EL IMPERIO CONTRAATACA (LA GUERRA DE LAS DIVISAS II)


Ya está en todas partes: la guerra de las divisas se intentará arreglar en la próxima reunión de los países más ricos. La cita en Seúl los días 11 y 12. Aunque los ministros de finanzas de esos mismos países intentaron avanzar algo el pasado fin de semana, la cuestión sigue siendo complicada. ¿Quieres saber cuáles son las armas en esta guerra y cómo se utilizan? ¿Cómo se deprecia una moneda?

En nuestra primera parte sobre este tema (ver la Guerra de divisas) ya explicamos el por qué de la guerra: hacer moneda barata para vender más. Conocemos el objetivo, pero ¿y las armas?
Las formas de hacer caer el valor de una moneda son variadas y nos centraremos en las estrategias de China y EE.UU.

CHINA
El Estado controla la economía. Hay un banco central que no deja que el yuan suba más de lo que se desea. El yuan sube porque mucha gente quiere comprar la moneda china. ¿Cómo se frena esta subida? Pues dando al mercado lo que quiere: yuanes. El banco central compra dólares y vende a cambio yuanes. El resultado:

1. Baja el yuan (hay más yuanes en el mercado, más oferta es igual a menor precio).

2. Aumenta el número de dólares en la caja fuerte del banco central chino. Si sube considerablemente esta cantidad se suele interpretar como un indicador de las intervenciones del banco central para frenar la subida del yuan.

EE.UU.

El Gobierno americano no controla en el mercado cuánto sube el dólar. Su moneda puede subir y bajar lo que dictaminen las órdenes de compra y venta de los inversores. ¿Cuál es su arma, encontes? La máquina de hacer dinero. Y es lo que ha anunciado que va a hacer: inundar el mercado con nuevos dólares (otra vez). Resultado:

1. Baja el precio del dólar. Cuantos más dólares en circulación, menos vale la moneda. Los billetes verdes pierden algo de «caché», por así decirlo. Ya no son tan exclusivos (¿os acordáis del ejemplo de los cromos?)

2. Mucho dinero en circulación suele terminar generando inflación. En teoría el dinero se utiliza para comprar cosas. Si hay más dinero para comprar entonces hay más demanda, y los precios suben.

EE.UU. ahora quiere inflación o por lo menos asegurarse que no cae en la temida deflación (mucho peor porque no se sabe cómo combatirla).

CONSECUENCIAS PARA TODOS

El resultado de ambas estrategias es el mismo: abaratar la moneda y así vender más. Tanto China como EE.UU. están haciendo lo mismo pero de forma diferente. Pero sus decisiones afectan al resto de países. Aquí van unos cuantos efectos colaterales:

1. El dólar ya ha caído tras anunciar que iba a poner en marcha sus medidas. Cuando decimos que el dólar cae, siempre lo hace en relación a otras monedas, que en su caso suben. Así que el euro y el yen ahora son más caros y eso no favorece a sus empresas exportadoras. Los alemanes (los que más venden fuera de su casa después de China) no están muy contentos con todo lo que está pasando.

2. ¿Dónde van a parar todos esos nuevos dólares que se van a poner en circulación? Veamos: en EE.UU. los tipos están en el cero por ciento. Su deuda paga muy pocos intereses. Ahí no.
En Europa pasa algo parecido, excepto la deuda griega, el resto paga discretos intereses y los tipos oficiales también son bajos. Ahí no mucho. En China hay controles que impiden la entrada libre de dinero extranjero. Ahí no mucho tampoco. ¿Dónde entonces?

El dinero irá a países emergentes como Brasil e India. Países que están creciendo mucho y con unos tipos oficiales muy altos (en Brasil rondan el 10%). Es muy buena inversión para esos dólares nuevos. Pero ¿qué efectos tendrá sobre Brasil toda esa entrada de dinero?

Muy sencillo: para comprar bonos brasileños habrá que cambiar los dólares. Sube la demanda de reales. Sube el precio del real. La moneda es más cara. Resultado: las empresas brasileñas se quejan de que van a vender menos en el exterior por culpa de un real más fuerte.

¿Qué ha hecho Brasil? Poner impuestos a todo dinero que venga de fuera para evitar precisamente esto.

¿Qué han hecho otros países emergentes? Pues de momento quejarse. Quejarse de que todo ese dinero ocioso en busca de inversiones rentables les termine generando problemas en casa. No sólo porque se traduzca en una subida de sus monedas, sino porque puede generar nuevas burbujas en alguno de sus sectores económicos.

Como véis, está todo muy interconectado. Pero está claro que aquí tanto chinos como estadounidenses están jugando a lo mismo.

Macroeconomía

Etiquetas:




1 Comentario en “EL IMPERIO CONTRAATACA (LA GUERRA DE LAS DIVISAS II)

  1. Quería preguntaros la diferencia entre las estrategias de China Y EEUU para abaratar su moneda. China compra todos los dólares q quieran ser cambiados por yenes. lo hará fabricando yenes no? no es lo mismo q hace EEUU con su
    máquina de hacer dinero? saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *