UN BANCO MALO ¿ES BUENO?



A cambio del rescate a los bancos, Bruselas obligará al Gobierno a crear un banco malo para las entidades que necesiten ayuda. La idea, en esencia, es que una entidad se quede con todos los activos tóxicos inmobiliarios que arrastran los bancos. Extirpado el problema, estas entidades podrían volver a funcionar y dar crédito o podrían venderse sin comprometer más dinero público (la opción adoptada hasta la fecha para sanear el sector).
¿Qué es un banco malo?
Pues un banco que se queda con todo lo que los otros bancos no quieren tener ahora en su balance: pisos sin terminar, solares, edificios, oficinas, casas… Activos que ahora no tienen salida y no hay forma de vender en el mercado.
Bueno, sí se pueden vender pero a ¿a qué precio? A precio de saldo, dicen los banqueros. Y ellos no quieren eso porque supondría asumir muchas pérdidas. ¿Cómo se calculan esas pérdidas? Pues si el banco tiene en su balance que su activo “suelo” vale 100, pero lo vende sólo por 20, tiene que reconocer 80 euros de pérdidas. Y ese dinero tiene que estar provisionado. ¿Os acordáis de las famosas provisiones que han ido teniendo que hacer los bancos?
La pregunta clave es, ¿cuánto va a pagar el banco malo por esos terrenos, casas, oficinas…? En nuestro ejemplo anterior ¿lo compraría a precio del balance (100 euros), a precio de mercado (20 euros)?
  • Si el banco malo paga más de lo que pagaría el mercado por estos activos tóxicos (son tóxicos porque no valen lo que dicen las cuentas del banco, sino muchísimo menos), entonces el Estado asume las pérdidas que tendría que reconocer el banco.
  • Por el contrario, si el banco malo los compra (con dinero público, por si alguien se ha olvidado) a precio de mercado, entonces es la entidad rescatada la que tiene que asumir todas las pérdidas. ¿Está preparada para asumir esos números rojos sin hundirse? ¿Tiene provisiones suficientes? Puede surgir otro problema: que la entidad necesite más ayudas.
Así que el Gobierno optará por una opción intermedia: pagará un precio a mitad camino entre el precio de mercado y el de libros. En sus propias palabras: “un precio razonable”. Eso significa que el Estado asumirá PARTE de las pérdidas de la ruinosa política de créditos de parte del sector bancario.
La esperanza es que en el futuro, cuando esto mejore, el banco malo podrá vender a un precio más alto todos esos pisos, chalets, edificios, solares por los que hoy nadie da más de dos duros.
La alternativa sería esa: venderlos por lo que sea. ¿Qué nos dan dos duros? Pues dos duros. Los cogemos, liquidamos el banco, pagamos a los depositantes hasta un máximo de 100.000 euros por cuenta y titular, y si llega, al resto de acreedores. (y si no llega para pagar a los depositantes tendría que poner dinero el Estado o el Fondo de Garantía de Depósitos).
Lamentablemente, en el caso español, a diferencia de otros países, estamos hablando de muchos particulares con deuda subordinada, acciones preferentes que terminarían perdiendo gran parte de su dinero porque serían los últimos en cobrar en caso de liquidación del banco.

Luis de Guindos ha reconocido que “las preferentes nunca se tenían que haber comercializado”. Nosotras añadimos, “y otras muchas otras cosas”. El ministro de Economía declaraba luego que serían “sensibles” a la situación de los afectados. Parece que Bruselas impondrá que los propietarios de estos productos asuman «parte» de las pérdidas. 
Así que retomamos la pregunta inicial: un banco malo, ¿es bueno?
1. Si dentro de equis años, el banco malo vende a un buen precio todos esos activos hoy tóxicos y saca beneficio… ha sido bueno.
2. Si dentro de equis años, el banco malo vende los pisos, solares… a un precio insuficiente, entonces la diferencia entre lo que pagó y lo que ingresa por ellos correrá a cargo del contribuyente. Es decir, habremos pagado los platos rotos de los bancos.

Bancos

Etiquetas: ,




12 comentarios en “UN BANCO MALO ¿ES BUENO?

  1. Hola, lo primero es felicitaros por el estupendo blog.
    No sé si lo habéis contado antes o si este es el mejor sitio para preguntar, pero no entiendo muy bien qué significa cuando se habla del «ataque de los mercados a la deuda». ¿Qué mecanismos usan los «mercados» para «atacar»?
    ¡Muchas gracias y seguid así!

  2. Pues sí, a mí me gustaría saber cuánto hay de verdad en «los ataques de los especuladores sobre la deuda española», es gente muy mala que quiere hacernos daño para sacar el máximo beneficio? o es sólo gente que quiere sacar el máximo beneficio conforme a las reglas del mercado? O nuestra deuda realmente es basura y realmente son especuladores porque apuestan sobre basura?

  3. Gracias Guille y Fer por vuestros comentarios. Vamos por partes, Guille:cuando decimos que los mercados atacan a la deuda, básicamente quiere decir que no la quieren, quieren deshacerse de ella, por lo tanto, la quieren vender. Es difícil encontrar alguien que la compre a no ser que haya algún atractivo, es decir que sea muy barata y que además si me arriesgo a comprarla me den a cambio un tipo de interés muy alto porque ya que me arriesgo quiero algo sustancioso. Ese es el mecanismo …muchos inversores a la vez quieren perder de vista los bonos, las letras del tesoro española que habían comprado y Fer: por un lado quieren vender porque no se fían del país, porque tienen miedo de que no podamos devolverles el dinero que nos han prestado pero por otro lado también hay especulación también hay quien gana dinero haciendo apuestas sobre lo mal que va a ir nuestar deuda y nuestro país.

  4. Ok, eso es lo que yo había entendido. Lo que me choca es que se hable de «ataque» cuando en muchos casos se trata de malvender perdiendo dinero por miedo a lo que pueda pasar.
    ¡¡Muchas gracias!!

  5. Bueno, cuando los grandes inversores venden la deuda antes de que venza es porque ven otra posibilidad de negocio mejor en otro sitio. Si te refieres a un pequeño inversor particular es otra cosa pero también ha hecho una apuesta que le ha salido mal. Si tú decides comprar un bono del Tesoro español a cinco años sabes(o deberías saber) lo que estás comprando. Has decidido dejar en un sitio un dinero a cambio de que al cabo de cinco años te devuelvan ese dinero más un interés. Si necesitas ese dinero antes, encontrarás en el mercado alguien que se quede con tu bono y te dé a ti el dinero, pero si es antes de los cinco años , tu bono puede valer menos o valer más y eso deberías saberlo. Puede ser que necesites el dinero antes por un imprevisto que te ha sorprendido pero si tú ya tenías pensado venderlo antes de los cinco años has corrido un riesgo. Es cierto que hay gente que esto no lo sabe; los que sí lo saben han «especulado» igual que los grandes pero a su nivel. Sobre lo que se sabe y lo que no se sabe acerca de bonos, letras,acciones, depósitos…etc, tenemos un post pendiente, Guille ¡gracias por seguirnos!

    • Difícil de saber pero la lógica indica que incidiría a la baja. Si ese banco malo se marca un propósito de venta al año (cada año vendo x inmuebles) entonces tendrá que hacerlo a precios de mercado. Ese precio será una referencia para otras operaciones inmobiliarias parecidas.

    • No se olvide que esta entidad no actuará con criterios de mercado, todo lo más alejado de la realidad esa presunción. Tendrá una gran cantidad de activos en su balance por lo cual será un potente oferente en el mercado inmobiliario, lo que se dá en llamar posición dominante en el mercado. Evidentemente esta posición dominante hará que cualquier acción de venta sea un claro referente de como funcionará el mercado, esto implicará que otros operadores del mercado que no son bancos y que no pueden entregar sus productos tóxicos a los bancos tales como: inmobiliarias, constructoras y promotoras; presionarán al gobierno ,y por ende a este «banco malo», para que no hunda el precio del mercado como podría hacer si tuviera criterios de mercado.

      Como conclusión a esta tesis descrita tendremos:
      1. Incremento del déficit del estado y de la deuda por las provisiones que desembolsará el estado para que esta entidad no quiebre.
      2. Nulo impacto en el mercado inmobiliario del supuesto descenso del precio medio del suelo: construido, en promoción o sectorizado; por la presión que ejercerán otras empresas (sobre todo grandes como FCC,Acciona y otros)para que la venta de estos activos no hundan el precio de los activos de las mismas.

      Como corolarios:
      1. No se castigará la gestión de los directivos de las entidades bancarias que vendan el «activo tóxico» al «banco malo».
      2. Se observa una correlación de intereses entre políticos y clases pudientes que llega a rayar la connivencia delictiva.
      3. Un sistema político que estrangula cualquier petición de responsabilidades y de una inexistente cultura política de la responsabilidad.

  6. «el Estado asumirá PARTE de las pérdidas de la ruinosa política de créditos de parte del sector bancario» y «Guindos afirma que el ‘banco malo’ no supondrá costes para los contribuyentes» http://economia.elpais.com/economia/2012/08/29/actualidad/1346236508_135836.html

    Así que no veo la forma de que los activos tóxicos no supongan perdidas brutales para los bancos y por ende para sus accionistas o preferentes.

    Por otro lado, «que una entidad se quede con todos los activos tóxicos inmobiliarios que arrastran los bancos. Extirpado el problema, estas entidades podrían volver a funcionar y dar crédito». Esto no va a solucionar el problema del crédito en un país en pleno desapalancamiento. Japón es la prueba viviente. Estuvieron 10 años a tipos CERO, y el crédito no se recuperó, porque no había demanda para ello. Si las empresas y familias se están desendeudando, tienen pocas ganas de pedir más créditos. Un banco nunca está limitado por sus provisiones para otorgar créditos, sino por la rentabilidad que se pueda obtener. En la situación actual, con un interbancario europeo colapsado, y sin clientes solventes, el crédito no volverá a fluir aunque se haga un banco malo. Eso sí, les vendrá muy bien a algunas entidades financieras 😉

  7. Hola, chicas:

    Antes de nada, gracias por el post, me ha quedado mucho más claro qué es el ya famoso «banco malo». Sin embargo, hoy De Guindos ha añadido un detalle nuevo: algunas entidades privadas colaborarán en este banco malo. Mi pregunta es: ¿qué papel jugarían estas empresas privadas? ¿Qué funciones cumplirán?

    Un besito,

    Cris del Gallego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *