PARTICULARES CON PREFERENTES EN EL PAÍS MÁS BANCARIZADO DEL MUNDO


Imagen del Video de Noticias Cuatro sobre víctimas del 11M afectadas por las preferentes
El país más bancarizado del mundo ha sido “el único país civilizado en colocar preferentes entre particulares” (no lo decimos nosotras, lo dijo el Ministro de Economía, Luis de Guindos). ¿Existe alguna relación? 
¿Qué significa ser el país más bancarizado del mundo? Que teníamos más oficinas bancarias por habitante. Concretamente, según FUNCAS en el año 2007, eran 96 sucursales bancarias por cada 100.000 habitantes. Algunos pensarán que son pocas. Veamos una comparación:  
  • España, 96 sucursales por cada 100.000 habitantes.
  • Alemania, 49 sucursales por cada 100.000 habitantes.
  • Italia, 52 sucursales por cada 100.000 habitantes.
  • Portugal, 52 sucursales por cada 100.000 habitantes.
  • Estados Unidos, 31 sucursales por cada 100.000 habitantes.
Es decir, duplicábamos el número de oficinas bancarias per cápita de Alemania y triplicábamos el de Estados Unidos.
Cada director de sucursal en España atendía, como media, a mil clientes, frente a los 2.000 del director de oficina alemán y 3.200 del estadounidense. ¿En qué se traduce esto?
Aquí va mi teoría: en que para el cliente español, en muchos casos, es más fácil terminar estableciendo una relación más personal con el director de la oficina, el comercial o el cajero. Y llega un momento en el que cree que son tan conocidos que son casi como amigos. (Esta relación es mucho más estrecha en las ciudades pequeñas y los pueblos donde se conocen todos.) Ésta familiaridad ayuda a que nos encontremos con desastres como el de las preferentes, que ya sabéis que no tienen nada de preferentes.
Lo que no sospechan la mayoría de los clientes es que los incentivos de las personas que trabajan en la sucursal muchas veces no coinciden con los suyos: es decir, que no siempre le asesorarán bien porque el objetivo del director es “vender o colocar” lo que le digan. Cuanto más venda, más comisiones y más ingresos para el banco. 
Con esto no quiero decir que todo lo que vendan los bancos sea malo. En absoluto. Lo que quiero dejar claro es que el director de la sucursal no es una persona objetiva para asesorarnos y tenemos que ser conscientes de esto. Los bancos no son bueno ni malos, sino necesarios*: lo que hay son buenas y malas políticas de gestión y comercialización.

 

Ahora la factura de esta crisis la pagamos los contribuyentes y los que compraron preferentes y subordinada de entidades rescatadas, que a su vez también son contribuyentes.
Los recortes de personal y cierres de sucursales seguramente nos bajarán del ranking de países más bancarizados. Pero, ¿qué se puede hacer para evitar que esto vuelva a suceder? ¿Cómo impedir que la gente invierta en productos que no entiende y no le convienen? ¿Tiene que aprender todo el mundo de economía para poder andar por la vida ?
El economista Robert Shiller nos contaba en una entrevista sobre su libro “Las finanzas en una sociedad justa”, Ediciones Deusto (un libro que incluímos entre los mejores de 2012) cómo hacerlo: contratar a un asesor independiente, como se contrata a un abogado cuando te hace falta.
Ya, pero ¿quién puede permitirse el lujo de pagar un asesor económico independiente? Shiller propone que sea el propio Gobierno el que financie este servicio. (Ya oigo las risas) ¿Pero cómo va a gastar el Estado dinero en esto cuando está recortando en todo?
Veamos: el rescate bancario nos va a salir por unos 60.000 millones de euros + los 10.000 millones que “apechugan” los clientes con preferentes y subordinada de los cuatro bancos nacionalizados. Con 70.000 millones de euros se podrían pagar 1.500 euros por español en asesoramiento. Supongamos que no los gaste de golpe, que son unos 100 euros al año (una o dos visitas al experto independiente como mucho). Entonces habría dinero suficiente para pagar el asesoramiento financiero de toda la población española durante 15 años. (Sería mucho más si la ayuda se estableciera dependiendo del tipo de renta de cada uno).**
¿No merece entonces la pena dedicar dinero público a este tipo de servicios para evitar tener que volver a pagar una factura como la del rescate bancario? 
No estaría mal dejar de ser el país más bancarizado del mundo para convertirnos en el más bien asesorado del mundo civilizado.
———————–
*Hemos creado un sistema en el que dependemos de las finanzas, nos guste o no.
** Admito que es un cálculo muy simplista, pero ¿alguien se ha parado a pensar todo lo que podríamos haber hecho con esos 70.000 millones? Por no contar lo que nos cuestan los efectos colaterales de esta crisis: menos crédito, menos actividad, más paro, más deuda pública, más intereses para pagar la deuda, …

Bancos

Etiquetas: , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *