CUESTIONANDO EL MODELO ALEMÁN



contenedores 2

En los últimos días se han agudizado las críticas al modelo económico alemán. La guinda ha sido la riña de la Comisión Europea a Merkel por su elevado superávit por cuenta corriente porque Europa tiene en su lista de reprimendas por desequilibrios no solo a los déficits, también a  los superávits. En el caso de la  balanza por cuenta corriente el mecanismo de alerta salta cuando durante tres años la media del déficit es mayor del 4% o el superávit superior al 6% y Alemania está en este caso desde 2007.

 

Para empezar, vamos a explicar qué es la balanza por cuenta corriente y la balanza de pagos. Si ya lo tienes claro, puedes saltarte la siguiente explicación en verde. Si eres Mariano Rajoy, no te la saltes porque más de una vez has dicho que tenemos superávit de balanza de pagos y eso NO es posible.

 

La balanza de pagos de un país registra las transacciones de ese país con el resto del mundo y su balance ha de ser 0. La balanza se divide en subbalanzas según el tipo de transacciones y éstas sí pueden tener déficit o superávit.  

1. Balanza comercial: registra las transacciones de mercancías. Si vendemos al exterior  más cosas de las que les compramos, (se exporta más de lo que se importa) tiene superávit, si no, tiene déficit. (España tiene déficit aunque hoy hemos conocido el última dato, hasta el mes de septiembre, que arroja una reducción del 58% en este desequilibrio) (Alemania tiene superávit , pero luego hablaremos de esto)

2. Balanza de servicios: son los ingresos y los pagos por prestar o recibir servicios del exterior. Aquí entran partidas como los ingresos y pagos del turismo. Sabiendo esto ¿qué crees, que España en esta subbalanza tiene déficit o superávit? Exacto, tiene superávit . Aunque  hay más servicios que cuentas, como los del transporte, los seguros…

3. Balanza de rentas: ingresos y pagos de intereses, dividendos…

4. Balanza de transferencias: por ejemplo, las transferencias de los inmigrantes, algunas de las ayudas europeas y donaciones

La suma de 1. 2. 3.  y 4. es la famosa I. BALANZA POR CUENTA CORRIENTE. Como hemos dicho, Alemania en ella tiene superávit y España últimamente también, aunque mucho menor que el alemán, claro.

La Balanza de Pagos tiene más capítulos:

II. BALANZA POR CUENTA DE CAPITAL: Incluye las transferencias de capital que tienen como objetivo financiar inversiones. Por ejemplo, los fondos FEDER Europeos para construir infraestructuras.

III. BALANZA POR CUENTA FINANCIERA: Incluye inversiones directas. Si España compra una fábrica fuera habrá habido una salida de capital  o si un extranjero compra una fábrica en España, tendremos una entrada de capital, por ejemplo. También inversiones en acciones, bonos… E incluye también las variaciones en el oro y reservas del banco central.

La Balanza por cuenta corriente más la Balanza de Capital nos da lo que se llama la Balanza básica. Un país puede tener déficit por cuenta corriente y superávit en la básica. En ese caso, se trata de un país que obtiene capital de los bancos, es solvente. Pero un déficit en la balanza básica es grave porque indica que no es solvente, no consigue capital extranjero.

¿Por qué es malo que un país tenga déficit por cuenta corriente  y  por tanto la Comisión Europea lo penaliza?

Porque si hay déficit por cuenta corriente, es decir,  los ingresos de la balanza comercial, de servicios, de rentas y de transferencias, son menores que los pagos,  significa que el país ha gastado más de lo que su capacidad de renta le permite y por lo tanto necesita financiación, necesita que otro país le preste para poder funcionar. Por el contrario, si tiene superávit, vende más de lo que compra, posee un excedente que le permite prestar dinero a otros países, a los que tienen déficit. Este ha sido desde hace años el caso de Alemania.

Pero ¿por qué se penaliza tener superávit?

Bueno, penalizar, penalizar… En 2011 Alemania logró un acuerdo para que un superávit no tuviera multa económica aunque como recuerda Bernardo de Miguel en su blog, en teoría el acuerdo no tiene tanto  poder como la norma

En cualquier caso, suena raro que un superávit sea malo para el país que lo tiene. Leyendo el documento de la Comisión  me imagino que  diálogo entre  Merkel y el comisario europeo de economía podría haber sido algo así:

MERKEL: una economía con un superávit comercial o de cuenta corriente es una economía con un alto nivel de competitividad y especialización en los sectores punteros , qué queréis, que deje de ser competitiva?

OLLI REHN: no, pero formas parte de la zona euro, compartes moneda con otros países, con ese superávit tu posición internacional inversora es positiva, tu balanza de renta también y eso puede hacer apreciarse al euro. Si el euro se aprecia a los demás países, sobre todo a los de la periferia les es más difícil vender sus productos fuera. Así que esos países más débiles tendrían que bajar sus precios para poder competir y en la situación actual esto puede provocar deflación.

MERKEL:  ¿y qué gano yo si reduzco mi superávit? ya estoy harta de tener que ser siempre la que salve a los países de la periferia

OLLI REHN:  tu superávit es reflejo también  de cierta debilidad en la demanda interna. Tienes que fortalecer tu consumo y tu inversión, eso mejoraría el bienestar de tu país y, haciéndolo en su justa medida ayudaría a sostener tu crecimiento sin dañar tu competitividad. Tienes exceso de ahorro, úsalo para mejorar algunas de tus infraestructuras.Te están criticando el deterioro en algunas de ellas y ahora que tienes que formar gobierno tienes que atender a las críticas que te hace la oposición. Sube los salarios, mira, el SPD ya te ha obligado a poner un salario mínimo, no para de echarte en cara que tienes a casi dos millones de  trabajadores con salarios demasiado bajos.

MERKEL: sí, ahora todo el mundo me echa cosas en cara, pero yo tengo ese superávit porque ahorramos mucho y ese ahorro sale de Alemania en forma de rescates. ¿quieres más exportaciones de bienes y por lo tanto más exportaciones de capital para esos rescates, o no?

OLLI REHN: mira, vamos a aclarar algunas cosas. Hasta la prensa de tu país ha dicho que las críticas que te hacemos tienen fundamento. El Süddeutsche Zeitung  explicaba en un artículo cómo el dinero que ganáis exportando lo usáis para financiar a los países importadores, cómo desde hace años los excedentes de vuestra exportación van caminando hacia los países del sur de Europa junto con enormes cantidades de capital y dice que eso provocó una bajada del tipo de interés que indujo a sus gobiernos, empresas y ciudadanos a endeudarse todavía más.

MERKEL: Olli, ¿no os dais cuenta de que estos ataques contra nuestros superávit están orquestados desde EEUU y Japón? ¿De que a ellos les está fastidiando nuestra invasión de productos en los mercados y de que es realmente nuestro superávit frente a ellos y no frente a nuestros socios europeos lo que les preocupa? Ya que tú remites a la prensa, yo voy a hacer lo mismo. ¿Leíste el artículo  de John Müller en la prensa española? ¿El que se titulaba ” La falacia del superávit alemán”?  Ahí explica cómo el hecho de que Alemania venda menos no va a significar que Portugal venda más, cómo es imposible que todas las naciones tengan superávit, a no ser que, como dijo Krugman, tengamos compradores en Marte y cómo nosotros no tenemos superávit con los países del euro sino con los de fuera de él.

Mira este gráfico de nuestros principales clientes:

clientes alemania

Y mira este otro de nuestros principales proveedores:

proveedores alemania

OLLI REHN: Angela, en octubre, el último dato,  tuvisteis  un superávit comercial con la UE de 4.500 millones de euros y con el resto de países de 11.300 millones. En cualquier caso eso no elimina mis argumentos anteriores.

Este año lo vas  a acabar de nuevo con  un superávit por cuenta corriente del 7%. Piensa en ello, en primavera volvemos a hablar.

 

Macroeconomía




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *