SI TE BAJAN LAS RETENCIONES, ¿CONSUMES MÁS?



AGENCIA

¿Qué efectos tendría en el consumo una rebaja de las retenciones? Es una pregunta de examen de la que todavía me acuerdo perfectamente. Hasta en qué lugar de la página estaba (al girar la primera página, arriba del todo). Hoy vuelve a estar de actualidad.  ¿Qué pensáis? Si te bajan las retenciones a partir de enero de 2015 gracias a la reforma fiscal de Montoro cobrarás más al mes. Entonces, ¿consumes más, igual o menos? Al fin y al cabo la rebaja se está haciendo para que la gente consuma más y se reactive la economía.

Es importante antes de contestar, tener muy claro qué son las retenciones. Os lo explicamos en el post sobre los cambios fiscales y cómo te afectaban: las retenciones es el dinero que ingresa tu empresa/o tú (si eres autónomo) en tu nombre en Hacienda todos los meses a cuenta del impuesto de la renta que pagarás a final de año. Es decir, vas pagando parte de tu impuesto del IRPF todos los meses a Hacienda, no lo haces de golpe a final de año. 

La retención no es más que un porcentaje que se aplica a tu sueldo y que varía en función de lo que cobras y de tu situación personal (si tienes hijos o no, básicamente). ¿Cómo? Pues fijándose en lo que ha dicho el Gobierno que pagará la gente que gana lo que tu ingresas cada mes. Como el ejecutivo ha planteado una rebaja de todos los tipos del impuesto sobre la renta, los porcentajes que se retienen mes a mes (las retenciones) disminuirán a partir de 2015. Es decir: cobrarás más porque Hacienda te retendrá menos dinero.

Si cobras más dinero al mes, ¿te gastas la diferencia? La lógica diría que sí, o al menos utilizarías parte de ese dinero extra para el gasto y quizá otra para ahorrar. Pero es posible que pases algo muy importante por alto. ¿Que te bajen las retenciones implica necesariamente también que terminarás pagando menos a Hacienda a final de año?

NO. Eso no está garantizado a priori (al menos de momento no podemos saberlo). Hay que saber que es imposible acertar al 100% y calcular en enero las retenciones exactas para que luego no tengas que pagar nada más a Hacienda. Así que se puede dar el caso de que te bajen las retenciones pero que luego te salga una declaración de la renta bastante más a pagar y te toca buscar ese dinero (si es que te has gastado todos tus ingresos extra) para ingresarlo en la Agencia Tributaria.

Así que la respuesta  a la pregunta con la que empezábamos este post (¿Qué efectos tendría en el consumo una rebaja de las retenciones?) es «depende».

¡¡¡¡Pero Montoro ha dicho que va a bajar los impuestos y que eso supondrá una rebaja media del 23% para un contribuyente medio!!!!! Sí, lo ha dicho. Pero… las que todavía no han hablado claramente son las Comunidades Autónomas. Lo explicaba muy bien Jaume Viñas en Cinco Días: «La rebaja de Montoro se queda a medias sin las comunidades».

Pongamos por ejemplo el tipo mínimo, el más bajo. Ahora está en el 24,75%. Montoro no controla todo este porcentaje. El Gobierno central fija la mitad de esa cifra y las comunidades autónomas la otra mitad. Es decir 24,75% es igual a la suma del porcentaje que controla Hacienda, 12.75% y el que está bajo normativa de cada CCAA 12%.

El ejecutivo dice que ese 24,75% pasará a ser un 20%. Pero está dando por sentado que las Comunidades Autónomas le replicarán en la bajada. Volviendo al caso anterior:

1. Montoro se compromete a bajar el tipo estatal del 12,75% al 10%

2. Asume que las CC.AA. le seguirán y reducirán el suyo del 12% al 10%.

10% + 10% = 20% anunciado por el ministro de Hacienda.

¿Pero qué pasa si una región dedicide que no se puede permitir el lujo de bajar impuestos? Pues que la bajada será inferior a la prometida: 10% del tramo estatal y 12% del autonómico (si no se toca) = 22%. En la realidad, ése sería el nuevo tipo mínimo de la comunidad y no el 20% anunciado por Montoro. Significará que pagaremos menos impuestos pero no tanto menos como nos habían dicho. (O incluso se puede dar la carambola de que la rebaja sea incluso superior a la prometida aunque nuestra comunidad no modifique sus tipos. Pero eso ya es de nota).

Os contamos todas estas matemáticas porque son determinantes. Mucho más importantes de lo que os imagináis. Tal y como explica Viñas al final de su artículo:

«Las retenciones se determinan como si las comunidades autónomas tuvieran los mismos tramos y tipos que el Estado.»

Es decir, que cuando nuestra empresa calcule en enero de 2015 nuestras nuevas retenciones en la nómina lo hará asumiendo que la región en la que vivimos ha bajado los impuestos en la misma medida que el Estado.  Pero ¿y si eso no es así? ¿Y si mi comunidad no ha replicado la bajada en el tramo que controla? O incluso ¿y si ha bajado todavía más que el Estado? 

En esos casos nuestras retenciones no reflejarán exactamente lo que tendremos que pagar a final de año. Y eso puede dar algún que otro disgusto/alegría cuando se tenga que hacer la declaración de la renta en 2016.  

A lo mejor pensáis que es hilar muy fino, pero estamos hablando de lo que vamos a cobrar, de nuestro salario y del dinero que tenemos que pagar a Hacienda. Deberíamos saberlo al menos ¿o no?

Así que retomando de nuevo la pregunta inicial (¿Qué efectos tendría en el consumo una rebaja de las retenciones?), la respuesta sigue siendo «depende» por varios motivos. 

1. ¿Significa una bajada transitoria o permanente de impuestos?

2. ¿Se ajusta a lo que voy a pagar realmente a final  de año o debería tener en cuenta cómo me pueden influir los cambios del tramo autonómico?

3. Esta rebaja en el IRPF, ¿la compensará el Gobierno con la subida de otros impuestos que pago por otro lado (léase IBI, circulación, gasolina, IVA…)?

Los agentes racionales, dice la teoría, deberían actuar conforme a las expectativas de respuesta que tengan a estas respuestas. Aunque en la práctica es verdad que por irracionalidad, por puro desconocimiento o por otros motivos varios terminemos tomando decisiones de gasto totalmente contrarias a la lógica racional.

Macroeconomía




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *