GUÍA SENCILLA PARA ENTENDER LAS AUDITORÍAS A LA BANCA



Los médicos Wyman y Berger han sometido al sistema financiero a otra prueba de resistencia. Les han colocado los electrodos para controlar su corazón y les han puesto a prueba. En la más dura de ellas se preguntan, ¿qué pasaría si…

  1. el PIB cae este año un 4,1%, el que viene un 2,1% y en 2014, un 0,3%?
  2. el paro sigue subiendo hasta alcanzar el 27,2% en 2014?
  3. el precio de la vivienda registra una caída adicional del 26,4%?
¿Cómo reaccionarían los bancos a lo largo de esta prueba? ¿Cuántos de sus créditos a familias y empresas pasarían a ser morosos? ¿Tendrían bastante dinero (músculo) para superar este test? El resultado global para todo el sistema (los datos desglosados por entidades no llegarán hasta septiembre) es que, en ese escenario tan adverso, el sistema tendría que hacer frente a pérdidas de 273.000 millones de euros.
Lo lógico sería preguntar: ¿y puede el paciente hacer frente a estas 273.000 millones de números rojos?
Veamos, dicen Wyman y Berger:
  • Los bancos seguirán ganando dinero (no todo irá tan tan mal, aseguran los doctores). Con eso podrían cubrir entre 60.000 y 70.000 millones de esas pérdidas.
  • Los bancos, según datos de la patronal AEB, tenían a 31 de diciembre de 2011, 27.000 millones de euros guardados en la hucha de las provisiones para hacer frente a imprevistos.
  • Los bancos además pueden tirar de parte de su capital (su dinero) para enjugar estas pérdidas. A esto se le conoce como colchón o buffer (en inglés). (Son como los leucocitos. Sirven para luchar contra una infección si tienes muchos, pero tampoco los puedes gastar todos porque te quedas sin defensas. Hay que mantener un mínimo por seguridad).
Así que hacemos la resta: a los 273.000 millones de pérdidas previstas en el peor de los casos le quitamos las cantidades que tienen o tendrán los bancos… sale que en el escenario más adverso, a la banca española le faltarían 62.000 millones de euros. ¿De dónde los sacaría?
Está claro que los grandes bancos harían uso de su músculo y lo obtendrían por sí mismos. Tendrían que conformarse con menores beneficios porque las ganancias se destinarían a cubrir la posibilidad del escenario más adverso. Insistimos: estamos hablando siempre de «qué pasaría si…» y las entidades se tendrán que preparar para esa situación, lo que no quiere decir que realmente termine pasando.  
Otros podrían vender alguna cosa y obtener ingresos extras. Pero otros (concretamente las cuatro entidades nacionalizadas: Bankia, Novacaixagalicia, CatalunyaCaixa y Banco de Valencia) necesitarán ayuda. Una ayuda que ya sabemos que vendrá de Europa, directa o indirectamente a través del FROB y cuyos detalles quedan todavía por conocer. También las condiciones que traerá consigo esa ayuda. 
Como en todos los test de estrés que se han realizado hasta la fecha, siempre hay «peros». Muchos «peros». Que si el escenario más negativo es realmente el más negativo. Que si las cantidades de beneficios de los bancos son reales. Que si se ha tenido en cuenta todo lo que puede ir mal (en este caso, Wyman y Berger SÓLO han contemplado el impacto del deterioro económico en la cartera de créditos a familias y empresas pero NO la caída de precio de las inversiones de la entidad en deuda pública o privada, empresas participadas, etc., por ejemplo). Que no es lo mismo datos agregados que datos individuales… Y un largo etcétera.
Y hasta aquí nuestro análisis de la auditoría. Si quieres ampliar información te recomendamos los siguientes artículos:
Disclaimer: por sencillez, hemos unificado los datos de ambas auditorias y elegido la cifra mayor en los casos del escenario adverso.

Bancos

Etiquetas: , ,




2 comentarios en “GUÍA SENCILLA PARA ENTENDER LAS AUDITORÍAS A LA BANCA

  1. A mi entender, aunque yo no sé mucho de casi nada, el problema de estos estress test es que no sé si se tienen en cuenta de manera realista LA CORRELACIÓN. Y yo diría que el problema de la economía es que es tremendamente no lineal, y todo se retroalimenta y se correlaciona con todo.

    Por ejemplo, esas tres condiciones que ponéis, que parecen muy duras y desfavorables, en realidad están muy relacionadas (si la cosa va mal, todo va mal, como habéis descrito muy bien en los post anteriores con respecto al círculo vicioso entre deuda pública y bancaria). No son tres situaciones independientes, en cuyo caso la probabilidad de que se hiciesen realidad simultáneamente sería el producto (y sería pues una probabilidad muy pequeña). Es como un castillo de naipes: ¿cuál es la probabilidad de que se caiga una sola carta? ¿cuál es la probabilidad de que se caiga el castillo? En realidad la probabilidad es la misma, porque caída una carta, caídas todas.

    Creo que esta tontería puede estar debajo de las valoraciones AAA a todos esos CDOs hasta 2007. Era casi imposible que se dieran todas las «cosas malas» que tendrían que pasar para que los tenedores de bonos dejaran de cobrar… pero al final sólo hacía falta una sola cosa: que la burbuja explotara, y todo lo demás caería como el castillo de naipes completo.

    En fin, que ya veremos. Os felicito por el blog, lo conocí hace un par de semanas y es genial. Es difícil encontrar información económica no intoxicada de política. Mi más sincera enhorabuena y gratitud.

    • Ontureño, tienes toda la razón. El sistema bancario no se puede aislar del resto de la realidad y evidentemente existe un efecto correlación y de retroalimentación de las variables que no se recoje en estos ejercicios. Es una crítica desde luego, muy razonable. ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *