DR. DRAGHI-HOUSE, ¿GAVILÁN O PALOMA?



«El paciente se ha acostumbrado a los medicamentos y estos pierden efectividad. Vuelva a citar en diciembre y valoraremos ajustar la receta». El doctor Draghi-House no está contento con la evolución del enfermo. La economía no termina de repuntar y la inflación sigue en horas bajas. Por eso recomienda seguir estudiando los marcadores y tomar una decisión en su próxima reunión. La cuestión es que muchos pueden empezar a temerse lo peor: convencidos de que las recetas de Draghi-House son totalmente equivocadas, esperan con cierto horror y pavor el próximo movimiento del doctor. Vamos, que van a flipar el próximo mes de diciembre.

BCE DRAGHI

Algunos le llaman el gas de la risa, absolutamente inefectivo para curar al enfermo. Draghi-House se enfrenta a un consejo de doctores divididos entre los que le apoyan (palomas en la jerga financiera) y los que opinan que ya se ha pasado de heterodoxo en sus tratamientos (halcones, pero aquí les hemos llamado gavilanes para no hacerle un feo a la canción).

Por supuesto que al enfermo no se le va a dejar morir, insiste el doctor:

¡Haremos todo lo que sea necesario y créanme será suficiente!

No estamos esperando a ver qué pasa sino esperando y analizando datos.

Todavía nos quedan unos cuantos cartuchos que quemar. Podemos aumentar la dosis e introducir nuevos fármacos.

Sin embargo, uno empieza a dudar de si realmente al Hospital Central Europeo le quedan muchas más opciones reales. La verdad es que su última reunión, lejos de tranquilizar al paciente, este volvió a su casa mucho más preocupado de lo que había llegado a la revisión.  ¿Se intoxicará con tanto tratamiento? ¿Terminará funciondo el cocktail del Dr. Drahi-House? Uno ya no sabe qué pensar…

Solo por si alguien se preguntaba qué había pasado estaba semana en la reunión del BCE…

———————–

Para mayor tecnicismo recomendamos:

VOCABULARIO DE GUERRA PARA ENTENDER EL BCE

EL QE ES COMO LA DIETA DUKAN

MARIO DRAGHI USA SU KIT DE BANQUERO CENTRAL

 

 

 

 

 

Bancos, Macroeconomía, Mercados




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *