POR QUÉ LOS BANCOS NO QUIEREN QUE CAMBIE LA LEY HIPOTECARIA


Ilustración de Iván Solbes
 
Está bastante claro que los bancos no quieren que se cambien las reglas del juego en plena partida. Es evidente que van ganando el pulso, vistas las descafeinadas medidas antidesahucio aprobadas recientemente por el Gobierno. Se podría argumentar que las entidades se oponen a que se toque la ley hipotecaria porque si cambia, entonces podrían perder dinero o quizá ganar menos del que pensaban. Sí, es cierto. Podría terminar ocurriendo eso.
 
Sin embargo no es el único argumento de los banqueros para defender su oposición. Hay otro importante y de mucho peso. Exactamente de 426.201 millones de euros de peso. Se llaman cédulas hipotecarias, y aunque nunca hayáis oído hablar de ellas, jugaron y juegan un papel determinante en esta crisis bancaria-hipotecaria-inmobiliaria.
 
Las cédulas hipotecarias las crearon los bancos. La historia viene de lejos. En el génesis de esta burbuja inmobiliaria llegó un día en el que los bancos se dieron cuenta de con sus depósitos no podían mantener el ritmo de préstamos.* Ya os contamos en este post que en junio de 2008, las entidades españolas solo podían cubrir con el dinero de los depósitos 6 de cada 10 euros de créditos que concedían. ¿De dónde sacaron lo que les faltaba?
 
«Las hipotecas que yo ya he concedido son todo un negocio. ¿Por qué no venderlo y sacarle partido?», pensaron los bancos. «¿Por qué esperar 30 años a recuperar mi dinero si lo puedo tener ya si alguien me lo adelanta?» Ese alguien fueron otros bancos (mayoría extranjeros) y fondos de inversión. La cosa fue más o menos así: 
 
«Mira, el negocio me va de maravilla. Estoy ganando mucho dinero en España. Cuantos más créditos doy, más beneficios genero. Pero necesito más fondos para seguir con este ritmo. ¿Me prestas algo?»
 
«¿A cambio de qué?»
 
«Sí me das 100 millones, yo te pago un interés del 3% todos los años. Como una renta fija», propusieron los bancos españoles.
 
«¿Y qué pasa si no me devuelves el dinero?», recelaron los inversores.
 
«Te quedas con estas maravillosas hipotecas que he concedido. De máxima calidad, te lo aseguro. Aunque te falle algún hipotecado con la letra, no te preocupes: te podrás quedar con su casa. Recuperarás todo tu dinero «.
 
Y así surgieron las cédulas hipotecarias. Esos 100 millones servirían luego al banco para seguir concediendo hipotecas, que luego podría volver a vender en el mercado y conseguir otros 100 millones de euros… Un suma y sigue. Hoy hay en circulación 426.201 millones de euros en cédulas hipotecarias (renta fija que han creado los bancos).  
 
¿Qué pasa si ahora un cambio en la ley hipotecaria altera las garantías de estos préstamos? Que los que compraron cédulas hipotecarias dudarían de si su inversión sigue siendo igual de segura. «¿Recuperaré todo el dinero si se ejecuta el desahucio?», se cuestionarán los inversores. 
 
No sólo eso. Cuando un banco quisiera conseguir más dinero ofreciendo como garantía sus hipotecas de máxima calidad (un dinero ahora ya no tanto para dar créditos sino para pagar deudas y/o tenerlo en caja por si las moscas…) los inversores le exigirían no un 3% de intereses sino un 5%, o un 6%, un 9%…
 
A las entidades españolas se les encarecería uno de los pocos grifos que todavía les funcionan para obtener liquidez. De hecho, las cédulas hipotecarias se consideran «tan buenas» que hasta pueden ir con ellas al Banco Central Europeo, dejarlas en garantía, y llevarse prestados unos cuantos millones para seguir tirando.
 
¿Se entiende ya por qué los bancos tienen muchos motivos para que no se toque la ley hipotecaria?
 
————————————————————————————————
 
*El banco más simplificado del mundo capta ahorro de sus clientes y lo convierte en créditos para otros. El dinero entra en forma de depósito y sale en forma préstamo. Pero cuando el boom despegó los depósitos no crecían tan rápido como los préstamos. Los bancos se estaban quedando sin dinero con el que aprovechar las magníficas oportunidades de negocio que se les presentaban día tras día y recurrieron a la financiación exterior. Insistimos en la relectura de «Una crisis de película: The horror picture show.»

Bancos

Etiquetas: , ,




6 comentarios en “POR QUÉ LOS BANCOS NO QUIEREN QUE CAMBIE LA LEY HIPOTECARIA

  1. Bien explicado, a ese ritmo, no tengo depósitos pero si concedo hipotecas, pero para conceder esas hipotecas tengo que pedir dinero prestado y jugar con eso. ¿No hubiera sido más fácil denegar operaciones que eran a todas luces inviables y haber respetado las reglas, el 80% del valor de tasación y que la letra no superase el 40% de los ingresos anuales.?

  2. Los bancos argumentan con las cédulas hipoetcarias contra cambios en las leyes: sería cambiar condiciones a productos en mercados internacionales, mala imagen del país, etc.
    Otros responden que en realidad el mercado de cédulas lleva tiempo cerrado y sólo sirven para depositarlas en el BCE.
    Y qué casualidad que el BBVA, tras más de año y medio sin hacerlo, coloca una emisión en el mercado: http://www.expansion.com/2012/11/26/mercados/1353921668.html

  3. Gracias por compartir toda esta información y poner un poco de luz en todo este asunto de la reforma hipotecaria. Estoy pensando en contratar una hipoteca abierta de La Caixa en los próximos meses, pero no estoy del todo seguro. Aún tengo pendiente mirar en distintas páginas como Financierum para ver qué me conviene más, y comparar esta hipoteca con otras para ver si hay alguna mejor. A ver cómo me va…
    Un saludo y enhorabuena por el blog, me gusta mucho!
    Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *