LA DECONSTRUCCIÓN DEL RESCATE DE LAS CC.AA.


Siguiendo la línea de las recetas, hoy me siento con ganas de hacer una deconstrucción. Así que inspirándome en la crisis asiática de finales de los noventa, voy a preparar un plato con el insuficiente ahorro de la economía española y los apuros económicos de las CC.AA. Para el aliño utilizaremos el humor Montoro.

Empezamos. Cogemos un bol grande y mezclamos dos ingredientes básicos que se pueden encontrar en casi cualquier cocina: ahorro e inversión. Los juntamos removiendo primero poco a poco hasta formar una masa consistente

Ilustración de Iván Solbes
  1. Si al trabajar la mezcla vemos que el ahorro (de hogares, empresas y gobierno) supera la inversión (de estos mismos tres sectores), tenemos un excedente de dinero. ¿Qué hacemos con él? Lo reservamos.

  2. Si por el contrario el ahorro no cubre la inversión, necesitamos que alguien nos preste dinero. Miramos de reojo al vecino, confirmamos que tiene ahorro reservado junto a su bol, y se lo pedimos.
¿Cuál es el resultado? Pues todo depende de las proporciones que se utilicen.

El mayor error al cocinar este plato es pasarse de pedir prestado en el caso 2: depender demasiado del ahorro del extranjero es muy peligroso. Si ocurre algo grave, una crisis, un shock, ¿qué harán esos ahorros? Volver a su país de origen rápidamente.
Lo vimos en la huida de capitales de Asia a finales de los noventa (y los devastadores efectos económicos que supuso esta repentina marcha de capitales. Las monedas de estos países perdieron mucho valor. Su deuda se multiplicó porque tenían que devolver los préstamos en divisa extranjera). España vive ahora su particular versión de esta huida de capitales pagando más intereses por su deuda (pero sin el riesgo del tipo de cambio ya los que nos han prestado sus ahorros son, básicamente, países del euro).
Si el ahorro interno es muy insuficiente para financiar las inversiones de un país, se tiende a depender demasiado del dinero extranjero. Y esos fondos tienen a ser muy volátiles en tiempos de crisis.
Muchos gobiernos locales y autonómicos no prestaron mucha atención a este peligro. Se pasaron de levadura (endeudamiento) y terminaron cocinando una hogaza de aspecto estupendo (pero muy poco nutritiva para crecer. Invertir no es malo, todo lo contrario. Pero hay que saber elegir en qué invertir, que me temo es la duda en muchos de nuestros casos. Hay que invertir en cosas que nos permitan crecer y no simplemente engordar).

Ahora las CC.AA., ahogadas por su insuficiente ahorro y la huida de sus inversores han acudido al «papá» Estado, que ayer les abrió una línea de crédito para hacer frente a sus pagos más inmediatos. Pero el que se vuelva a portar mal, podrá hasta terminar en la cárcel.

Ninguna, NINGUNA CC.AA. ha cumplido con el límite de números rojos que marcó el Gobierno anterior (y los mercados). Las que más se han pasado han sido Murcia, C. Valenciana, Castilla la Mancha y Cataluña.

Ayer, tras el anuncio del rescate, el Sr. Montoro bromeaba sobre la necesidad de tomar más medidas en el futuro. También ironizó sobre la situación de «rigor mortis» de las CC.AA. Menos mal que 11 de los 17 consejeros autonómicos son de su partido, porque si no… ¿dónde está la gracia?

Macroeconomía

Etiquetas: , , ,




1 Comentario en “LA DECONSTRUCCIÓN DEL RESCATE DE LAS CC.AA.

  1. Sin duda, la responsabilidad última de las barbaridades que se han hecho, y se siguen haciendo, en las CCAA es de quienes las gobiernan -sean rojos, azules o amarillos-, pero que Zapatero eliminara la obligatoriedad de mantener el déficit cero en todas las comunidades autónomas y ayuntamientos, tal y como exigía la Ley de Estabilidad Presupuestaria que se cargó nada más llegar al poder, es como si el bombero le da las cerillas al pirómano y se marcha. Y claro, luego pasa lo que pasa, que cuando el monte se quema, algo tuyo se quema, en concreto varios puntos de IRPF.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *