LA SALIDA DE LAS CAJAS: O ENCUENTRAN DINERO O SE NACIONALIZAN


El Gobierno ha dado un ultimatum a las cajas de ahorro: o consiguen más dinero para hacer frente a las pérdidas que se les avecinan o acabarán en manos del Estado. El sistema necesita mucho dinero para cumplir con los nuevos requisitos del Gobierno. Surgen dos problemas: ¿de dónde saldrá el dinero? ¿Será suficiente? En juego está la opinión internacional de nuestro sistema financiero.

Tres médicos observan la misma radiografía.

Médico 1: «Sí, el paciente parece que puede estar enfermo. Pero con el tratamiento adecuado sanará.»
Médico 2: «No estoy de acuerdo. Parece mucho más grave .El tratamiento puede quedarse corto. «
Médico 3: «Es imposible hacer un diagnóstico. Está claro que hay un problema pero esta radiografía está mal hecha. Hay que hacer otra.»

Los tres médicos asumen que el paciente tiene un problema. Pero la clave está en la interpretación de la radiografía, en la gravedad de la enfermedad. El médico 1 es España. El médico 2 son los inversores extranjeros. El médico 3 son los inversores extranjeros más desconfiados.

Médico 1: «Está bien. Os demostraré que con un tratamiento revitalizador (recapitalización = más dinero) el paciente mejorará.»

Y eso es lo que ha planteado España. Ante las dudas del resto de los doctores les quiere demostrar que las cajas, con una inyección de dinero fresco, podrán hacer frente a las pérdidas que se les plantean en el futuro. La enfermedad se llama ladrillo, y puede dejarles sin cobrar más de 100.000 millones de euros en créditos a promotores. (Dinero de sobra para comprar Telefónica entera, la primera empresa española).

1. ¿Será suficiente la inyección que propone el Médico 1?
Es muy probable que la dosis final sea muy superior a la que plantea aplicar en el tratamiento inicial. Es la opinión de los médicos 2 y 3.

2. Y lo que es igual de importante: ¿quién pondrá esa inyección?

Las cajas tienen que pedir dinero a inversores. Y es más fácil que les presten dinero si se convierten en bancos. Fuera de España no se termina de entender muy bien qué es una caja.

Pero si no tienen suerte con estos inversores (algo bastante factible con la que está cayendo… ), el Gobierno será quien les preste el dinero que necesitan. Y en ese caso, las cajas se nacionalizarán porque el Ejecutivo se convertirá en su accionista.

El tiempo para buscar ese dinero ya está en marcha. El examen es en septiembre. Entonces se volverá a repetir la radiografía. Y veremos si el tratamiento convence a los escépticos.

EFECTOS SECUNDARIOS DEL TRATAMIENTO

1. Es bastante complicado que buscando el dinero para pasar la prueba del Gobierno, las cajas abran el grifo del crédito. Si les entra dinero fresco no será para prestarlo, sino para guardarlo. Y durante este tiempo asumirán pocos riesgos (más riesgo significa tener la despensa más llena).

2. En septiembre es posible que sobrevivan muy pocas cajas. El Gobierno ha pedido un esfuerzo todavía mayor para las cajas que se empeñen en seguir siendo cajas.

Bancos, Mercados

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *