LA ECONOMÍA ESPAÑOLA LLEGANDO AGOSTO



 

Ilustración: Iván Solbes

Ilustración: Iván Solbes

En economiaendostardes  nos vamos de vacaciones. Aparte de la zozobra que deja el trágico accidente ferroviario, la situación económica nos produce también una sensación de inquietante desasosiego.

Sí, nos vamos con esa EPA que arroja un descenso del paro de ¡225.000 personas!. Es la mayor bajada en doce años. Hemos bajado de los 6 millones de parados (aunque 5.977.500 dan vértigo) y del 27% de tasa de paro (aunque el 26,26% asusta). Además la ocupación ha subido en 149.000 personas y esto es una buena noticia (aunque prácticamente todos los contratos nuevos son temporales). Lo que no es nada bueno es que parte de la mejora se debe a que la población activa, es decir la gente en edad de trabajar que quiere hacerlo,  ha bajado en 76.100 personas, el mayor descenso en un trimestre como es el segundo del año, en el que la gente aunque esté desanimada puede volverse a animar pensando que van a salir empleos por la temporada turística y las sustituciones por las vacaciones estivales.

¿Qué conclusión nos hace sacar todo esto? Pues que la hora de la verdad llegará después del verano. La radiografía de esta EPA si bien al menos muestra que, algo se mueve, (aunque sea por el verano y el turismo), nos deja la duda de que se esté moviendo algo de verdad en los cimientos de nuestra maltrecha economía.

Y es que nos vamos también sabiendo que, en el segundo trimestre la economía cayó una décima. Sí, cayó menos, pero cayó, ¿no?. El gobierno en general y en concreto el ministro De Guindos, se han hartado de lanzar el mensaje de que hemos tocado fondo. Pero estamos aún muy lejos de que nuestra cabeza pueda siquiera asomar la nariz para coger aire. Seguimos sin hacer pie.

Y encima los bancos. Las dudas sobre ellos no están despejadas. El FROB (el fondo que se creó para ayudar a los bancos con problemas) ya ha dicho que ha perdido 36.000 millones de los 52.000 que ha dado a las cajas nacionalizadas y la cifra de pérdidas aumentará. Este otoño nos encontraremos con la discusión en Bruselas de si España debe mantener activado el fondo de rescate a la banca “por si las moscas” o no. Bruselas quiere que siga. España, no. No quiere por imagen, no desea lanzar el mensaje de que aún hay dudas. Pero Bruselas quiere tenerlo todo listo por si es necesario. España teme que los mercados nos ataquen de nuevo si se reconocen las dudas pero…¿no nos pueden atacar también si no está lista la artillería en caso necesario?

Y a ver qué tal agosto nos dan los mercados. Portugal, Grecia Italia…tienen también sus heridas abiertas y ya se sabe, el efecto contagio. El hecho de que se bajara la nota a la deuda italiana sentó en España como un jarro de agua fría. Convencido ya el Gobierno de que a nosotros nos la subirían ( con el consiguiente ahorro de intereses a la hora de pedir prestado), esta noticia acabó con esa esperanza.

En fin, me ha quedado pesimista este post. Supongo que el accidente de Santiago de Compostela me ha influido en el ánimo. En realidad la pretensión es contar las dudas que se ciernen para que, llegado el caso, no nos pillen por sorpresa. Ojalá que no.

¡Feliz verano!

Bancos, Macroeconomía, Mercados




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *