¿QUÉ HAY DE MI CRÉDITO?



El jueves el Banco Central Europeo movió ficha. Y según las crónicas, sacó la artillería, la ametralladora y puso encima de la mesa la bazuca (por si las moscas). Vale, ¿y de lo mío qué? os preguntaréis. Pues todas estas maniobras tienen dos objetivos oficiales y otro off the record: aumentar el crédito, evitar la deflación y abaratar el euro.

1. OBJETIVO 1: Aumentar el crédito. ¿De qué vale abaratar el dinero si luego no circula como es debido? El crédito neto (la suma entre los nuevos préstamos y los viejos que se cancelan), sigue cayendo en la zona euro. Un – 2,7% en abril. ¿Por qué cae? ¿Porque se cancelan muchos o porque no se dan nuevos? Tiene sentido que siga cayendo en países como España. De hecho aquí la previsión es que el volumen de crédito neto siga cayendo hasta fin de año. Tiene lógica, digo, porque los bancos siguen en proceso de cancelar o no renovar muchos préstamos. Es decir, nos estamos desapalancando porque estábamos muy endeudamos. Así que hasta diciembre se impondrá la tendencia de reducir deudas. Pero, ¿y en el resto de Europa? ¿Tiene sentido que ese indicador caiga?

Pues la lógica nos diría que no. Que otros países no están tan mal y podrían estar aumentando su crédito («el lubricante de la economía»). Eso no está pasando porque las cifras de crecimiento dan pena (PIB zona euro +0,2% en trimestre respecto al último de 2013). Con deciros que somos el segundo país que más crece en el trimestre (con un ¡oh señor! +0,4%) en la eurozona después de Alemania creo que queda todo dicho.

Sin embargo, cuando todo ha ido de mal en peor el único recorrido que queda es a mejor. Algo de eso se intuye en el último informe sobre las condiciones del crédito del BCE. Son más los bancos que cuando se les pregunta dicen que mejorarán las condiciones del crédito (para empresas y crédito al consumo). De hecho, en España es donde se reconoce un mayor cambio en los márgenes de los préstamos (es decir que los bancos han reducido tipo de interés). Fijaros en la caída de la barra azul.*margencredito

El propio BCE concluye:

«Overall, the developments described above suggest improved financing conditions for loans to enterprises. At the same time, banks remained cautious in pricing riskier loans, probably owing to a high share of non-performing loans in some countries.»

Mi visión personal es que esta mejora que se observa en el gráfico es un reflejo de que la situación se ha calmado, pero también la competencia entre bancos españoles por conseguir algo que se ha convertido en una estrategia común: ¡¡¡¡A POR LAS PYMES!!!! En sus presentaciones de resultados del primer trimestre de este año todas las grandes entidades han hecho hincapié en que se iban a centrar en el crédito a las pymes. ¿Por qué? Con unos tipos tan bajos, los márgenes de los bancos se estrechan (la diferencia entre lo que les cuesta a ellos el dinero y lo que cobran por él). Con un efecto de carry trade un poco agotado, ¿cómo van a seguir ganando dinero en el futuro? La salida es volver a dar crédito a pymes porque hipotecas ya tienen bastantes.

El efecto se pueder ver también en la diferencia de tipos que cobran como media los bancos españoles a una empresa española y los bancos alemanes a una empresa alemana. Aquí en abril la media era del 4,77%. En Alemania del 3,54%. Se ha reducido bastante, tal y como recoge esta noticia de El País.

O en este gráfico del Banco de España, donde el único crédito nuevo que crece es el de a empresas y por un importe inferior al millón de euros. Las tasas de aceptación vemos que también mejoran:

credito

Esta es la versión de los bancos, pero ¿qué dicen las empresas? ¿Qué opinan del acceso a la finaciación? Aquí también hay mejoras, pero queda mucho por hacer.

  1. Porque hay menos crédito del que les gustaría. La tasa de crédito concedido (rate of sucess) en España a las pequeñas y medianas empresas pasa del 52% al 61% en el primer trimestre de 2014. En Alemania es del 82%.

 

  1. Porque sigue siendo un problema para muchas: «el 45% de las empresas españolas lo señalan como un factor preocupante». Es verdad que este indicador también ha mejorado. Las empresas que declararon haber notado la mayor mejora en las condiciones de financiación en el primer trimestre de 2014 fueron las pymes españolas. «Estos datos posiblemente indican una mejora de las condiciones en países como España», dice el BCE.

credito3

Hay señales de que algo se está moviendo en el mercado del crédito (de pequeñas empresas). Habrá que ver si las medidas del BCE ayudan a que todos esos millones inyectados en el sistema comienzan a circular y se note mucho más. Draghi admitió que la batería de decisiones tardarían tres o cuatro trimestres en notarse en la economía real. Pero aquí el Banco de España un día después ya ha dicho que el efecto sobre el crédito será inmediato. Desde luego se han sentado las bases para que cuando uno vaya al banco a pedir dinero por lo menos le digan «nos lo pensamos», en lugar de un «¡No!» de entrada.

Pasamos ahora  hablar ya muy brevemente del que creemos es el segundo objetivo del BCE con su plan de actuación:

2. OBJETIVO 2: Evitar la deflación. Para los que nos seguís, ya sabéis que hemos hablado bastante de este problema en el blog. Para nuestro país supone un problema todavía mayor si los demás socios europeos también tiene precios bajos. El BCE ha reconocido que un crecimiento de los precios demasiado bajo puede ser una amenaza. De hecho, ha revisado a la baja su previsión de inflación para los próximos años:

2014: 0,7%

2015: 1,1%

2016. 1,5%

Es decir, tenemos inflación baja para rato. A este respecto, habrá que ver si Mario Draghi llega a tiempo para evitar la temida deflación. Hay quien piensa que no le va a quedar más remedio que usar la bazuca si realmente quiere ganar esta batalla. Y los que piensan que lo que ya ha hecho es una barbaridad, no os quiero ni contar lo que dirán entonces.  Porque Draghi ha dejado muy claro que no ha terminado. «Are we done here? No, we are not done.»

3. OBJETIVO 3 (NO OFICIAL): Abaratar el euro. Con una moneda cara no hay quien consiga vender más fuera. Esto nos está penalizando. Los tipos de cambio no son un objetivo para el BCE pero qué duda cabe que sus decisiones afectan a la moneda única. Las exportaciones son un motor importante del crecimiento.

—————————-

* Ese 40% no indica el porcentaje de mejora sino que son muchos más los bancos que dicen haber reducido sus márgenes que los que contestan haberlos aumentado.

Bancos, Empresas, Macroeconomía




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *