¿Me lo explicas?

Preferentes

Definición:

Las participaciones preferentes no tienen nada de preferentes. No dan derechos políticos (es decir, no dan derecho a voto en una junta de accionistas) ni de cobro preferente (en caso de quiebra de la empresa).

¿Qué son entonces realmente? Han supuesto un  instrumento para que los bancos captaran ahorro de los particulares y al mismo tiempo, llenaran la despensa. Recordamos que las entidades tienen la obligación legal de mantener cierta cantidad de dinero apartada en una “caja fuerte” para poder hacer frente a imprevistos. Pues las acciones preferentes van directamente a esa caja fuerte.

Para colocarlas entre los ahorradores se han ofrecido tipos de interés muy atractivos. El producto consiste en que yo meto un dinero x en el banco y  pasados unos cinco años (ese ha sido el plazo estándar) yo podría seguir con la inversión (las condiciones de tipos cambiarían y cobraría el euribor más un diferencial). O podría vender mi inversión.

Aquí empieza la letra pequeña. ¿A qué precio las vendería? Yo invertí 20.000 euros en participaciones preferentes hace cinco años. ¿Valen eso ahora o menos? Pues dependerá de muchas cosas. ¿Quién me las comprará? El banco puede hacerlo, o no. Nadie le obliga. Las participaciones preferentes son una deuda PERPETUA. El banco no está obligado a devolverme mis 20.000 euros. Sí está obligado a pagarme los intereses pactados pero, atención, siempre y cuando la entidad tenga beneficios. En caso de pérdidas, no se pagan intereses.

¿Y si quiebra el banco? Mis 20.000 euros no están garantizados por ley. Se trata por lo tanto de una inversión compleja y que, sin embargo, se colocó masivamente entre pequeños ahorradores.

Te lo explicamos en   “De preferentes, nada”“Preferentes al nivel de la basura”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *