UNA CLASE PARA JUAN RAMÓN RALLO



El gobierno se está planteado hacer una quita a las Comunidades Autónomas. Es decir, aligerarles la carga de la deuda que arrastran. ¿Y quién paga eso? ¿Cómo se hace? Digamos que la deuda que quitan se la quedan nuestros padres, siguiendo el gran ejemplo que puso el ministro de economía. Las CC.AA. deben menos (hijos) y el Estado debe más (los padres).

Esta idea, no ha gustado a muchos. Entre ellos a Juan Ramón Rallo (que si no sabéis quien es, es un profesor de economía que escribe en El Confidencial). Dice Rallo, que no vamos a pagar entre todos los españoles una deuda que se ha generado en una comunidad concreta. Que sea esa autonomía la que cargue con lo suyo y no reparta su mala gestión y despilfarro . Concretamente:

“A la postre, no es admisible que los ciudadanos residentes en aquellas autonomías más rigurosas desde un punto de vista presupuestario (como la Comunidad de Madrid) digieran el riesgo fiscal de los gobiernos regionales más manirrotos e imprudentes como el de la Comunidad Valenciana.”

Resulta que la Comunidad Valenciana es la que más deuda tiene, y por lo tanto sería de las más beneficiadas de una teórica quita.

Soy valenciana (sí, no voy a negar que no tiene nada que ver con este post), no hace falta que nadie me recuerde los despilfarros y desfalcos que se han producido en mi comunidad, pero ¿es eso lo que explica TODO el elevado volumen de deuda que arrastra? El profesor no apunta a ninguna idea así que debe ser eso, concluirá un lector tras leerle.

Pero se omite un dato muy importante: La Comunidad Valenciana es la primera CC.AA. más infrafinanciada (es decir, recibe recursos de financiación insuficientes). Y que eso algo tiene que ver ALGO (no sabemos cuánto) con su nivel de deuda. Si no ingresas suficiente entonces tienes que endeudarte para seguir pagando a profesores, médicos, servicios sociales, funcionarios, etc.

Pero Rallo no parece estar de acuerdo. “Que Madrid, Cataluña y Baleares” están más infrafinanciadas (todo esto fue vía twitter). Y entonces me mandó esta tabla para que lo comprobara:

Veamos, en esta tabla llamada “Saldos fiscales relativos” la comunidad de Madrid paga más impuestos por habitante y recibe menos gasto del Estado (ver Nota al final tabla). No hay más que ver el saldo negativo que arroja tanto en total como dividido por habitante (¡¡¡-2.575 euros por persona!!!).  Le sigue Baleares, Cataluña y muy de lejos ya la Comunidad Valenciana (-394 euros por persona).

¿Rallo tenía razón?

Pues no. O dejadme que lo diga de otra forma:

PUES NO

Diré que me quedé estupefacta cuando me mandó esa respuesta porque esa tabla de arriba NO refleja el estado de financiación de las autonomías, sino las balanzas fiscales.

¿Y qué son las balanzas fiscales y qué nos dicen realmente?

Que Madrid ingresa efectivamente más de lo que el Estado gasta en ella. ¿Por qué? En Madrid hay una concentración de tramo de salarios altos y las sedes de muchas empresas que pagan en esta comunidad su impuesto de sociedades. Si es una Comunidad más rica lo NORMAL es que recaude mucho más que las demás. Sus ciudadanos NO pagan más impuestos que los de otras CC.AA. Es que son más y más ricos.

¿Y el gasto? ¿Por qué recibe mucho menos gasto? Veamos lo que recoge ese gasto: pensiones, prestaciones por desempleo, deuda, infraestructuras, también la financiación autonómica…. Así que el volumen de gasto que acaba en Madrid tendrá que ver con el número de pensionistas que viven en esa comunidad y con el número de trabajadores que esté en paro también.

¿Eso quiere decir que Madrid está infrafinanciada? NO.

Me lo veo venir:

“Pues Madrid claramente recibe menos gasto en infraestructuras”

Es posible, pero ESO NO ES EL SISTEMA DE FINANCIACIÓN.

Si Rallo esgrime la balanza fiscal para argumentar que Madrid y Cataluña están maltratadas, entonces lo que está defendiendo es que todo lo que se recaude en esas comunidades se quede en esas comunidades. No habría entonces redistribución de riqueza con otros españoles fuera de esas comunidades. Sería un: lo mío es mío y lo tuyo es tuyo.

Os he soltado todo este rollo pero no os he puesto la balanza que ilustra cómo se distribuye la financiación autonómica.

Lo que se recauda en toda España luego se redistribuye de acuerdo a unos criterios (población, dispersión de la población, edad de la población, etc). Y este es el resultado: la verdadera tabla que deberíamos mirar para poder ver eso (mantengo el año 2011 como en la que mandó Rallo):

La columna 6 compara el dinero que recibe per capita cada comunidad del sistema de financiación  a competencias homogéneas. ¿Qué quiere decir? Pues que no tiene mucho sentido comparar la financiación de una comunidad que tiene asumida también la competencia de policía (como Cataluña) con otra que no lo tenga. Tendremos que ver qué competencias tienen en común todas (educación, sanidad y servicios sociales fundamentalmente) y comparar eso.

Y en esta tabla se ve claramente como decía al inicio de este post que la Comunidad Valenciana con 1.804 euros por persona es la segunda cifra más baja por detrás de Baleares. Madrid también está por debajo de la media de España.

En las tabla de otros años C. Valenciana ya pasa a ocupar el primer lugar de esa infrafinanciación. El profesor siempre puede releer al subdirector del periódico digital en el que colabora si no me cree a mí. 

Conclusiones

Parte de la deuda que acumula la Comunidad Valenciana en los últimos años es el resultado de haber sido maltratada por el sistema de reparto en el modelo de financiación autonómica. NO es solo por su despilfarrador gobierno (básicamente el PP durante años). Y esto abre dos cuestiones más.

  1. ¿Qué parte de la deuda se debe a infrafinanciación y qué parte al despilfarro? No está calculado.
  2. ¿La quita es la mejor solución para corregir esto?

Todos nos equivocamos. Sobre todo los que escribimos y queda por escrito (incluso en esta propia entrada puedo haber cometido algún error). Pero lo suyo es corregir cuando nos damos cuenta de que hemos metido la pata. La divulgación económica es buena para todos.

“Lo importante es tratar de hacerlo todo con honestidad intelectual y estar abierto al feedback crítico que siempre resulta necesario para reforzar o abandonar tus argumentos.”

Yo me apunto a esto último que dice el propio Juan Ramón Rallo. Una respuesta (9) a un lector.


BONUS TRACK.

Sobre balanzas fiscales Rallo puede leer “Economía y política de las balanzas fiscales en España“. Ramón Barberán (Aranzadi).

Esta tribuna de varios expertos “Balanzas fiscales y financiación autonómica: Los saldos fiscales de las regiones están relacionados directamente con las decisiones de gasto del Gobierno y con el nivel de renta autonómico. Las transferencias y el sistema de financiación común apenas influyen.”

“Cuando una comunidad autónoma tiene más residentes de renta alta, la carga que soporta el conjunto de su población es proporcionalmente mayor, pero eso no significa que sus ciudadanos hagan un esfuerzo fiscal mayor, ya que el impuesto que se les aplica es el mismo que a quienes residen en otros territorios.

Por eso queremos insistir en que, cuando se critican el signo y la cuantía del saldo de la balanza fiscal, lo que se está cuestionando en realidad es la estructura del Estado de bienestar y las políticas redistributivas que este implica. La puesta en marcha a nivel nacional de políticas públicas menos redistributivas reducirá, sin duda, los saldos negativos de las balanzas fiscales de las comunidades autónomas más ricas. Pero eso tiene poco que ver con el sistema de financiación autonómica.”

Este informe de FAES: Balanzas fiscales y financiación autonómica

“Sin caer en la tentación de emplear los flujos fiscales interterritoriales como justificación espuria de propuestas independentistas o para cuestionar el poder tributario originario y las competencias en materia financiera del Estado, no han faltado los intentos de trasladar esta cuestión al sistema de financiación autonómica, con la pretensión de influir en el reparto final de los recursos procedentes del mismo. Algunos han llegado a culpar a la financiación autonómica del resultado de las balanzas fiscales y no han faltado demandas de que el modelo de financiación compense otros flujos fiscales negativos. De cara a la revisión del actual modelo de financiación convendría separar claramente estas cuestiones, que solamente sirven en mi opinión para introducir confusión –interesada– en un asunto ya de por sí poco transparente.”

Más tablas, venga  (fuente: documentos FEDEA)

 

Política




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *