UNA CRISIS DE PELÍCULA V: DUELO AL SOL EN EL BCE





Photo Courtesy of http://www.afi.com
Este jueves 2 de agosto el BCE celebra su reunión habitual. Pero no será una más. Se avecina lo que la prensa alemana ha bautizado como “un duelo al sol” entre el presidente del BCE, Mario Draghi y el presidente del Bundesbank (el banco central alemán), Jens Weidmann. ¿Quién ganará? Nuestra economía (y es posible que hasta el futuro del euro) depende en parte (o gran parte), del resultado de este lance.
Veinticuatro horas antes del duelo, el poderoso e influyente banco central alemán, Bundesbank, dejaba muy clara su posición. Vía autoentrevista en su propia web y con motivo de su 55 aniversario, Weidmann decía:  
  1. El Bundesbank no es uno más de los 17 que integran el euro: “Es el mayor y el más importante del eurosistema y tenemos una mayor voz que el resto”.
  2. El banco central tiene que mantener su independencia de la política y no sobrepasarse en su mandato.
Traduzco para los que no estén tan puestos:
  1. Nos vamos a oponer con uñas y dientes y trataremos de convencer al resto de que el BCE no puede comprar deuda de España e Italia para ayudarles a bajar su prima de riesgo. ¡Esas no son formas! 
  2. Un banco central está para garantizar la estabilidad de los precios y punto. Lo demás no le incumbe.  
No es que los alemanes hayan cambiado de discurso. Piensan esto desde hace años. Frente a esta posición tenemos a un Mario Draghi que hace unos días sorprendió a muchos al declarar:
Pero tampoco es que el presidente del BCE haya cambiado su posición. Lleva diciendo más o menos lo mismo desde hace meses.
¿Qué puede pasar en la reunión del 2 de agosto? ¿Qué puede hacer Draghi que no esté haciendo para salvar el euro? Principalmente dos cosas. Y ya de entrada, los alemanes han dicho NEIN a las dos. 
1. Comprar deuda. El BCE lleva 20 semanas sin comprar ni un solo bono. Ni español, ni italiano, ni francés. Nada. Cuando ha salido de compras, eso sí, ha sido de forma muy discreta. Dice que no tiene “poder” para arrasar con estas operaciones (esta excusa es también made in Germany).
2. Dejar que otros compren deuda con más “poder”. Es decir, dejar que esos fondos de rescate del euro se empleen a fondo en comprar deuda de España e Italia. Y para ello el BCE les daría una ficha bancaria, para aumentar su poder de acción.
Hay otras posibilidades, más megasubastas de liquidez como las de diciembre y febrero, es decir, “barra libre para todos los bancos (no es muy probable porque el propio Draghi no lo considera), penalizar a los millones de euros ociosos (y son muchos millones) que duermen todas las noches en el BCE para que en lugar de volver al banco central se dediquen a comprar o prestar (esta decisión ya se ha tomado en Dinamarca, por ejemplo).  
No hay nada decidido. No sabemos todavía quién de los dos ganará este duelo. Lo que sí parece bastante claro es que si Mario Draghi no toma decisiones mañana y todo esto termina en un discurso muy descafeinado, es decir, Alemania gana, España y su prima de riesgo volverán a sufrir en los mercados.

Bancos

Etiquetas: , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *