¿QUÉ RESCATE TENDRÁ EL RESCATE DEL EURO?




¿Quién pensaba que el euro ya estaba a salvo con un fondo de rescate de 750.000 millones de euros? Al principio parecía que sí, pero ahora ya no. Los jefes de Estado de la UE estudian esta semana cómo hacer valer esos millones. Porque de momento, no han servido para alejar a los inversores que recelan de nuestra zona euro y «atacan» a los países más débiles (léase Irlanda, Portugal y España). ¿Conseguirán ponerse de acuerdo Merkel, Sarkozy, Berlusconi y Zapatero, por ejemplo? ¿Existe un rescate del rescate?


ANTECEDENTES
El rescate de Irlanda no ha calmado a los mercados. España sigue teniendo que pagar bastante más para poder vender su deuda en los mercados. Los inversores siguen recelando de países como el nuestro. ¿Es justo que suframos estos ataques cuando hay un fondo de 750.000 euros para situaciones de rescate?
EL PROBLEMA
El fondo de rescate, como su nombre indica, sólo sirve para rescatar. No se contempla una situación intermedia. Tanto dinero no sirve para frenar los ataques especulativos contra el euro, que al final pueden llevar a un país a necesitar un rescate.
SOLUCIÓN 1
¿Por qué no se utiliza ese dinero del rescate para comprar deuda de los países afectados por la especulación y la desconfianza? España saldría muy beneficiada: los intereses que paga por su deuda bajarían y se acercarían a los que pagan sus otros socios europeos «más de fiar». ¿Cómo? Dinero del rescate compraría bonos españoles, irlandeses, portugueses, italianos.
Las compras se traducirían en subidas de precios de esos bonos. Se pararía así en seco la caída porque «nadie» quiere esos bonos, porque pocos se fían. Y los que hubieran apostado por más caídas… perderían mucho dinero y eso alejaría también las apuestas especulativas en contra de estos bonos.
SOLUCIÓN 2
Que sea no el fondo de rescate, sino el Banco Central Europeo el que se dedique a salir de compras de bonos. Ya lo está haciendo pero en un volumen insuficiente para muchos. Para que pudiera hacerlo con cantidades que surtieran efecto habría que dotar al BCE de más fondos para hacerlo.
SOLUCIÓN 3 (CASI IMPOSIBLE)
¿Qué pasaría si toda la deuda que necesitan vender los países de la zona euro se emitiera bajo el mismo nombre y mismo producto? Sería deuda de la zona euro (como la que emite EE.UU. y sirve para financiar a sus 50 estados). La solución se conoce como eurobono. Ya no habría letras del Tesoro español, o alemán, sino eurobonos. Los inversores tendrían que fiarse de toda la zona euro, sin diferenciar países.
¿Cuántos intereses creéis que pagarían estos eurobonos para poder venderse? Pues menos de los que paga España ahora por sus letras, pero más de las que paga Alemania por las suyas. No serían tan de fiar como la deuda alemana pero tampoco tan «arriesgados» como los bonos españoles.
Cualquiera de las tres soluciones ayudaría a alejar las especulaciones. Cualquiera podría ser el Superman que salvara al euro de esta crisis de confianza. Pero como en la historia del superhéroe, hay que tener en cuenta a la criptonita. Y en nuestro caso también es femenino: se llama Merkel. Angela Merkel. Contraria absolutamente a la opción de rescate 3 (por motivos obvios), muy recelosa de la opción 2, ¿dejará que prospere la 1?
Mal sehen (Veremos).

Sin categoría




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *