EL "CADÁVER BANCARIO" SALE DEL ARMARIO



Ya sabemos cuánto nos puede costar el nuevo rescate a los bancos: unos 40.000 millones de euros. Eso es lo que tendría que inyectar el Gobierno, vía préstamo de la UE al Estado español (es decir, los contribuyentes). ¿Es mucho, poco o suficiente?

 
Hay que tener en cuenta que esto es un suma y sigue: las cuentas que hacía Íñigo de Barrón en El País ascendían a 21.000 millones ya gastados en el sector y difícilmente recuperables. Pero puede ser todavía peor si se activan los planes de protección de activos (sobre todo el de la CAM) que podrían sumar muchos más millones a la factura. Pues a estas cuentas se sumarían ahora otros 40.000 millones (o más) de la nueva inyección de capital en las entidades más tocadas (Bankia, CatalunyaCaixa, NovaGalicia y Banco Valencia, fundamentalmente).
 
¿Han sido realistas los expertos a la hora del calcular las ayudas máximas que podrían necesitar los bancos? La palabra «rigor» fue, probablemente junto con «millones», la más utilizada en la rueda de prensa del viernes para presentar los resultados de la auditoría de Oliver Wyman. 
 
En el escenario más apocalíptico de todos, y con «una probabilidad del 1% de que suceda», remarcaba el presidente del Banco Popular, las entidades tendrían que hacer frente a pérdidas de 270.000 millones repartidas entre 2012, 2013 y 2014. Es decir, el sistema tendría que estar preparado para soportar un tsunami de impagos y morosidad que le acarrearía números rojos de 90.000 millones en cada uno de estos tres ejercicios. Y atención: esas pérdidas vendrían solo de los préstamos al sector privado español (que es verdad que concentra el principal problema pero no es lo único que puede ir mal en el banco).
 
Una vez estimadas las pérdidas, los auditores se preguntan: ¿están preparados los bancos para hacer frente a estos números rojos? Si no lo están, el banco puede quebrar. ¿De qué recursos disponen para luchar?
  1. Provisiones. Ya sabéis, dinero guardado en una hucha para hacer frente a «imprevistos».
  2. Capacidad de generar ingresos con el negocio.
  3. Colchón de dinero (conocido oficialmente como buffer de capital). Un dinero extra que exigía el Banco de España que se tuviera «por si las moscas».
Nos vamos a centrar en el origen de las pérdidas a las que tendrían que hacer frente los bancos. Vamos a analizar su origen en el supuesto realmente catastrófico: 
 
Crédito promotor y el suelo.
  1. Según la auditoría, de los 227.000 millones de euros en préstamos al sector promotor se perderían 43 euros de cada 100. Es decir,  97.000 millones (recordamos, a repartir en  los años 2012, 2013 y 2014 aunque la peor parte sería en el año en curso.)
  2. El suelo no urbano que tienen los bancos (el más problemático de vender porque «es posible que nunca se llegue a construir nada ahí», nos explicaba un experto) no tendrá un valor cero, tal y como calcularon los auditores en en el examen de julio. Es decir, los bancos no perderán todo el dinero. Eso supone que, en teoría, ingresarían algo por su venta, aunque sea con rebajas de precio del 70% y 80%, en el peor de los casos. 
Créditos a PYMES
  1. A finales de 2011 habían prestado a PYMES 237.000 millones. ¿Cuántos perderían en el escenario adverso? 40.000 millones (2012-2014). 
Hipotecas
  1. Las entidades han prestado unos 620.000 millones en préstamos hipotecarios. En el caso apocalíptico (con desempleo al alza y alcanzado la tasa del¡¡¡¡¡ 28%!!!!! en 2014), los bancos perderían 34.000 millones (en tres años). 
Y con este panorama ¿quiénes necesitarían más ayudas públicas porque no tendrían bastantes provisiones, ingresos, colchones de dinero? Los cuatro bancos nacionalizados.
 
Bankia                            necesitaría 24.743 millones para hacer frente a pérdidas de 42.746 millones
CatalunyaCaixa              necesitaría 10.825 millones para hacer frente a pérdidas de 17.230 millones
NCG Banco                    necesitaría 7.176 millones para hacer frente a pérdidas de 12.738 millones
Banco de Valencia          necesitaría 3.462 millones para hacer frente a pérdidas de 5.752 millones
 
En nuestra opinión, el escenario adverso de los auditores no es tan poco probable, sino todo lo contrario, es el más probable. Y aún así, ¿los bancos van a poder recuperar más de la mitad del crédito promotor? ¿Y de verdad conseguirán que alguien les pague algo por el suelo no urbano? La  morosidad del sector hipotecario, ¿no será mucho peor con los recortes en prestaciones que ha anunciado el gobierno?
 
Esas son las dudas que nos suscita el informe de Oliver Wyman. Habrá que ver ahora cómo la creación del «Banco Malo» altera estas cifras. También variarán las necesidades de ayuda de los cuatro bancos nacionalizados dependiendo del reparto de pérdidas entre los propietarios de preferentes y deuda subordinada. Pero eso ya lo dejamos para otro día. Hoy ya nos hemos pasado de números.
 
Si os habéis quedado con ganas de más, todos los datos de las auditorías los podéis consultar en la web del Banco de España.

El título del post está inspirado en una frase de José Viñals, ex subgobernador del Banco de España y ahora director de Mercado de Capitales del FMI. «En Europa existen demasiados cadáveres en los armarios de los bancos.»

Bancos

Etiquetas: , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *