CUANDO MÁS ES MENOS


Hay cosas que suben y es malo que lo hagan: la contaminación, la fiebre, la presión arterial… y también, la rentabilidad de los bonos. Puede parecer contradictorio porque normalmente la palabra rentabilidad la asociamos a ganancias, dinero, intereses, ¿no? Pues en el caso de los bonos es justamente al revés: cuanta más rentabilidad, menos confianza.
Esta semana nuestro querido bono español a 10 años ha tocado por primera vez el 7% (desde la creación del euro). Lamentablemente esto no quiere decir que nuestro querido bono esté en mejor forma que nunca, sino todo lo contrario. ¿Por qué?
Porque en el mercado de la deuda, el precio y la rentabilidad se mueven en dirección contraria. A ver, ¿me lo repite? Sí, claro. Porque en el mercado de la deuda, el precio y la rentabilidad se mueven en dirección contraria. Pues no me entero.
Eso quiere decir que te saltaste nuestras clases de bonos (aquí, aquí y aquí). Pero no te lo vamos a tener en cuenta. Lo vamos a volver a intentar explicar, brevemente.
Empezamos. Si el marcador del bono indica 7% y nos asomamos por la mirilla para ver qué está pasando en los mercados nos encontraremos con esto:
“¡Vendo! ¡Bono español a 10 años! ¡Lo compré a 100 pero lo vendo por 97! ¡Vendo! ¡Vendo mil de ellos!” (ejem, se nota que no hemos sido brokers, ¿eh?)
El caso es que hay avalancha de órdenes de venta de bonos españoles y claro, si se quieren vender, hay que bajar de precio y aceptar lo que te pagan. Muchas ventas… precio a la baja. Muchas compras… precio al alza. Eso está claro ¿no?
¿Qué pasa entonces si el precio de nuestro querido bono español baja hasta 93 euros? Pues que la persona que lo compre por ese dinero, cobrará 100 euros dentro de 10 años y mientras tanto, cada año le pagarán un interés.
¿Qué interés? Pues el que diga en el papel nuestro querido bono a 10 años (hay muchos bonos a 10 años: los que se emitieron en enero, los que se emitieron en marzo, los que se emitieron en diciembre del año pasado… ). Pero nuestro querido bono a 10 años pertenece a la última “hornada”.
Es decir, el inversor/fondo que compra el bono español “tirado de precio” a 93 euros al final cobrará lo mismo que cobraría el inversor/fondo que lo compró a 100 euros. Ergo, el primero se va a “forrar” porque con sólo 93 euros de inversión, le van a dar lo mismo que si hubiera invertido 100. Y eso, que jamás escucharás a nadie decirlo de esa manera, se dice de ésta:
“He comprado un bono con una rentabilidad del 7 por ciento.”
Pero tú eres muy avaricioso y quieres todavía más rentabilidad. ¿Cómo podrías comprar un bono con una rentabilidad mayor? Pues si el precio del bono sigue cayendo (es decir, más inversores los siguen vendiendo aunque pierdan dinero en la operación. “Más vale eso que perder todo el dinero si al final no me lo devuelven”), su rentabilidad irá subiendo. Inversión
El Estado español, que es quien paga los intereses de nuestro querido bono a 10 años, abonará lo que diga el papelito independientemente del precio al que lo haya comprado la persona que se presente en ventanilla.
Así que lo voy a volver a decir otra vez: En el mercado de la deuda, el precio y la rentabilidad se mueven en dirección contraria.
La próxima vez que leáis titulares del estilo, “sube la rentabilidad del bono español”, “se dispara la rentabilidad del bono a 10 años”, ya sabéis lo que está pasando realmente: que hay muchos inversores/fondos que los están vendiendo porque no se fían de que vayamos a pagar lo que realmente dice nuestro querido bono a 10 años.
Y si no lo has terminado de entender, tienes otra oportunidad: aplícate (aquí, aquí y aquí).
Te contamos todo esto el día en el que conocemos que la deuda pública (todos los bonos, letras y obligaciones en circulación emitidos por el Tesoro español) suma 774.549 millones de euros (el doble que hace 4 años). Y que este año pagaremos por esa hipoteca 34.646 millones de euros SÓLO en intereses.

Mercados

Etiquetas: , ,




5 comentarios en “CUANDO MÁS ES MENOS

  1. Hola:
    Sería interesante que explicaseis que son los CDS , quien se encarga de activarlos y que pasa cuando eso sucede. ¿influyen los cds de alguna manera a los bonos que emiten los estados?. Gracias
    Alexander

  2. Hola, sois geniales.
    Os mandé un Twitter sugiriendo que expliquéis quien compra la deuda del Estado Español cuando los mercados no se fían y la prima de riesgo no para de subir, creo que esto me lo ha dejado claro.

    Quien compra esos bonos tan baratos, es mucho riesgo hacerlo, y tienes que confiar que el país remonte su economía y no solo te paguen al vencimiento, si no que si mejora ¿te pagaría de más? ¿o eso es solo en las acciones de bolsa?

  3. Miguel Ángel: al vencimiento se paga el interés pactado cuando el bono, por así decirlo, se crea y sale al mercado. Lo que pasa es que desde que ese bono sale y hasta que vence, hay un mercado en el que puedes venderlos si no te apetece tenerlos y ahí es donde se parecen a las acciones en el sentido de que suben y bajan de precio. Gracias por tus comentarios, fiel seguidor!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *