COSAS QUE NOS HAN HECHO PENSAR: 15-19 OCTUBRE


Esta semana arrancamos con un «funny paper», nunca mejor dicho: «The unbearable Lightness of the Economics-Made-Fun Genre» del profesor Peter Spiegler de la Universidad Masschusetts Boston. Lo descubrimos gracias a este post de Arjun Jayadev en Triple Crisis, donde se resume la esencia del trabajo de Spiegler:
«Many critics of the Economics-Made-Fun (“EMF”) genre have charged that it contains very little actual economics. As such, it would seem that criticisms of EMF do not apply to economics more broadly. In this paper I take a contrary view, arguing that, in fact, at a deep conceptual level the engine of EMF analyses is precisely the engine of mainstream economics. Specifically, I argue that both EMF and mainstream economics rest on a conceptual foundation known as the Principal of the Substitution of Similars (“PSS”). Understanding how PSS leads EMF practitioners to make claims well beyond what is warranted by their analysis also offers insight into how PSS can put economists in danger of overestimating the power and scope of their analyses. I explore the consequences of such problems through examples of economic analysis of the U.S. housing market in the lead-up to the recent financial crisis.»
Es decir, los economistas, tanto los que se dedican al género «funny» como al «serious» pecan de abusar de esta PPS que consiste en: «si dos objetos son superficialmente parecidos, se puede suponer que son idénticos en ciertas características eseciales (arbitrariamente elegidas).» Como ejemplo, Spiegler pone esta escena de los Monty Python:
Es decir, si la bruja pesa lo mismo que el ganso, entonces es una bruja. Si has leído alguno de los libros que menciona Spiegler a lo largo de su artículo (Freakeconomics, Discover your inner economist,…) te puede interesar, aunque el autor no solo se centra en las conclusiones de EMF, sino también en las de la economía «seria» actual.
Seguimos con la lista de la semana.
«Pero políticas de austeridad que aumentan el paro, que subutilizan —porque recortan— la capacidad de nuestros investigadores, que dejan la capacidad industrial infrautilizada, que constriñen aún más los recursos del sistema sanitario más eficiente de Europa, no son políticas de austeridad, son políticas que despilfarran los recursos productivos.
Políticas de estabilidad fiscal que contraen la economía y con la contracción elevan las primas de riesgo, no son políticas de estabilidad. Y no lo son porque aumentan el gasto público improductivo y agudizan la crisis.
Los economistas no podemos dejar que nos roben las palabras. Reformas estructurales que desregulan —cuando es precisamente la desregulación la que nos ha traído esta crisis— no son reformas estructurales. Son contrarreformas.»
Both Coase and Krugman bemoan the neglect of their profession’s patrimony – a tradition dating at least to Adam Smith – that valued grand and unifying theories of political economy and moral philosophy. The contemporary obsession with reductionist and mechanical models seems to have driven the profession from theory toward ideology, putting it out of touch with the real economy.
Indeed, today’s mainstream micro- and macroeconomic models are insufficient for exploring the dynamic and complex interactions among humans, institutions, and nature in our real economy. They fail to answer what Paul Samuelson identified as the key questions for economics – what, how, and for whom are goods and services produced, delivered and sold – and rarely deal with “where” and “when,” either
Sobre la desigualdad:
«Es un tema importante porque, a partir de la experiencia del Reino Unido, y Estados Unidos y otros países extremadamente desiguales se sabe que la polarización de las rentas es la raíz de una amplia gama de problemas sociales y sicológicos, desde la obesidad a la delincuencia violenta; las enfermedades mentales a la esperanza de vida; la tasa de homicidios a la mortandad infantil; la adicción al juego  a la adicción a drogas y población en la cárcel; desde los niveles de la confianza en la sociedad a la movilidad social.»
Sobre la Tasa Tobin recién aprobada por 11 países europeos:
«¿Sirve de algo aplicar un impuesto sobre los movimientos de capitales si se puede puentear de manera sencilla? ValenciaPlaza.com ha preguntado a economistas y actores del circo bursátil. Y el consenso del mercado es claro y diáfano: no.»
Sobre los nuevos Premio Nobel
A través de twitter de Kamal Romero, profesor ayudante en CUCC, nos llegó una relación de lecturas para entender por qué les han dado este año el Premio Nobel de Economía a Alvin Roth y Lloyd Shapley: una lista elaborada por el NYT y un estudio concreto de Roth en el que aborda el tema de la repugnancia como un restricción en los mercados.
Sobre el desempleo
La prensa española (La Vanguardia) y el NYT se hacían eco de un nuevo modelo para hacer previsiones sobre la tasa de paro (y del que es coautor el español Regis Barnichon). Su propuesta mejora los resultados sobre todo en épocas turbulentas, señalaba el diario estadounidense.
Nos quedan pendientes estas últimas lecturas, pero es que nos acaba de llegar el nuevo libro de Skidelsky «¿Cuánto es suficiente? Qué se necesita para una «buena vida» y la próxima semana entrevistaremos al autor, del que os hablamos hace poco en el blog.

Para leer

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *