COSAS QUE NOS HAN HECHO PENSAR: SEMANA DEL 1-5 JULIO



europa

Europa sigue acaparando gran parte de los análisis de esta semana, aunque también hay hueco para las pensiones, los impuestos, libros y videos. Empezamos.

¿Es la devaluación interna, es decir, la rebaja de salarios, la solución a los problemas?

«To re-establish the competitiveness-price within the euro zone, the Commission is recommending a strategy for countries in difficulties consisting of ‘internal devaluation[7]‘, which means blocking nominal salaries, or even reducing them somewhat, as has been observed today in Greece and Spain, for example. But would it not be simpler, as was suggested by Lasaire, to proceed with an ‘internal re-evaluation’ of the countries with a surplus? In fact, voices have been raised calling for ‘a somewhat faster inflation in countries with a surplus’ (Bruegel think-tank), or even – in a rather less convoluted manner – a certain increase in salaries in Germany (W. Schäuble in a declaration to Focus, 5 May 2012). And effectively, the salaries negotiated by the social partners in Germany (within the framework of the ‘Autonomy tariff’) have recovered a greater dynamism since 2012 (without exaggerating!) than that of other Member States. At this rate, we would nevertheless need years before returning to a more sustainable internal equilibrium in the euro zone.»

En A Social Dimension For A Changing Europe: Drifting From The Primary Dividing Up Of Revenue, Inequalities And Crisis por Joël Maurice en Social Europe Journal.

Pero ¿se puede esperar que Alemania cambie su política? Óscar Fanjul reflexionaba sobre esto desde varios puntos de vista. Uno de ellos, los superávits exteriores que acumula sistemáticamente Alemania (y que no están tan mal vistos como los déficits pero que generan también importantes distorsiones en la economía global):

«Esa imprescindible corrección de los déficits exteriores de los países periféricos europeos sería obviamente más fácil si, a la vez, las economías con superávits accedieran a reducirlos aumentando su gasto. Ahora bien, ¿podemos esperar este tipo de comportamiento por parte de Alemania? No debemos, y conviene recordar que la existencia de economías dispuestas a mantener superávits de forma permanente no es un problema nuevo ni fácil de resolver. La experiencia histórica muestra sobradamente que los déficits son insostenibles y se castigan, pero no ocurre lo mismo con los superávits. Alemania difícilmente aceptará compromiso alguno que suponga eliminar este tipo de asimetría, y no está dispuesta a reducir sus superávits externos, que considera consecuencia y garantía de su competitividad, sólo para contribuir a que los países periféricos reduzcan sus déficits»

En La germanización de la política económica europea: implicaciones para España, de Óscar Fanjúl en Expansión publicado también en Nada es Gratis.

Interesante reflexión de Otmar Issing, sobre la construcción europea y la insistente solución a los problemas vía «centralización«.

«The total failure of the Lisbon  Agenda, launched in March 2000 to make the EU “the most competitive and dynamic  knowledge-base economy in the world” demonstrated the weakness of a centralized  approach.

Arguably,  in earlier centuries, it was competition within Europe that generated  unparalleled dynamism and prosperity across much of the continent. To be sure,  this was also a time of wars. However, this does not mean that centralization is  the best – much less the only – way to guarantee peace.»

En The risk of european centralization por Otmar Issing en Proyect Syndicate.

Balance de lo que se ha hecho y lo que queda por hacer para terminar de resolver la crisis de la eurozona por Jean Pisani-Ferry:
«For the first time since the onset of the crisis in Greece, it was officially recognized that the root of the eurozone’s problem was not the flouting of fiscal rules, and that the very principles underlying the monetary union had to be revisited. The endeavor was bound to be ambitious. In the eyes of most observers, to reach the leaders’ goal of “break[ing] the vicious circle between banks and sovereigns” required centralizing authority for bank resolution and rescue…

There are two ways to eliminate the feedback loop. One is to exclude bank rescues altogether: only creditors would have to pay for bankers’ mistakes. This type of rule could insulate governments from banking risk only if applied systematically, even at the expense of financial stability. Simply put, governments should be ready to let banks fail.

The other solution is to mutualize the cost of rescue at the margin. States could be involved and accept losses, but catastrophic risks would have to be shared among all eurozone members.»

Sobre el tema de las pensiones, y el relación al post que escribimos al respecto, un lector nos recomendaba varias lecturas al respecto desde otro punto de vista: el de los que opinan que los argumentos para reformar el sistema de pensiones no son reales.
«Si España tuviera el mismo porcentaje de la población adulta trabajando en los servicios del Estado del Bienestar que tiene Suecia, España tendría cinco millones más de puestos de trabajo. Es esta escasez de puestos de trabajo el problema de las pensiones contributivas, tema que ni está ni se espera en la citada Comisión. Es lamentable que la solución que predeciblemente aparece como más factible sea la reducción de las prestaciones en lugar de aumentar los recursos para mantenerlas e incluso expandirlas.»
Estos días se ha hablado mucho de impuestos en las jornadas que organiza FAES (el think tank del PP) en Navacerrada. Hace unos meses ya publicamos en el blog una entrevista con el ideólogo fiscal de cabecera de FAES: Arthur Laffer, que una tasa baja e única de impuestos para recaudar más. La realidad es que España tiene un serio problema de recaudación, tal y como recordaba  J.Ignacio Conde Ruiz. La cuestión es cómo arreglarlo:

«En resumen: tenemos un sistema impositivo muy ineficiente con tipos marginales muy distorsionantes que apenas recaudan y con tipos efectivos muy bajos debido a la gran maraña de deducciones fiscales existentes. Es lo peor de ambos mundos: un sistema fiscal que, en apariencia, parece muy estricto (y no es nada atractivo para la inversión extranjera), pero que en la práctica recauda muy poco por la enorme cantidad de deducciones.

Si el Gobierno rebajase el máximo del IRPF para situarlo en la media de la OCDE (41,57%), dejaría de recaudar un máximo de 1.940 millones de euros, ¡seis veces menos de lo que el Estado deja de ingresar con las deducciones en dicho impuesto! Es decir: bajar el marginal al 41,57% y eliminar las deducciones podría suponer unos ingresos de cerca de 10.000 millones de euros (un 1% del PIB).»

En ¿Cómo es posible recaudar tan poco con los tipos marginales más altos de Europa? Por J. Ignacio Conde Ruiz en Zona Crítica de Diario.es

Para terminar otras dos recomendaciones:

No os perdáis la crítica que hace José Moisés Martín Carretero del libro de César Molinas «Qué hacer con España» en el blog Economistas frente a la crisis.

Y casi se nos olvida: si os perdistéis la rueda de prensa de Mario Draghi, aquí podéis leer todo el discurso y las preguntas y respuestas de la rueda de prensa de este jueves en el BCE. Al menos en la política de comunicación del banco, hubo importantes novedades.
¡Buen fin de semana!

Para leer




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *