El bloc de Iván Solbes

Pablo Iglesias



Ir a que te pinten. A que te pinte Iván.
Es raro. Muy raro. Eso es lo pensaba yo.
Y por eso me atreví a lanzarme.
Por hacer algo que no haría.
Por no hacer lo que quizás sabía.
Y no podía estar más confundido.
Nada fue cómo esperaba.
Iván te invita a entrar en su mundo.
Te hace sentirte cómodo.
Estar y no estar.
Y no te pinta.
Te mira.
Te habla.
Te escucha.
Y casi no mueve las manos.
El lápiz apenas roza el papel.
Y, ¿yo a qué venía?
No sabes si lo que pretende es esbozar tu silueta.
O plasmar con sigilo el baile de tus palabras.
El tiempo pasa rápido.
Y antes de que te des cuenta.
Ahí está tu retrato.
Unas pocas líneas sumergidas en un baño de color.
Y entonces te planteas.
Que quizás.
Sólo quizás.
Puede que cuente más de ti que tú mismo.
Ése el regalo de Iván.
Dejar que te mires a través de sus ojos.
Descubrir que si pintas algo en este mundo.
Es porque alguien es capaz de atrapar en unos pocos trazos.
Lo que ignoran tus palabras.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *