BONOS ¿QUÉ SOIS? II


Cuando cumplí 18 años compré mi primer Bono a cinco años. Invertí 10.000 pesetas. Me pagaban intereses y estaba contenta pensando que había hecho algo inteligente con mi dinero. Pero antes de que venciera su plazo, lo vendí porque quería comprarme algo que ya no recuerdo.

Fui al banco, di la orden y me ingresaron 9.400 pesetas. ¿Cómo? ¿No se supone que la deuda es una inversión segura y sin riesgos donde no pierdes dinero?, pensé.

Respuesta equivocada: si vendes antes de que venza el plazo en el mercado de segunda mano puedes perder, o ganar dinero.

¿De qué depende eso? De muchas cosas, pero sobre todo, de la evolución de los tipos de interés. Volvamos a nuestra primera clase de bonos. (Habéis comprado un bono “nuevecito” por 100 euros y con un 5% de rentabilidad).

¿Qué pasaría si al cabo de un mes, yo (el Gobierno-Tesoro) emitiera más bonos pero pagando un 7% de intereses? Pues que tu bono valdría menos porque paga menos intereses. En el mercado de segunda mano ya sería imposible venderlo por los 100 euros que te costó. Tendrías que aceptar un precio inferior.

Necesitas el dinero, así que lo vendes. Te pagan 98 euros. ¿Por qué esa cantidad y no otra? Pongo ese ejemplo para que veáis que el que compre tu bono por esa cantidad, en lugar de obtener un 5% de rentabilidad, tendrá un 7% (como los nuevos bonos recién emitidos).
¿Cómo es posible?

El comprador invierte 98 euros y si mantiene el título cobrará 105 en un año. Vamos a calcular la rentabilidad, utilizamos la fórmula: 7 (lo que ganará) / 98 (su inversión) = 0,071.  Redondeando un 7% de rentabilidad. Si lo habéis compredido, ya entendéis cómo funciona el mercado de deuda.

Segunda lección aprendida (quizá os parezca complicada, pero leeadla despacio y la entenderéis): el precio y la rentabilidad de un bono se mueven en dirección contraria. Cuando más cae el precio de un bono en el mercado de segunda mano, más sube su rentabilidad para el que lo compra. Por menos inversión inicial seguirá recibiendo al vencimiento del título 105 euros.

El precio de la deuda en los mercados (que es lo que estamos leyendo todos los días en los periódicos) está determinado por muchos factores: inflación, especulación, miedo, evolución de tipos de interés, de las cuentas del Estado que emite esos títulos, de lo que ofrece la competencia en igualdad de condiciones, del pie con el que se levante un gestor de fondos…

Mañana damos un paso más y trasladaremos todo lo aprendido a la realidad de los bonos españoles, griegos, franceses y sus respectivas primas de riesgo.

Hoy no ponemos deberes como ayer, pero sí recomendamos esta lectura sobre el tema cuando todavía teníamos la peseta. Está muy bien explicado todo.

No se nos olvida. Solución a los cálculos de rentabilidades: La primera es un 60% anual (360.000 (lo que ganas) / 120.000 (lo que te costó la casa) = 3 Pero como la inversión ha sido durante cinco años… 3 / 5 = 0,6 = 60 %. En el de Jovanotti es un -25 %. (-20 (lo que pierdes) / 80 (lo que costó la entrada) = – 0,25 = – 25%.

Sin categoría

Etiquetas: ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *