MI PRIMERA CUENTA DE RESULTADOS



20160129_172317~2

La próxima vez que veas de reojo un titular sobre los resultados de un banco, no pases de página. En este post te vamos a explicar cómo hacer tu propia cuenta de resultados. Y una vez lo hayas entendido, haremos una prueba de lo aprendido en otro post con un recorrido por “Las tres fases de la crisis bancaria”. Featuring:

Capitulo 1: El desastre.

Capitulo 2: El salvavidas.

Capitulo 3: La lucha

Supongamos que tienes un banco. Como todo en la vida, tendrías unos ingresos y unos gastos.

La primera partida de una cuenta de resultados se llama “MARGEN DE INTERESES”.

Una entidad gana dinero prestando (hipotecas, créditos) y cobrando un interés (R1) pero también tiene que pagar algo a sus clientes por sus depósitos (R2).  Evidentemente, el R1 siempre es más alto que el R2. La diferencia se llama MARGEN DE INTERESES.

En general, a estos ingresos los banqueros suelen referirse de otras muchas maneras: “la parte alta de la cuenta”, “la actividad puramente bancaria”, “los ingresos recurrentes”…

.- Si sube el margen de intereses significa que el banco está prestando dinero y ganando con ello. También puede ser que esté aumentando la diferencia entre R1 y R2. El caso es que el negocio bancario le va bien.

.- Si cae es posible que sea porque no genera nuevo negocio (más crédito) o porque cada vez gana menos porque los tipos de interés están cayendo.

Pero un banco también gana dinero cobrando comisiones (ya os veo venir avispados lectores). Pues sí. A ese Margen de intereses se le suman otros ingresos:

  1. Comisiones: aquí nos encontramos con lo que cobra un banco por las transferencias, por tu tarjeta de crédito, por el uso de los cajeros, por vender fondos de inversiones a sus clientes…
  2. Los ROF (resultados por operaciones financieras): aquí os tenéis que imaginar una sala de Wall Street. Es el dinero que gana el banco operando en los mercados vendiendo y comprando acciones, deuda y otros productos mucho más sofisticados.

MARGEN DE INTERESES + COMISIONES + ROF = MARGEN BRUTO

Se supone que los intereses es el principal negocio del banco (60%-80%) de todos los ingresos, dependiendo de la época. (Ya os explicaremos por qué en el próximo post)

El Margen Bruto es eso: lo que gana un banco a lo bruto. Pero a ti conseguir todo ese dinero te cuesta algo:

  1. Gasto de personal (algo más de la mitad de los costes).
  2. Gasto de las sucursales y oficinas, la luz, el agua…

En este apartado si los gastos crecen, menos beneficios. Así que es la típica partida que un buen banquero quiere tener bajo control. Si la reduce, se encarga de resaltarlo en la rueda de prensa al grito de: ¡Hemos ganado en eficiencia!”

Así que, a restar:

MARGEN BRUTO (intereses, comisiones y ROF) – COSTES DE PERSONAL – GASTOS GENERALES = MARGEN DE EXPLOTACIÓN

¡Perfecto! Ya está ¿no?

Pues no. Ahora empiezan las malas noticias: las dotaciones a provisiones y demás deterioros. Un buen banquero tiene que ser prudente:

Tienes que apartar dinero que has ganado para hacer frente a imprevistos (que un cliente no te devuelva lo que le has prestado, pérdidas en alguna operación que te salga rana, caída de valor de tus inversiones… Y aquí entraría todo el tema del ladrillo. Ejemplo: el edificio que te dejó el promotor para saldar su deuda lo vas a tener que bajar todavía más de precio para venderlo…

Si todas estas dotaciones son muy elevadas se pueden llegar a “comer” gran parte de tu beneficio. Ahora bien, el dinero sigue siendo tuyo ¿verdad? No ha salido del banco: solo lo has guardado en la despensa. Si en el futuro los peores presagios se cumplen, entonces sí: tendrás que reconocer que has perdido ese dinero. Pero no será una gran tragedia porque tú ya habías anticipado ese agujero: tienes tus provisiones para hacerle frente (en parte o totalmente). ¡Un buen banco no se puede tambalear porque le salga mal una inversión!

Si por el contrario, resulta que te pasaste de pesimista, y el cliente te devolvió todo el dinero, las provisiones pueden salir de la lata de cereales y volver a los beneficios. De restar en unas cuentas, a sumar en otras.

MARGEN DE EXPLOTACIÓN – DOTACIONES A PROVISIONES Y OTROS DETERIOROS = RESULTADO ANTES DE IMPUESTOS

Pasas por Hacienda, pagas el impuesto de sociedades y ya tienes tu RESULTADO DEL EJERCICIO.

Aparentemente sencillo ¿no?

Bancos




1 Comentario en “MI PRIMERA CUENTA DE RESULTADOS

  1. Yo hubiera añadido, que ellos “ganan” (siempre) pero no es lo mismo,bien lo debeis saber vosotros un Crédito que un Prestamo ( no tiene nada que ver una cosa con la otra ,aunque el fin es el mismo). Y no es lo mismo cobrar las COMISIONES de “tiron” que paulatinamente. LA GANANCIA para el BANCO se MULTIPLICA y mucho ¿ o no ?. Es eso del TAE,si mal no recuerdo. Y las COMISIONES, por lo general las COBRAN DE TIRON Y los Bancos no dejan quieto ese dinero, ese mismo día que te lo cobran lo prestan y lo multiplican. Vamos copiaron a JESUCRISTO con la cesta de los PANES Y LOS PECES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *