LA MOTO DE VAROUFAKIS Y LOS MANTRAS DE CADA DÍA



Decía Guindos el otro día en el Congreso que «se le revolvía el estómago» cuando pensaba en alguna de las cosas que han pasado en las extintas cajas de ahorro. Me pregunto si también le atacaron los dolores en el mismo sitio cuando escuchó a su compañero Vicente Martínez Pujalte defender de esta manera las condiciones impuestas a Grecia en el tercer rescate (la exposición de España al problema griego aumentará hasta 36.000 millones de euros).

Maldita gracia tendría que le estemos pidiendo ese dinero a los españoles para que Varoufakis se compre otra moto de lujo”. Lo podéis escuchar de viva voz en este video de Noticias Cuatro.  Sí señoras y señores, a veces el nivel en el Congreso es este. A lo mejor Pujalte siempre quiso tener una moto y nunca pudo… No soy capaz de entenderlo.

Lo que sí tiene gracia es que Pujalte se dedicara a hablar de la serie de “mantras” que estamos soportando a lo largo de esta crisis. Entre ellos eso de que “el empleo que se crea es precario”. Debería leer el diputado, por ejemplo, este análisis en el blog Nada es gratis.

Es posible que la falta de lectura, o quizá la ceguera de la ideología, vete tú a saber porque ha quedado claro que el razonamiento de Pujalte parece inexpugnable, le impidiera ver el mantra en el que estaba cayendo él mismo al hablar en esos términos del rescate griego. Os recordamos, y lo hicieron también algunos diputados de la Comisión de Economía del Congreso, que de tooodo el dinero que se ha ido dando a Grecia desde 2010 (unos 240.000 millones de euros), solo el 10% se ha quedado en el país: el resto ha ido a parar a devolver la deuda a bancos y a los propios socios europeos y FMI.

Pero pasó algo más en esta comparecencia de Guindos. El ministro alertó machaconamente de los peligros que nos acechaban a los españoles si cambiábamos el rumbo en las políticas económicas. Un simple deterioro de la confianza en nuestro país bastaría para dar al traste con los esfuerzos de los últimos años y que nos han permitido además salir de la crisis, sostenía el ministro. “El caso griego es una constatación clara de cómo una agenda política y económica errónea puede deteriorar de forma rápida una economía”, aseguró De Guindos.

Es el mantra con el que toooodo el gobierno del PP está enfrentando el problema griego: la culpa la tiene Syriza que cuando llegó al poder en enero se encontró un país que crecía y fíjate tú ahora cómo están: recesión otra vez y con un tercer rescate encima de la mesa.

¿Y ahora qué hacemos? Pues lo que sea menos perdonar deuda a Grecia. El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, declaró en una entrevista a un diario belga que España, Portugal e Irlanda se opusieron a una quita de la deuda griega porque “tenían elecciones”. Pero el ministro De Guindos tenía otra versión.

“En ningún momento estuvo encima de la mesa la opción de una quita nominal a Grecia. Ningún país defendió eso”. Eso lo dijo ante los periodistas, pero un poco antes, ante los diputados lo explicó de otra manera: “Desde el primer momento nos opusimos a la quita, al igual que el resto de los países socios del euro”. Entonces en qué quedamos ¿se debatió o no? Y si no se puso encima de la mesa ¿a qué se opuso exactamente el gobierno español?

A lo mejor Juncker no entendió bien el “no” de España o España no entendió bien la propuesta. Algó así ha pasado con el referéndum griego también. Es todo un galimatías porque el propio ministro español que insiste en que de quita nada, cuando no trabajaba para un banco defendía todo lo contrario.

A ver, que todo el mundo tiene derecho a cambiar de opinión. Le reconocemos el esfuerzo a Luis de Guindos al admitir en público lo siguiente: “Yo no niego la existencia de las crisis financieras. Las crisis financieras se reproducen a lo largo de la historia”. Aunque no os lo creáis hay economistas que niegan la existencia de burbujas y que incluso han sido premiados con un Nobel.

¿Y por qué se producen esas crisis financieras? Pues son consecuencia, “fundamentalmente” según De Guindos, de la política monetaria. Es decir que un banco central se hincha a poner dinero barato en circulación y ya la hemos armao. No hizo referencia el ministro a la desregulación o las malas políticas tributarias. (Un tema sobre el que volveremos en breve). Otro mantra, vamos.

Conclusión: que vivimos rodeados de mantras por todas partes y sería muy interesante e inteligente tratar de averiguar cuáles encajan dentro de esta definición de la RAE y cuáles no:

mantra.

(Del sánscr. mantra, literalmente, ‘pensamiento’).

1. m. En el hinduismo y en el budismo, sílabas, palabras o frases sagradas, generalmente en sánscrito, que se recitan durante el culto para invocar a la divinidad o como apoyo de la meditación.

Que cada uno haga su propio análisis interior. Yo solo sé que cuando escuché a Guindos decir (en respuesta a Alberto Garzón, diputado de IU):

“Fíjese usted lo que ha durado la teórica resistencia del gobierno griego ante unas vacaciones bancarias y unos controles de capitales”…

se me revolvieron las tripas. Pero quizá es que soy de estómago débil.

Macroeconomía, Política




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *