LA NUEVA REGULACIÓN DE LAS COMISIONES DE LOS CAJEROS



Los bancos deben leer los decretos ley en diagonal. No les culpo, a mí me pasa lo mismo con los mensajes de whatsapp. Eso explicaría por qué todavía no están aplicando la nueva ley que regulaba las comisiones de los cajeros. Algunas cosillas entraban en vigor el día 1 de enero y otras al día siguiente de aprobarse el decreto en el consejo de ministros, es decir el 3 de octubre. Algo muy parecido a lo que ocurrió con la famosa digitalización de los DNI… ¿Os acordáis? Que el plazo terminaba el 30 de abril de este año. Y eso era mentira. Los bancos llevaban tres años incumpliendo la ley de Prevención de blanqueo de capitales. No pasó nada.

Con esto de los cajeros está ocurriendo algo similar. Algunos se han hecho los locos y han obviado los detalles de la ley. Mientras tanto, están cobrando más de lo que les permite la ley. Son muchos cajeros, es un lío informático que no veas, no es tan fácil adaptarse…

Os recordamos que en esta popular guerra de comisiones de los cajeros el gobierno terminó legislando para evitar la también famosa “doble comisión”: que nos cobraran una pasta por usar un cajero que no fuera de nuestro banco.

Y desde del día 3 de octubre tenía que cumplirse esto*:

 “Por la retirada de efectivo a débito en cajeros automáticos de otras entidades, la entidad emisora de la tarjeta no podrá repercutir a su cliente cantidad superior a la comisión cobrada por la entidad titular del cajero a la propia entidad emisora, ni aplicarle cantidad adicional alguna por cualquier otro concepto. (….)”

Si lo has leído dos veces y no te has enterado, te lo traducimos con cifras y todo.

“Si sacas dinero en una cajero que no sea de tu entidad no te podrán cobrar más de 0,65 euros por la operación”.

Este es el punto que se están saltando muchas entidades, repercutiendo a sus clientes hasta 4 euros por operación. Eso es ilegal.

¿De dónde salen esos 0,65 euros? ¿Cómo era antes?

Para terminar de aclarar de una vez por todas el tema de las comisiones de los cajeros, diremos dos cosas al respecto que pensamos resumen la filosofía de los cambios introducidos:

1.       Se cobra SOLO lo que fije el dueño del cajero.

2.        Siempre y cuando competencia dé su visto bueno.

Cuando sacamos dinero se produce un cargo entre bancos**: el dueño del cajero le cobra al banco emisor (es decir, el tuyo) una comisión por esa operación.

“Oiga, que ha venido Fulanito, cliente tuyo, y ha retirado 100 euros de mi cajero”.

Eso tiene costes: mantenimiento del cajero, seguridad, luz, papel… La operación como media cuesta 0,65 euros. Así que, si el dueño del cajero dice que la retirada de efectivo de un cliente que no es suyo tiene un coste de 0,65 euros, eso va a misa y punto. Nuestro banco no se puede subirse al carro y añadir otra comisión (tal y como establecen las condiciones de nuestro contrato de la tarjeta y que son taaaan díficiles de encontrar en las páginas web de las entidades). Aquí un ejemplo. Una operación que debería costar 65 céntimos desde el 3 de octubre puede salirnos por 3,5 euros de comisión, CINCO VECES MÁS, si la entidad no aplica todavía correctamente la ley:

comisiones bbva

El BBVA, una de las entidades que todavía lo está haciendo mal, asegura que todo cambiará a partir del lunes y que devolverá lo que ha cobrado de más. Fue una de las entidades (junto al Santander y Bankia) a las que denunció ADICAE, la asociación de usuarios de banca, hace dos días ante el Banco de España por no aplicar la ley y cobrar de más. Exigen la devolución de esas comisiones mal aplicadas. Bankia asegura que aunque ha tardado unos días en ajustar sus sistemas, ya lo está haciendo bien.

¿Qué más ha cambiado la ley que me afecta directamente?

Pues el ejecutivo también dijo que Caixabank no podía cobrar directamente dos euros al usuario de sus cajeros (que no fuera cliente de Caixabank), sino que tendría que hacerlo a través del banco del cliente.

Y de nuevo aplicamos el mandamiento 1 de la ley: “se cobra solo lo que dice el dueño del cajero”. Y si Caixabank dice que a partir del 1 de enero de 2016 que el uso de sus cajeros cuesta 2 euros, pues pagaremos dos euros*** pero ni un céntimo más porque la ley lo impide. BBVA y Santander ya han anunciado también su intención de imponer sus propias comisiones en sus cajeros a partir de enero. Lo que digan ellos también irá a misa.

La cuestión ahora radica en si competencia dejará a las entidades pasar de “cargar” 0,65 euros a 2 euros (más o menos) por el mismo servicio. ¿Está justificado ese aumento de precio del servicio? ¿Realmente se ajusta al coste? ¿Pueden de repente cobrar la mitad del sistema de cajeros 2 euros? Ese será el próximo capítulo de esta guerra.

 

*Disposición adicional segunda, artículo 5.

**Si utilizamos un cajero de nuestro banco suele ser gratis, así que esto no afecta.

***Nuestra entidad puede bonificarnos parte de este coste o totalmente, dependiendo de la relación-vinculación que tengamos con ellos.

 

Bancos




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *