EL DESAPALANCAMIENTO DE LOS BANCOS ESPAÑOLES


El ladrillo sigue pasando factura a los bancos españoles. Esta semana pasada han presentado los resultados de 2012 las principales entidades. El balance: algunos han ganado muchísimo menos y otros incluso han registrado pérdidas. Todos han dicho lo mismo: si no tuvieran que haber apartado tantos millones para hacer frente a impagos y pérdida de valor del ladrillo que tienen en cartera, no habría pasado esto.
Las famosas provisiones para impagos y deterioro de activos del sector inmobiliario se han “comido” gran parte del beneficio de bancos (o incluso todo, en el caso del Banco Popular, que ha entrado en pérdidas). Pero todos esperan que con el dineral que han destinado en 2012 a este apartado (“provisionado” en lenguaje técnico), este año en curso sea mucho mejor.
Emilio Botín, presidente del Santander, hablaba “un cambio de ciclo está cerca” y Francisco González, presidente del BBVA, “de un punto de inflexión a final de año”. No son las únicas coincidencias. Pero nos vamos a centrar en una muy concreta: el camino de vuelta que están haciendo todas las entidades en su exceso de crédito y endeudamiento; lo que se conoce como desapalancamiento.
Este verano, en nuestra serie “Una crisis de película”, os hablamos de “The horror picture show”. Os recomendamos que lo leáis para tener un poco más de perspectiva de lo que vamos a contar. Los bancos, en verano de 2008, tan solo tenían depósitos para cubrir la mitad de los préstamos que hacían. ¿De dónde salía el resto del dinero? Pues de otros bancos (extranjeros). Las entidades españolas se endeudaron (pidieron préstamos a otros bancos) para seguir dando créditos en España. De ahi los problemas/preocupación por la liquidez de las entidades españolas: tenían que devolver mucho dinero a otros bancos europeos.
Desde entonces esa tendencia se ha ido reduciendo y corrigiendo. Y el año 2012 es un claro reflejo de este cambio. Veamos el caso del Santander:
Si el ratio está por encima de 100 significa que el banco no tiene suficientes depósitos de clientes para cubrir los créditos que da. (En el caso de nuestro post de “Una crisis de película”, el ratio está calculado al revés depósitos/créditos, pero refleja exactamente lo mismo).
La evolución de BBVA es parecida,  en diciembre de 2011 su ratio créditos/depósitos era de 145% y al cierre de 2012 había caído hasta el 104%.
Conclusión: los bancos han reducido su dependencia, han disminuído su deuda con otras entidades que les habían prestado en el boom y han vuelto a posiciones mucho más conservadoras y menos problemáticas; se han desapalancado. Eso los bancos sanos, porque el resto ha tenido que recibir ayudas. Pero para poder hacerlo han tenido que reducir su cartera de créditos e intentar aumentar sus depósitos. No es de extrañar que el crédito en España se apunte como el principal “cuello de botella” para salir de la crisis. Es un reflejo en parte de este proceso que están viviendo las entidades.

El FMI ya alertaba en la primavera del año pasado del peligro de que todos los bancos hicieran lo mismo: reducir sus deudas. Ahora la esperanza que nos queda es que, una vez apechugado con (esperemos gran parte de) las pérdidas del boom inmobiliario y con un balance más prudente, el sistema financiero español vuelva a funcionar y a dar crédito.

¿Crédito? ¿Qué crédito? diréis algunos. Es verdad, para muchas pymes españolas, todavía es una auténtica quimera conseguir financiación.

————————————————————————————————————————-
Apunte final: BBVA y Santander han conseguido registrar ganancias gracias al dinero que han ganado en otros países donde están presentes (Brasil, México, Estados Unidos… ). Porque si se analiza solo su negocio en España, los números que salen son rojos. Pérdidas que ellos insisten no se repetirán en 2012 porque ya han “purgado” lo más gordo.

Bancos




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *