REFLEXIONES SOBRE EL ESFUERZO CHINO


El debate sobre los trabajadores chinos abierto por el presidente de Mercadona merece una consideración. La reflexión sobre la cultura del esfuerzo china no se limita a si deberíamos o no trabajar como ellos. Seguro que los chinos hacen algunas cosas mejor que nosotros y viceversa. Pero más allá de esta obviedad, realmente sí hay cosas que podríamos aprender de los chinos: la cultura del esfuerzo.
La renta per cápita en China ronda los 7.600 dólares. En España es casi cuatro veces superior: 29.400 dólares. (Aquí se pueden ver otras comparaciones). Y sin embargo, a pesar de tener una renta relativamente muy inferior (según nuestro estándard), los hogares chinos ahorran casi un 30% de su renta disponible. Es decir, de los 7.600 dólares ahorran  2.280. Se privan de consumir casi un tercio de su dinero para invertirlo. (El ahorro no es más que un traslado del consumo actual al futuro). En nuestro país la crisis actual ha provocado un considerable repunte del ahorro de las familias, que ha pasado del 4% de la renta disponible en 2007 al 13% a finales de 2011.
Bien es cierto que los chinos ahorran también por una serie de motivos de precaución (enfermedades, gastos de educación, pensiones) que no están tan presentes en nuestro caso gracias a nuestro estado de bienestar. Pero aún así, insisto: los chinos están realizando un tremendo esfuerzo.
Las generaciones actuales en China se están sacrificando para lograr un futuro mejor. En general, los ahorros se suelen utilizar para invertir y aumentar así el crecimiento futuro. (También es verdad que se han pasado de ahorrar y que existe un serio problema con esto en China que todavía está pendiente de resolverse. Ahorrar demasiado tampoco es bueno).
Y a partir de estos datos una reflexión personal (poco económica advierto). ¿Somos capaces de sacrificarnos de la misma manera? ¿Es más fácil para un chino porque al fin y al cabo está más acostumbrado a realizar estos esfuerzos? Tengo 36 años. Mis abuelos sí se sacrificaron. La generación de mis padres también, aunque no tanto. La mía, tengo la sensación de que no. 
Conclusión: los actuales trabajadores ¿nos tenemos que sacrificar para mejorar nuestro futuro? ¿A eso se refería Juan Roig?

Sin categoría




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *