MANIFIESTO CONTRA LA IGNORANCIA: LECCIONES DE UNA CRISIS I


Gente eligiendo adecuadamente un producto antes de
                                                                comprarlo


El Gobierno dice que quiere evitar la repetición de escándalos como los de las preferentes o la deuda subordinada que ha dejado atrapados los ahorros de miles de familias españolas. Por eso, ha decidido incluir en el Real Decreto ley sobre “Resolución y reestructuración de entidades”, o sea, lo que hemos llamado la nueva Reforma Financiera o de los bancos, nuevas normas a la hora de que los bancos comercialicen estos productos sofisticados y de alto riesgo entre los ciudadanos de a pie. Lo que ha hecho ha sido incluir apenas tres párrafos en los que dice :
1. Que siempre que se vayan a vender preferentes o deuda subordinada, la mitad de ellas deberán colocarse a inversores institucionales, o sea,grandes inversores expertos.
2. Que cuando se compre uno de estos dos productos cada inversor tendrá que comprar como mínimo 25.000 euros si el producto cotiza(o sea, se puede luego comprar y vender) o 100.000 euros si no lo hace.

Dice el Gobierno que con el punto 1. se evita que un producto así solo vaya dirigido a pequeños ahorradores y que con el punto 2. serán pocos los pequeños ahorradores que tengan el suficiente dinero para invertir en estos productos.

No está mal. Pero si el objetivo es que nadie más vuelva a ser estafado al confiar sus ahorros se queda bastante corto. ¿Sólo con preferentes o con deuda subordinada se puede engañar al personal? Si una familia lleva 20 años ahorrando y ha conseguido juntar 25.000 euros, ¿ya se le puede vender un producto se este tipo?

Seguramente durante el debate en el Congreso de este Decreto y luego, cuando se desarrolle la norma, esto se completará. Ojalá que de forma que, de verdad, algo así no se vuelva a repetir. Pero lo que se aprobará será una normativa de obligado cumplimiento para los bancos. Sin embargo, en economiaendostardes pensamos que los ciudadanos tenemos un papel que jugar para impedir que esto se repita y, además, o el ser humano cambia, o la única forma de impedir escándalos de este tipo es que nosotros nos hagamos responsables de lo que hacemos con nuestros ahorros. ¿La manera?: el conocimiento; porque el saber no ocupa lugar, en todos los ámbitos de la vida. Y la economía no queda fuera de esto.

MANIFIESTO CONTRA LA IGNORANCIA FINANCIERA:

Justificación del Manifiesto contra la ignorancia:

Preferentes, clips, deuda subordinada, contrato collar, permuta…¿Os suenan estos nombres? Son productos que se han vendido a ciudadanos de a pie sin que éstos los entendieran, sin que supieran qué estaban comprando o dónde estaban dejando su dinero. Frecuente ha sido escuchar frases como: “Yo no entiendo nada de finanzas, a mi me lo aconsejó el del banco” o ” Yo quería un plazo fijo y el del banco me dijo que esto era lo mismo”. Ahora hay cientos de miles de familias españolas atrapadas en estos productos y también perdiendo mucho dinero en acciones: “Sí, yo sabía que con las acciones se podía perder dinero, pero el del banco me dijo que las que yo compraba eran muy seguras”. Para intentar que esto no vuelva a pasar, en economiaendostardes redactamos el siguiente Manifiesto contra la Ignorancia Financiera:

1. No  meteré mi dinero en un producto que no sepa qué es.
Cuando vamos a una tienda de ropa a comprarnos algo sabemos si  estamos comprando  una falda, un pantalón, una camiseta…, sabemos lo que es cada cosa. Imagináos que llegamos a casa y le decimos a nuestra madre: “Mira la camiseta que me he comprado” y sacamos una falda.  Pues con los bancos, lo mismo: tenemos que saber si estamos comprando una cuenta corriente, un depósito, un fondo de inversión en renta fija o en renta variable y cuáles son las características de cada uno de ellos.
No me dejaré llevar por el nombre del producto; comprobaré que, además del nombre, lleva el contenido.

2. El del banco no es mi amigo, es un comercial.
Me gustan dos faldas de la tienda. Una vale 20 euros y la otra 35. Me pruebo las dos y la dependienta me dice: ésta (la de 35 euros) te queda muchísimo mejor. Puede ser verdad, pero… ¿a que desconfías de si te lo está diciendo porque es más cara?

3. El del banco no se lo sabe todo.
Me gusta una falda pero la tela es muy rara. ¿Qué es ?- le pregunto a la dependienta. – Oh, es un tejido nuevo, con una caída preciosa. -¿Se puede lavar en la lavadora? -Supongo que sí… Miras la etiqueta y pone “lavado en seco”. No te la llevas; o sí, porque te ha gustado mucho, pero sabes que cada vez que se manche… ¡al tinte!

4.Cuando el banco me ofrece un producto que sirve para “asegurarme contra algo” o “cubrirme de algún riesgo”, ese producto es un producto sofisticado. Esto supone que estoy haciendo una apuesta y que el banco está apostando lo contrario que yo.
Por ejemplo, cuando ofrecieron las permutas a los hipotecados les decían que era un seguro por si subía  el euribor. Si subía, al hipotecado le bajaba la hipoteca. Pero, en realidad, el banco estaba apostando a que pronto el euribor iba a bajar; y los hipotecados, sin enterarse, estaban apostando a que el euribor iba a subir. En pocos meses el euribor bajó (¡hombre, claro!, lo normal es que el banco sepa más que tú). entonces los hipotecados empezaron a ver cómo sus hipotecas subían cientos de euros al mes.

5. Lo que no esté en cuentas corrientes, ni en depósitos, lo puedo perder.
Solo estos productos están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta un máximo de 100.000 euros por titular y cuenta.
Los Fondos de inversión y de pensiones NO están garantizados.

6. Si no soy un jugador, (porque hay quien quiere jugar con su dinero, como en el casino; y es libre, claro, de hacerlo) preguntaré siempre si el producto está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos.
Cuando está cubierto, si pasa algo, el Banco de España me devolverá mi dinero siempre que no supere esos 100.000 euros por titular y cuenta.

7. Los Fondos de Inversión en Renta Fija, no dan una renta fija.
El dinero se invierte en deuda, en bonos, en letras… Si cuando yo quiero sacar el dinero del fondo, éste está a un precio inferior al que estaba cuando lo compré, perderé dinero.
Hace unos años, al inicio de esta crisis,  acompañé a mi hermana pequeña a contratar un depósito a un año para guardar unos pocos euros que había logrado ahorrar.
Empleado del banco: Metedlo en un fondo de  inversión de renta fija
Yo: No, a ella no le importa ganar poco dinero, lo que quiere es tenerlo en un lugar seguro.
Empleado: Pero si esto…¡es segurísimo! ¡Yo mismo tengo varios fondos de inversión!
Yo: Es que, de verdad, a ella no le importa ganar poco, pero sí quiere asegurarse de que su dinero no mengua.
Empleado: Hombre, como esto es un fondo de inversión en renta fija, te da una rentabilidad fija
Yo: (ojiplática) ¿Sí?, ¿y cuál es esa rentabilidad fija que da este fondo?
Empleado: ¿?¿? Eh… bueno, es que depende.
El empleado tenía más de 50 años y toda su carrera en la banca. Estoy convencida de que no nos quería engañar, de que ignoraba cómo funcionaba el producto.

8. Lo que sea importante para mi, lo querré por escrito, no me bastará con que el del banco me lo diga de viva voz.

9. Aunque sea un rollo me leeré todos los papeles tranquilamente, y hasta que los entienda, antes de firmar la compra del producto.

10.Cuando me hagan el test de conocimientos financieros, no diré que lo entiendo todo porque más o menos me suene.


Estos diez puntos se encierran en dos: “no me dejaré cegar por la codicia ni desearé, avariciosamente, las ganancias ajenas”

Bancos

Etiquetas: , , , ,




4 comentarios en “MANIFIESTO CONTRA LA IGNORANCIA: LECCIONES DE UNA CRISIS I

  1. ¡¡AL FIN!! el mayor problema que hay en España se llama Ignorancia. Sooy estudiante de ADE y lo que veo, a medida que me acerco al final de mis estudios, es que este es el problema. La educación financiera debería implantarse desde que estamos en el colegio (Primaria – ESO)…
    Me encanta el cierre del manifiesto: “Estos diez puntos se encierran en dos: “no me dejaré cegar por la codicia ni desearé, avariciosamente, las ganancias ajenas””

    Fantástico… os seguiré! espero coincidir en muchos más puntos, con vosotras 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *