CUANDO SE COCINA LA RECETA EQUIVOCADA…



Foto del blog de nuestra amiga Cristina

Empiezo 2012 con una reflexión sobre 2011.  

No exagero si digo que desde el mes de septiembre me asalta una media de 12 veces a la semana la misma frase: “estáis cocinando la receta equivocada”.   Me viene a la cabeza cuando me levanto, cuando leo un titular, cuando estoy cocinando, cuando no… El pronóstico me lo dio hace más de un año y medio Joseph Stiglitz durante una entrevista para CNN+.  
Cada vez que ocurre, cada vez que recuerdo involuntariamente esa afirmación (que hoy me parece más un proverbio), no puedo evitar pararme a pensar cuánta razón tenía entonces el Nobel de Economía. Hace más de un año y medio España presentó su primer plan de ajuste: empezó a subir impuestos (IVA) y a recortar salarios (funcionarios, pensiones congeladas) para hacer frente a los ataques de los mercados y enmendar su déficit público (los números rojos de la cuenta corriente del Estado).
Diecinueve meses después, estamos económicamente peor (a las puertas de una recesión), los ataques especulativos han ido a más (por decirlo de forma fina) y España ha endurecido su régimen para perder el peso prometido y adelgazar hasta contentar a los mercados y conseguir así que nos dejen en “paz” de una vez.   
En mayo de 2010 no entendía por qué, si habíamos empezado a hacer lo que se “suponía” que teníamos que hacer, seguíamos en el ojo del huracán. Supongo que dentro de unos meses, cuando vuelvan a arreciar los ataques a la deuda española (estoy convencida de que volverán), de nuevo muchos volveremos a preguntarnos lo mismo: si estamos tomando las medidas que nos están exigiendo para fiarse de nosotros ¿por qué no surte efecto la receta?
Stiglitz tenía y sigue teniendo muy claros los motivos: cocinar esa receta de recortes supone estrangular cualquier atisbo de recuperación. Uno podría argumentar que si no lo hacemos sufriremos la furia de los mercados otra vez. Pero, ¿nos hemos planteado qué es peor a largo plazo? ¿Podemos permitirnos el lujo de preponderar el largo frente al corto plazo? ¿Qué es más importante? ¿Vamos a conseguir realmente disipar las dudas de los mercados con el plan de ajuste que acaba de presentar el nuevo Gobierno? ¿Con el mayor recorte que se recuerda? ¿Con una economía cayendo y destruyendo empleo todavía?
Y eso me lleva a otra dolorosa predicción que hizo otro premio Nobel (en otra entrevista para CNN+). Un año antes que Stiglitz, en 2009, Paul Krugman vaticinó que la única salida que tenía España era la “deflación interna”. Cuándo le pregunté a qué se refería exactamente me soltó: “una rebaja generalizada de salarios”.
Que levante la mano a quien no le hayan bajado el sueldo o no conozca ningún caso de amigo o familiar que cobre menos que hace unos años.
Yo creo que está pasando y lo estamos viendo1.  
————————————————–
Lecturas útiles tirando de hemeroteca: Lo que decía Stiglitz en abril de 2010 (aquí) y Krugman un año antes (aquí). 
                                                                                                                                                                 
1 CNN + cumplió el pasado día 28 de diciembre su primer aniversario desde su cierre.

Sin categoría

Etiquetas: , , ,




8 comentarios en “CUANDO SE COCINA LA RECETA EQUIVOCADA…

  1. Pues menudas dos patas para un banco: Krugman y Stiglitz.

    Y es que es preciso negar la mayor. Decís que «si estamos tomando las medidas que nos están exigiendo para fiarse de nosotros ¿por qué no surte efecto la receta?«. Pero no estamos tomando las medidas adecuadas. Ni estamos liberalizando la economía -ya nos gustaría a algunos que hubiera sido el capitalismo salvaje y el libre mercado el que nos hubiera traído hasta aquí-, ni estamos disminuyendo drásticamente el tamaño del Estado allí donde hay que hacerlo (subvenciones y regalías a empresas, sindicatos y partidos políticos, intervencionismo -que no regulación-, de la economía, duplicidades administrativas, ineficiencias, burocracia…).

    Desgraciadamente, sanear un Estado hipertrofiado tiene consecuencias a corto plazo -incremento del paro-, pero es imprescindible para sentar las bases del largo plazo. El problema es que seguimos sin hacerlo y llevamos ya perdidos algunos años. Hay quienes siguen pensando que lo que quieren los mercados es que sus deudores reduzcan el tamaño del Estado, y que les resulta indiferente dónde se meta la tijera, pero no es así. A los mercados -suponiendo que tal abstracción exista en el sentido que le dan sus detractores-, sí les importa cómo y dónde se meta la tijera, de ahí que no surta efecto la receta.

    Perdón por la extensión. Sólo pretendía hacer un pequeño comentario, pero me he pasado un pelín. 😉

    Saludos y feliz 2012

  2. ¡Qué va, Anónimo…! Yo soy rico y vivo del cuento. Trabajar es una ordinariez. ¿Y eso de Goldman Sachs qué es lo que es? ;-P

    Por cierto, ¿tienes alguna opinión argumentada sobre lo que se afirma en la entrada o en mi comentario?

    Saludos

  3. Er Tato, no creo que los Islandeses estén muy de acuerdo contigo en que el capitalismo salvaje y el libre mercado no son responsables de la situación que estamos viviendo, ni que la economía no se haya liberalizado en los últimos años.
    Los recortes evidencian que no están sirviendo para reducir la prima de riesgo ni por supuesto para activar la economía, y la historia debería habernos enseñado que el gasto público (no despilfarro) es el motor para salir de una crisis, y esa tiene que ser nuestra gran prioridad, crear empleo.
    Parece que la partida política se juega en el terreno económico y ahí los grupos dominantes (el capital financiero y las grandes empresas transnacionales) te doy la razón, sí les importa donde se meta la tijera. Están consiguiendo lo que siempre han querido debilitar el mundo del trabajo y el estado del bienestar.
    Yo si trabajo no soy tan afortunado como tú, aún así me considero un privilegiado, y como tal estaría dispuesto a un esfuerzo vía «deflación interna» siempre y cuando fuera un esfuerzo común en el que los que no trabajáis arrimarais el hombro, pero me da que los tiros no van por ahí.

    Saludos

  4. Bueno, Anónimo, no sé lo que pensarán los islandeses, pero desde luego su problema no fue ni el capitalismo ni el libre mercado, sino un sistema financiero protegido por el Estado y su Banco Central que, cuando estalló la crisis internacional en 2008, tenía un tamaño 10 veces mayor que el PIB del país. Más o menos como pasa en el resto de los países, pero más exagerado dada la pequeña dimensión del país.

    Si el origen de la crisis ha estado fundamentalmente en el sistema financiero -creación de dinero bancario de la nada con la cobertura legal de los Estados, dinero a espuertas, tipos artificialmente bajos… -, y éste es uno de los sectores más intervenidos del mundo -sus operadores deben ser autorizados por el Estado, el precio de los bienes, el dinero, se fija por los Bancos Centrales, o sea por el Estado, se fija la cantidad de bienes que se pueden crear a través del coeficiente de caja y otras disposiciones legales, etc…-, ¿cómo puede afirmarse que es el libre mercado el causante de todo, cuando el culpable ha sido precisamente su ausencia? De todas formas, en mi blog tienes hasta 27 entradas dedicadas a esto en la etiqueta «Pérfidos mercados», por si te interesa mi opinión, que seguramente será que no.

    Dices que los recortes no están sirviendo para salir de la crisis. ¿Qué recortes? Los empleos no financieros del conjunto de las AAPP (página 3) fueron en 2008 de 451 mil millones, en 2009 de 485 mil millones y en 2010 de 479 mil millones. El número de parados de la EPA en el primer trimestre de 2008 era de poco más de 2 millones y el del primer trimestre de 2011 de casi 5 millones. En todo caso, como digo en mi primer comentario, es obvio que los recortes generarán más paro, pero es imprescindible llevar el tamaño del Estado a una dimensión más que razonable.

    Y finalmente, en lo de trabajar, creía que ibas a captar mi ironía, pues tu comentario sobre Goldman Sachs lo interpreté como irónico, aunque visto lo visto, igual me lo preguntabas en serio. 😉

    Vamos, que yo soy un currante, bien pagado, pero un currante al fin y al cabo.

    Saludos

  5. Gracias a vosotras por el enlace.

    Muy interesante, aunque en la comparativa de tamaños del sector público entre países falta mucha información. Tal y como se presenta, pareciera que España no tiene un problema de Estado elefantiásico, por aquello de mal de muchos, consuelo de tontos, pero lo cierto es que sí lo tiene, como lo tienen la mayoría de los países de ese gráfico.

    Saludos

    • Hola a tod@s!! Llevo algún tiempo intentando localizar una entrevista que me parece recordar hizo Antonio San José en CNN+ (allá por 2010) a un importante y prestigioso economista. Éste hizo especial hincapié en el precario y anquilosado sistema laboral con el que contábamos y la necesidad de reformarlo. En fin, tan sólo recuerdo eso, a ver si vosotr@s tenéis mejor memoria y me podrías decir el nombre de tan lúcido entrevistado. Muchas gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *