¿A QUIÉN LE IMPORTAN LOS TEST DE ESTRÉS?


Fuente: ECB

Fuente: ECB

Sinceramente, los test de estrés a los bancos son un poco rollo patatero. Les pasa un poco como a los presupuestos. Suscitan las mismas dudas, ¿son realistas? ¿son creíbles? La verdad es que, vista la experiencia previa, tenemos razones para desconfiar.

Aquí un breve listado de recelos y/o suspicacias:

1. En 2011 la misma autoridad europea examinó a casi todos los bancos españoles y a Bankia entonces le dio un aprobado. Raspado, pero aprobado. Al año se nacionalizó y se inyectaron 23.000 millones de euros. ¿Está vez es diferente?

2. Eso parece. Los nuevos tests de estrés introducen elementos de análisis nuevos que les aportan mayor credibilidad, según los propios supervisores. Rigurosidad, ejercicio sin precedentes, precisión… son algunas de las expresiones más utilizadas hoy. Después de mirar con lupa durante meses las cuentas de 130 entidades europeas, resulta que a los que menos han tenido que corregir los números ha sido a los bancos españoles. Prueba del «rigor de los balances de los bancos españoles», decían en las autoridades monetarias españolas. Vamos, que tú te miras las cuentas de una de esas quince entidades y resulta que las cosas son tal cual: reflejan la realidad, según los supervisores. No ha sido así con otros bancos, como los alemanes o los italianos, donde el BCE ha destapado unos cuantos millones de crédito aparentemente moroso.

3. Para muchos puede resultar paradójico que Bankia se sitúe en el ranking de las cinco entidades españolas con mejor nota. ¿Cómo puede ser? ¿Tan bien le va ahora? No le quitaré mérito al equipo de Goirigolzarri, pero ¿cómo no va a salir bien parada cuando se le han inyectado esos 23.000 millones de euros de ayudas y además se ha podido quitar de encima gran parte del problema del ladrillo endosándoselo al banco malo? De cajón de madera de pino. Que Bankia salga tan arriba en el listado de notas es una prueba para algunos expertos de que se pasaron pidiendo dinero. Vamos, que imperó el criterio contable de «por si las moscas».

4. Dicen que las entidades españolas han aprobado, pero Liberbank sale en la lista de los 25 suspensos. ¿En qué quedamos? Pues que sí, que suspendió en el primer examen pero luego consiguió salir de esa lista en el examen de repesca de septiembre de 2014. Da la casualidad que esta entidad es la que mayor importe de sanciones por litigios acumula en el año: 21 millones. ¿Hay alguna relación? No lo sé.

5. Veamos el caso de Cataluña Caixa. Si caen rayos y truenos, parece que la entidad, según las cuentas que tenía el 31 de diciembre de 2013, capearía el temporal con bastante holgura. Sacaría un 8 cuando el mínimo para aprobar es un 5,5. Hablamos de una caja que tuvo que ser rescatada con 11.750 millones de euros. Ahora sabemos que, a la luz de su resultado en los test de estrés, aquí también nos pasamos de inyección. Pero es que esta entidad se vendió en 2014 al BBVA. Pagó por ella 1.100 millones. ¿En ese precio estaba incluido o contemplado ese exceso de ayudas que había recibido Catalunya Caixa?  A ver, que la gente no se haga un lío, ha venido a decir el Banco de España. «No hay que confundir la capitalización pública (el precio del rescate) con el precio de venta… Porque ha habido un proceso competitivo de venta en el que el mercado marcó el verdadero precio», según el subgobernador Fernando Restoy. Vamos, que no se regaló nada al BBVA según ellos.

6. Las pruebas dicen que solo la banca de Estonia estaría mejor preparada que la española para un escenario económico adverso. Genial. ¿Significa eso que empezará a fluir el crédito? No. No rotundo. Según el Banco de España ser solvente es una condición necesaria pero no suficiente. «Para que vuelva a crecer el crédito hace falta que se cumplan otras condiciones como la actividad económica, la evolución del paro…»

7. Solvente. Solvente. No paras de repetir eso, pero ¿eso que es realmente? Pues que si viene un cliente y le dice al banco que no le paga, al de la oficina le sienta fatal pero no se muere. Tiene dinero (capital en la terminología contable) para hacer frente a ese imprevisto. El banco no se hunde o no necesita pedir un rescate al Estado. (La cuestión es que evidentemente no es solo un cliente el que deja de pagar… y también se puede dar una especie de reacción en cadena. Uno no paga y entonces el otro tampoco puede pagar…)

8. ¿Cómo es posible que hace dos años estuviéramos al borde del abismo, tan mal que tuvimos que pedir un rescate europeo para salvar algunos bancos y que resulte que ahora somos de los mejores? De vuelta a la champions league de la banca, que diría Zapatero. Pues es una cuestión de números: las entidades españolas llevan años, sobre todo los tres últimos, preparándose para lo peor: los impagos de los créditos al ladrillo. Y en la «hucha de imprevistos» (oficialmente conocida en los balances como provisiones), llevan ya metidos 280.000 millones de euros (una cuarta parte del valor de los bienes y servicios que genera toda la economía en un año, el PIB). Además se inyectaron cerca de 50.000 millones del rescate. Podríamos decir que se han hecho los deberes, con mucho esfuerzo y sacrificios.

9. Vale. Aprueban. Me lo creo.  ¿Eso significa que no van a tener problemas en el futuro? No. Significa que hoy son solventes «nada más». Así de tajante ha sido el propio gobernador del Banco de España. Entonces, para llegar a esa aparente obviedad, ¿para qué se han hecho esos tests? Pues porque dentro de un mes será el Banco Central Europeo el que supervise a estas grandes entidades. El BCE quería saber en qué situación estaban antes de asumir esta tarea.

10. ¿Y qué ganamos con la supervisión europea? Pues se supone que es un paso hacia la llamada Unión Bancaria Europea. Una idea en la que los bancos españoles creo tienen bastante que ganar. Ya no estarán tan estigmatizados por ser españoles porque las reglas serán iguales para todos, la supervisión la misma, los criterios los mismos…

11. Siguiendo con el tema europeo, ya que parece que volvemos a la champions league, ¿los bancos españoles ganarán mucho dinero a partir de ahora porque son muy solventes? No necesariamente. Los dos grandes, Santander y BBVA, lo tienen un poco más fácil porque gran parte de sus ingresos están fuera de España. No así en el resto. Para los bancos medianos y pequeños el reto está en ganar dinero en un entorno de tipos bajos y con un negocio en capa caída (ya que no se presta mucho y ese es el negocio puramente bancario).

12. Oiga, que no me ha dicho por cuánto ha salido la broma. Pues los test de estrés en España han costado 32 millones de euros. Pero no se alarme. La cuenta va a cargo de los bancos analizados.

 

 

Bancos, Bankia




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *