¿QUÉ LIBRO DE ECONOMÍA LEER? I. REVISITANDO A J.K. GALBRAITH


John_Kenneth_Galbraith

John_Kenneth_Galbraith

Antes de las vacaciones de verano recibimos un email de un lector, licenciado en Economía, que nos pedía algún libro un poco más atemporal «entretenido para ir leyendo en el metro y pueda encontrar en la biblioteca» y menos centrado en la actualidad como los de nuestra lista de libros de 2012.

Así que para los que quieran leer algo más general, entender la economía y cuestionarse (o no) algunas de las teorías que se oyen a menudo, empezamos por recomendar leer algo de Galbraith. No fue premio Nobel y muchos economistas (incluído Paul Krugman) no le tienen precisamente en un pedestal. A pesar de las críticas creo que su encomiable esfuerzo por romper la frontera que separa la economía del público general bien merece la lectura de alguno de sus libros.

1. Introducción a la economía. Una guía para todos (o casi) de J.K. Galbraith y Nicole Salinger. Editorial Biblioteca de bolsillo de Crítica.

Sin lugar a dudas, un libro para los que empiezan de cero y los que quieren refrescar la teoría económica. Un libro ameno, redactado en forma pregunta respuesta, en el que Galbraith expone su visión crítica y didáctica de la economía e intenta «persuadir» a los lectores de que deben y pueden entender la economía. Cuál es el papel del Estado, qué es el mercado y cómo funciona, el mercado de divisas, por qué se abandonó el patrón oro, la política monetaria, el papel del crecimiento económico, cómo se puede luchar contra la inflación…  Para haceros una idea del libro, aquí van unas cuantas citas:

«Comprender el funcionamiento de la actividad económica es comprender la mayor parte de nuestra vida… Si la gente no hace un esfuerzo por comprender las decisiones (económicas) y si no hace conocer sus opiniones formadas con conocimiento de causa, entonces adbica de todo poder y lo cede a aquellos que comprenden o que fingen comprender o que creen comprender.»

«Los economistas nos protegemos del mundo exterior adoptando un lenguaje que nos es propio… Si alguna vez un economista le pide a usted que acepte sus puntos de vista como la palabra del evangelio bajo el pretexto de que se basan en su erudición, no se crea ni una palabra

«El auge de la gran empresa ha conllevado el ineluctable declinar del mercado… Los economistas liberales reconocen, claro, que la concentración y el oligopolio minan los fundamentos del mercado neoclásico, pero se imaginan que un milagro invertirá un día el sentido de la corriente y les dará la razón en su actitud de creer en la supervivencia del mercado competitivo.»

«La política monetaria es el campo que nos permite a los economistas jugar a grandes sacerdotes con sacrificios en ritos y encantamientos

2. La sociedad opulenta de John Kenneth Galbraith. Edición del 40 aniversario. Editorial Ariel.

En esta ocasión Galbraith critica la «sabiduría convencional» que ha dominado la economía en los últimos años. Repaso por la teoría, la historia, los gobiernos, las políticas económicas aportando su punto de vista. Y aunque han pasado 55 años desde su primera edición, destaca la clarividencia de Galbraith a la hora de señalar los problemas que genera el sistema económico en los países ricos: la desigualdad, la tiranía de las necesitades relativas de las que hablaba Keynes, el crecimiento económico…

«El lector no tardará en descubrir que tengo en muy poco aprecio ciertas ideas centrales de la sociedad económica. Pero estimo extraordinariamente a los hombres que lanzaron esas ideas. Los defectos de la ciencia económica no se encuentran en los errores originales, sino en un anacronismo que no se remedia. Ese anacronismo se ha producido al convertir en sagrado lo que era conveniente. Todo aquel que ataque estas ideas tiene que parecer, por fuerza, un tanto presuntuoso y hasta agresivo. El hombre que irrumpe en una habitación por haberse apoyado en una puerta en malas condiciones puede obtener una injustificada reputación de violento. Al mal estado de la puerta también le corresponde su tanto de culpa.»

«La idea de que las necesidades no se vuelven menos urgentes cuanto más amplio sea el abastecimiento del individuo, repugna por completo al sentido común. Sólo lo creen quienes desean creerlo. Sin embargo, debemos enfrentarnos con la sabiduría convencional en su propio terreno. Las comparaciones de estados anímicos de un individuo en distintos momentos se apoyan en fundamentos técnicamente vulnerables. ¿Quién puede decir con seguridad que la privación que le ocasiona el hambre es más dolorosa que la privación que le provoca la envidia del coche nuevo de su vecino?»

«Un elevado nivel de producción ha venido a ser ahora la piedra fundamental de la seguridad económica eficaz. Todavía subsiste, sin embargo, la tarea de justificar la corriente resultante de bienes.»

«El proceso actual de creación de necesidades es una causa potencial de inestabilidad económica».

3. El crack del 29, John Kenneth Galbraith

Si quieres averiguar en qué se parece la gran depresión con la que sistemáticamente comparan los economistas las depresiones y momentos bajos del ciclo, entonces tienes que leer este libro. Cuando se publicó en los años 50 se convirtió en un best seller. Hoy en día son muchos los que opinan que debería recurrirse de nuevo a él para entender muchas de las cosas que nos acaban de pasar.  (Lamento no poder poner citas en este caso. No tengo el libro conmigo ahora).

También hay muchos economistas y lectores que opinan que los libros de Galbraith están dominados por sus prejuicios sobre el libre mercado y teorias liberales… Así que seguiremos ampliando la lista de libros «generales» de economía para tratar de equilibrar la balanza, si bien es cierto que el empeño didactico de Galbraith no lo han tenido todos.  Uno de los hijos de Galbraith (James), por cierto, lidera ahora la corriente económica MMT de la que ya os hemos hablado algo en el blog.

Gracias a Pablo por habernos sugerido este tema para el blog.

 

Para leer




1 Comentario en “¿QUÉ LIBRO DE ECONOMÍA LEER? I. REVISITANDO A J.K. GALBRAITH

  1. Muchas gracias. Me habeis pillado leyendo «los miserables» de Victor Hugo, pero en cuanto termine, me pongo con Galbraith. Voy a tener muchos kilómetros de metro para terminar de leer, je je.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *