TENDENCIAS: VUELVE EL ESTANCAMIENTO SECULAR



Lo mantenemos: la economía se parece a la moda. Sí, de verdad. Si Anna Wintour escribiera de economía le habría dedicado un especial. Como en todo en la vida, en realidad siempre hay un algo de “se lleva esto y aquello”:  barbas o bigotes, bici o moto, gafas o lentillas, pantalón o falda, oferta o demanda… Varía dependiendo del momento. Así surgió “Vogueconomist” en el blog en 2015, la guía de la moda en economía.

Siguiendo este mundo de tendencias, hemos detectado que se vuelve a llevar el estancamiento secular. Así que recuperamos y actualizamos nuestra primera sesión de fotos de términos raros que molaría conocer y que te dejarán como un experto en la materia en tu próxima conversación con familia y amigos.

De qué va esto de estancamiento secular

Pues es crecer muy poquito durante mucho tiempo o crecer cada vez menos. Así de fácil. No es caer en una crisis y que el PIB se hunda y luego cueste recuperarlo. Eso se sigue llamando recesión. El estancamiento secular es como el andar de una persona mayor: anda, pero despacio.

Este gráfico muestra cómo se ha ido ralentizando ese ritmo. Lo cogimos prestado de Summers (un economista estadounidense, abanderado del secular stagnation. (¡Si alguien lo encuentra actualizado nos encantaría verlo!). En este otro artículo, donde le dan la razón a Summers, hay datos más actualizados.

secular stagnation

Estos gráficos representan las estimaciones de crecimiento potencial* de Estados Unidos y la zona euro. Conforme han ido pasando los años, se han ido rebajando. Es decir, se esperaba que estas economías crecieran, pero conforme han ido pasando los años ese pronóstico de crecimiento ha ido rebajándose.

¿Cómo es posible? Pues por el secular stagnation.

Un poco de contexto: el creador del término fue un tal Alvin Hansen en los años treinta. Un economista que le daba mucha importancia a la inversión para garantizar el crecimiento futuro. Pero hace unos años el ex secretario del Tesoro de Clinton, Larry Summers, rescató el termino del olvido en un discurso en el FMI del que todavía se acuerda todo el mundo.

Summers pone un ejemplo muy fácil de entender: imagínate que se cae todo el sistema eléctrico del país. Se paraliza absolutamente todo. Pero cuando se consigue arreglar la avería, uno espera que la actividad se recupere y las unidades que se han dejado de fabricar se pongan al día… Es más, espera que se acelere la producción para recuperar el tiempo perdido. Así es como ha sido casi siempre.

¿Pero y si NO volvemos al nivel de actividad anterior al corte de la luz? ¿Y si lo que estamos viviendo es la nueva normalidad? ¿Y si siempre va a ser así? ¿Y si esto que estamos viviendo NO ES una resaca más?

¿Qué es lo que tiene de especial una secular stagnation? Pues, siguiendo con Summers, es posible que nos enfrentemos a un terrible dilema: 

«It may be impossible for an economy to achieve full employment, satisfactory growth and financial stability simultaneously simple through the operation of conventional monetary policy»

Es decir, que si quieres conseguir pleno empleo quizá te tengas que exponer a una burbuja financiera. O si quieres evitarla, a lo mejor te tienes que conformar con un crecimiento muy modesto. Suena realmente horroroso.

Por supuesto, no todos los economistas creen que estamos ante esta situación. Eso de secular stagnation es un sin sentido. Mira lo bien que le va a España. La economía de la eurozona se está recuperando y nosotros lideramos esa vuelta al crecimiento. La crisis es cosa del pasado. Estamos fuera de peligro. Sin embargo… crecer moderadamente (último dato es 2,4%) con un paro todavía muy alto (14,7%) y después de años de tipos de interés muy muy pero que muy bajos, ¿es normal?

Pues depende de a quién le preguntes. Volviendo a nuestro señor, que rebautizamos como señora porque las mujeres viven más: ¿cómo es posible que no esté medio trotando con todas las vitaminas y tratamientos de rejuvenecimiento que se ha tomado?

Esa es la pregunta que se hacen los y las economistas (que últimamente este tema también está de moda y como redactora de Vogueconomist no lo puedo dejar pasar porque este es un post sobre tendencias ¿no?).

Muy bien. ¿Y a qué santo vuelve a llevarse el estancamiento secular? ¿Cuál es el origen? ¿Quién ha sido la influencer que lo ha vuelto a poner de moda?

@Lostiposalargo

Estos tipos vienen a apostar que dentro de unos años, pongamos diez, el crecimiento económico en Europa va a estar “así, así”. Y eso es un poco raro. Tan raro que si uno hoy compra un bono alemán y espera sentado 10 años, recuperará un poco menos de lo que invirtió. Es decir, tienen rentabilidad negativa. ¿Cómo es posible? Varios factores pueden explicarlo:

  • .- Que la gente lo compre igual (quien dice gente dice mercados, inversores, fondos de inversión, bancos, etc) porque es una cosa segura y no se fía tanto de otros productos.
  • .- Que haya mucho dinero circulando porque el Banco Central Europeo (BCE) lo ha creado para ayudar a la recuperación y ahora esos miles y miles de millones tienen que encontrar una salida.
  • .- Que exista mucho ahorro y miedo invertir en proyectos con más riesgo o que directamente los inversores crean que no existen esas ideas buenas por las que arriesgar su dinero.
  • .- Que realmente los del estancamiento secular tengan razón y lo que nos espera para los próximos años es un paso lento porque nuestra señora economía envejece (algo que es verdad porque en Europa va subiendo la edad media de la población… )
  • .- Una mezcla de las cuatro anteriores y alguna que seguro que se me ha olvidado, también.

En unos días, más en Vogueconomist, by @ecoen2tardes.

*El término potencial implica el nivel al que es capaz de avanzar un PIB si todo le funciona de maravilla. Los economistas muchas veces calculan si se está por encima o por debajo de ese nivel potencial.

Macroeconomía




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *