SUBIR EL IVA ¿PUEDE SER UNA BUENA IDEA?



El FMI, la OCDE, Bruselas… todos nos piden que subamos el IVA. O más concretamente: que se incremente el IVA a ciertos productos que tienen un tipo reducido porque eso es un coladero. Muchos expertos nacionales están de acuerdo con esta recomendación pero a ningún político le gusta porque no gana ni un solo voto. Cristóbal Montoro ha rechazado de nuevo la idea:

“No tienen razón cuando insisten sistemáticamente en subir el IVA. No tienen ninguna razón, seguiremos intentando convecerles, pero es igual. Ellos seguirán diciendo lo mismo y nosotros seguiremos diciendo que no porque está más que prestando su recaudación.En 2016 recaudó 67.000 millones de euros, 17.000 más que desde ante de la crisis” Montoro, 27 de marzo de 2017.

A pesar de que a casi nadie le emocione la idea de que suba el IVA, ¿te has planteado que quizá a lo mejor no sería tan mala idea?

Aquí una breve exposición de los beneficios de subir el IVA. Sí, un post muy politicamente incorrecto (parte de otro que escribimos sobre las recomendaciones del FMI).

Las bondades de subir el IVA

España recauda bastante menos que sus socios europeos por IVA y otros impuestos indirectos (gasolina, bebidas alcoholicas, por ejemplo). El FMI sostiene que si nos pusieramos las pilas y dejaramos el poder recaudatorio del IVA al mismo nivel que el de nuestros socios europeos se podrían recaudar 15.000 millones más al año.

Partiendo de la base de que a nadie le suele gustar pagar más impuestos, la del IVA suele ser de las peores. Una subida del IVA es regresiva. Afecta a las personas que ganan menos dinero porque dedican un mayor porcentaje de su renta al consumo. Pero vamos, un pobre y un rico pagan el mismo IVA superreducido por una barra de pan. Así que digamos que los ricos no pierden, sino que también se benefician. Antes de avanzar hay que aclarar qué tipos de IVA hay y qué bienes hay en cada lista.

1. IVA SUPERREDUCIDO 4%

Pan, leche, huevos, hortalizas, verduras, queso, legumbres, medicamentos, libros y revistas.

2. IVA REDUCIDO 10%

Transporte,  hosteleria, restaurantes, entradas a museos y a espectáculos deportivos, obras de reparación en vivienda, el agua, productos farmacéuticos.

3. IVA GENERAL 21%

El resto de bienes y servicios.

Digamos que en el primer IVA del 4% hay menos debate (aunque insistimos que ese 4% es para ricos y pobres). Pero ¿que la hostelería y el turismo estén en el IVA reducido? ¿A quién beneficia realmente ese tipo bajo? ¿Quién come en restaurantes y compra entradas para ver el fútbol? Un informe de la OCDE desmonta en parte el efecto redistributivo que se suele dar a este impuesto y que recordaba Enrique Feás en este post del nuevo blog económico New Deal.  En algunos casos los que salen ganando de estos tipos de IVA bajo son las personas de más poder adquisitivo. Aquí el sumario del informe de la OCDE (yo solo he ojeado el informe).

“The results show that most, if not all, of the reduced VAT rates that are introduced for the distinct purpose of supporting the poor – such as reduced rates on food, water supply and energy products – do have the desired progressive effect. However, despite this progressive effect, these reduced VAT rates are still shown to be a very poor tool for targeting support to poor households: at best, rich households receive as much aggregate benefit from a reduced VAT rate as do poor households; at worst, rich households benefit vastly more in aggregate terms than poor households. Furthermore, reduced rates introduced to address social, cultural and other non-distributional goals – such as reduced rates on books, restaurant food and hotel accommodation – often provide so large a benefit to rich households that the reduced VAT rate actually has a regressive effect. These results suggest the need for a careful, case-by-case reassessment of the relative merits of various reduced VAT rates in many countries.” The effectiveness of reduced VAT rates as a redistributional tool, OECD

El tema de tocar el IVA es un clásico entre los economistas, pero hay bastante consenso: hay que hacer algo. Manuel Moreno y Pablo Moreno escribrían esto en el libro del que os hablamos “Socialdemocracia o liberalismo”:

“Muchas veces este tipo de medidas se tratan de descalificar aludiendo el carácter regresivo del IVA, al ser un impuesto que se aplica con independencia del nivel de renta y reacer con mayor intensidad en los niveles de renta más bajos, porque dedican al consumo un mayor porcentaje de sus ingresos. Sin embargo, como se señala en uno de los informes de referencia para la reforma fiscal, el informe Mirrlees (2011), la progresividad no puede deducirse de una consideración aislada de cada impuesto, sino que debe contemplarse dentro del contexto general del sistema impositivo.”

También Doménech y Andrés se referían a este punto en libro, “En busca de la prosperidad”:

“Aunque también los impuestos deben ayudar a garantizar la progresividad del sistema, la redistribución debe descansar fundamentalmente en las políticas de gasto, que son mucho más efectivas para promover la igualdad de oportunidades, como es el caso de la educación, y para asegurar a los ciudadanos frente a determinadas incertidumbres en ámbitos como la salud, el desempleo o la vejez”.

El efecto recaudatorio de subir gradualmente el IVA del 10% que pagan hoy por hoy los restaurantes puede ser muy potente, asegura el FMI. Por supuesto que esto generará una enorme resistencia en el sector turístico, motor de contrataciones, pero lo que se propone es una subida gradual. Y además, ahora que gracias a las reformas “impresionantes” del gobierno y a la flexibilidad introducida en el mercado laboral el sector ha ganado en competitividad, sería más fácil asumir una subida gradual de ese impuesto sin que tenga un gran impacto en la actividad.

La subida del IVA nunca debería plantearse como una medida aislada porque ya hemos dicho que es regresiva. Pero el IVA es solo UNO de los impuestos que pagamos. ¿Cómo se podría compensar el efecto negativo en el colectivo de personas con menor renta? Por ejemplo: se podría introducir una mayor progresividad en el impuesto de la renta  y favorecer ahí a las clases más humildes. Se podría compensar también vía mínimo personal o complemento salarial a los que menos cobran (habría también más ingresos para eso).

O se podrían reducir las cotizaciones sociales. Una opción que defienden profusamente Doménech y Andrés:

 “Un aumento de 2 puntos en los tipos indirectos podría financiar al menos una reducción de 2,3 puntos de las cotizaciones sociales, lo que daría lugar a un aumento del empleo de 200.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo y a un aumento del PIB del 0,7 por ciento”.

Este “subo el IVA y bajo cotizaciones sociales” se conoce como devaluación fiscal (de la que os hemos hablado en el blog). En cotizaciones sociales (los ingresos que se utilizan para pagar las pensiones), España también se sitúa por debajo en recaudación que la media europea. Pero son las empresas las que, a diferencia de países europeos, los que pagan la mayor parte de esas cotizaciones.

Macroeconomía, Política




6 comentarios en “SUBIR EL IVA ¿PUEDE SER UNA BUENA IDEA?

  1. ¿ Y por qué no un IVA aplicado como si se tratase del IRPF.? Si se trataría de REDISTRIBUIR más y mejor la riqueza, porque no se les ocultará que no es lógico que un Sr que se compra un DACIA,por ejemplo, de 6500 euros, tenga que pagar un 21% de IVA igual que un Sr que se compra un MERCEDES DE 60.000.

    Lo mismo para un coche que para un Traje ,un Reloj o cualquier otro bien. Incluso en los Restaurantes el IVA se podría aplicar en función de la categoría del mismo. No es lo mismo el BULI que el del TIO PACO en Vallecas.¿no? Para ello bastaría con una calificación previa de los mismos y ya está.

    Es más, el IVA a DEDUCIR, para ciertos Sectores y Empresas, se podía REDUCIR en un punto , o lo que se estimase oportuno,en función del volumen de Beneficios declarados, si bien se podría compensar luego en cierta medida con el Impuesto de Sociedades de forma y manera como se hace con los que compraron PISOS cuando era deducible su compra ¿no?.Tener una Base Imponible y compensarles.

    Como se ve todo es factible si se quiere. Lo grave es qaue no se quiere porque el que tiene que pagar aunque le “sobre” por su status no accede a ello y presiona al máximo.

    • ME parece muy bien idea pagar IVA en función de tu renta y creo que las tecnologías facilitarán que eso se pueda llegar a hacer si realmente se quiere hacer. Estoy completamente de acuerdo en que los productos de lujo tendrían que tener un IVA superior (hasta que alguien me convenza de lo contrario). Es una idea que defiende el economista Robert Skydelsky y ya no solo por una cuestión recaudatoria y de progresividad, que también. Es porque esas compras mandan señales a los que están en un nivel de renta ligeramente inferior, que quieren terminar comprándose el mercedes de 60.000 del vecino. Sin embargo, de acuerdo con las reglas de la Unión Europea no se puede discriminar tipos en el mismo producto, es decir, un coche es un coche, da igual lo que cueste, paga el mismo IVA. No me parece una regla escrita en una piedra tampoco…

      Gracias por tu comentario!

  2. Habéis tocado un punto muy delicado…
    Efectivamente, los ricos consumen tanto (o con casi total seguridad mucho más) de los productos básicos que los pobres. Por tanto, eso de que la subida del IVA es regresivo en los productos básicos, ejem…
    Otra ventaja es que si se quita el reducido del 10% ya no habrá que protestar por tener los productos culturales al 21% ¿o sí? Igual llegamos a la conclusión de que los productos culturales son básicos y se debe estimular su consumo de alguna forma ¿o no?
    Ojalá en el IRPF y Sociedades la relación entre lo que REALMENTE gana la gente y lo que realmente paga fuera similar a la que existe en el IVA, con toda la regresividad que lleva. Una cosa es la progresividad teórica y otra la real, y no hay más que ver la evolución de la recaudación efectiva en los últimos años para comprobar que andan muy separadas.

    • Matización: el IRPF es efectivamente progresivo en las rentas declaradas del trabajo por cuenta ajena. En el resto de rentas, la progresividad real es una verdadera incógnita.
      Perdón por el acaparamiento de comentarios (ya no hago más)

      • Acaparamiento nada! Nos encanta recibir comentarios, aunque no tengamos mucho tiempo para responder. En realidad con este post quería suscitar debate no fijar nuestra posición al respecto (que en mi caso no termina tampoco de estar clara). Creo que una de las razones es que no nos terminamos de fíar de que con esa subida que dicen los técnicos, y esa recaudación extra, el gobierno fuera a distribuirla entre las rentas más bajas para compensarles…

        Respecto al IVA cultural… quizá habría que plantearse también alguna medida tipo nudge para que la gente fuera más al teatro, ópera, auditorios… No sé, se me ocurre.

        Al IRPF se le podría meter mucha mano sí… Por eso los expertos hablan de una reforma integral, no de solo un impuesto en concreto.

        Muchas gracias por tus comentarios Jorge!

  3. Puestos a ser provocadores, una medida revolucionaria sería suprimir TODAS las modificaciones que se han hecho en el IRPF desde la primera versión de Fernandez Ordoñez. Algo así como retrotraer y poner en práctica el IRPF 1.0. Algunos alucinarían en Junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *