán, a Barcelona, a Mallorca, a Madrid…



Francesa Piliego.

“La Crisis” siempre estamos acostumbrados a hablar de ella como algo que nos ha convertido en una generación de inseguros e inestables pringados pero para mi, en el fondo, ha sido una oportunidad.

Empecé a trabajar en la gris Milán, primero en el entretenimiento – que me llevó soñar con Harry Potter, lo admito – y luego en el loco mundo de la consultoria estratégica, donde aprendí a disfrutar realmente del trabajo pero a no tener mucha vida social. Entrapada en el loop de la Milán trabajadora, allí llegó ella: la grande enemiga y me dejó sin conseguir el contrato indefinido tan esperado en un mundo de “un becario después de otro”.

Así que me mudé a Barcelona, adonde las fiestas electrónicas y las barbacoas en terraza en cualquier periodo del año me parecían una realidad paralela, mientras trabajaba en una tienda de Paseo de Gracia. Allí mi primo y mi hermano, con sus lecciones de vida sobre cuanto sea importante pasarlo bien, un poco me convencieron.

Después de unos meses surgió una oportunidad en una empresa de zapatos mallorquina y me fui. Fue increíble conocer a gente sencilla y que realmente trabajaba con amor para la artesanía y la calidad y que no empleaba el email porque era “para gente sofisticada”.  Cada mañana entraba por la fabrica, para encontrar las sonrisas sinceras de los cortadores y también para oírme llamar “Princesa”. En los dos años y medio en la isla conocí a gente increíble, volví a ser bailarina y para ayudar a mi compañera de piso diseñadora también me transformé en una modelo.

En búsqueda de un trabajo mejor, y de un ambiente mas joven y dinámico, me mudé a Madrid. Ahora sigo trabajando en moda pero la empresa se encuentra en un momento critico, nos pagan muy tarde y sobre todo mucha gente joven y valida ve la calle ya muy vecina. No sé muy bien cuanto durará este ultimo trabajo y sin duda no tengo seguridad pero sí he aprendido a moverme, conocer a gente, aprender sin parar. Diversamente estaría en la gris Milán llevando cada día un traje y ojo, con chaqueta y pantalón rigurosamente del mismo color!!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *