EL MUNDO SEGÚN STAR WARS, DE CASS SUNSTEIN



Star Wars is a grain of sand; it contains a whole world” Cass R. Sunstein

Si Star Wars fuera una país ocuparía el puesto número 193 del mundo. El nivel de ingresos que ha generado la saga galáctica supera al PIB de países como Islandia, Armenia o Laos.

Esas son las primeras cuentas que echa Cass R. Sunstein, el creador del concepto de nudge junto a Richard Thaler, y exasesor de Barack Obama en la Casa Blanca (y al que tuve la suerte de poder entrevistar para El País Semanal). Es bastante probable que a más de uno se le haya ocurrido que Star Wars se parece mucho al mundo real en el que vivimos. Sunstein aporta dos visiones: la de un fan que se ha documentado y la de un experto en leyes y derechos constitucionales.

Free to choose es el titulo de un libro que escribió el economista Milton Friedman pero bien podría valer como el mantra que envuelve todas las entregas de la saga: la libertad del individuo a elegir su destino. Luke Skywalker tiene que decidir si se entrega al lado oscuro de la fuerza, no basta con que le capture el Emperador. Nadie le puede obligar a convertirse en el sucesor de su padre: o lo acepta él o no hay tu tía. Anakin Skywalker pasó a ser Darth Vader porque lo eligió. Nosotros en la vida también nos encontramos con situaciones en las que luchamos con fuerzas parecidas, el lado bueno y malo de la fuerza, sostiene el autor. Y la elección no es nada simple, como en la película.

Incluso a las personas a las que nos les ha interesado mucho este mundo de Star Wars al final han terminado sucumbiendo. No con entusiasmo, pero han terminado en la cola del cine para entender a la gente que les rodea y no sentirse aislados. Una lección que bien podría haber enunciado Yoda:

“Sometimes, the value of a good depends on how many other people are using it”

O mejor dicho:

“How many other people use it, the value of a good depends on sometimes” 

Un capítulo del libro está dedicado a deconstruir cuáles pueden ser los secretos del éxito de un libro, una película, un músico… Calidad, influencias sociales y timing son las tres hipótesis que plantea el autor para analizar el fenómeno del éxito.

El primer requisito (calidad) es importante pero no suficiente. Un ejemplo: Sugar Man. Sixto Rodríguez no triunfó como músico en Estados Unidos pero se convirtió en un mito en Sudáfrica.

“For most things that have a large cultural impact, social dynamics are the crucial factor, and you need a bit of luck as well as skill to move those dynamics in your favour”.

Como rebelde destacado del bando de los economistas del comportamiento, Sunstein también apunta momentos de los episodios en los que algunos de los personajes caen en los errores típicos que cometemos todos (aquí no se escapan ni los Jedi). Incluso va más alla: Sustein elabora toda una teoría de Behavioral Star Wars. Buenísima. Este es el listado:

  1. La gente tiene excesiva confianza. El Emperador y de Darth Vader sufren de este sesgo. Se creen tanto que todo va a salir como ellos piensan que terminan cometiendo errores. También Han Solo peca de exceso de confianza cuando cruza el campo de asteroides con una probabilidad de ¡3.720 contra uno!
  2. Sesgo presente. Nos centramos en el hoy y no en pensar en dentro de un mes.
  3. Sufrimos inercia a procastinar.
  4. Sesgo Status Quo (no, no es por el grupo). Luke y Rey no quieren dejar sus vidas en el campo o de recogedora de basura para unirse a la rebelión. Prefieren que las cosas se queden como están. Pero al final consiguen vencer esa resistencia. ¿Para qué está sino la fuerza?
  5. “Lo que es justo es lo que es bueno para mí”.

Para el autor no es nada casual que las ciencias del comportamiento arrancaran en los años setenta, coincidiendo con el estreno de la primera película. “It would be easy to teach a whole course on behavioral economics with close reference to Star Wars”.

Las relaciones padre-hijo, filosofía, formación de movimientos rebeldes, dinámicas sociales, polarizaciones de grupos, derechos constitucionales, la fuerza y el Sistema 1 de nuestro cerebro, se tratan en este breve libro que gustará a los seguidores de Star Wars (y de paso aprenderán algo de economía del comportamiento) pero que dejará indiferente (creo) o perdidos a los que no lo sean.

Un entretenimiento con algunos apuntes divertidos y lúcidos. “Es el libro que más me ha divertido escribir de todos”, me confesó Sunstein hace unas semanas. Visto así, no me extraña.

Para leer




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *