LAS TIERRAS RARAS SE CUELAN EN LA AGENDA DEL G-20


Las tierras raras son 17 minerales que se utilizan para todo; móviles, energía eólica, imanes, catalizadores de los coches, baterías, bombillas de bajo consumo, láseres… ¿Por qué son noticia? Porque China controla el 93% de su producción y aunque lo niega en público, parece que ha convertido las tierras raras en un arma política. Treinta y cinco principales empresas de EE.UU., Europa y Asia han firmado una carta para que los líderes del G-20 presionen a China en su reunión esta semana.
La primera vez que leímos algo de las tierras raras fue hace un par de semanas en la columna de Paul Krugman.
¿Por qué China tiene su monopolio? El gigante asiático sólo tiene un tercio de las reservas de tierras raras que hay en el planeta, ¿por qué controla el 93% de la producción mundial? Pues porque las minas que había abiertas en otros países han cerrado: su explotación resultaba muy cara y sus riesgos ambientales eran altos en algunos casos.
Se puede ver perfectamente en este gráfico cómo China ha ido acaparando posiciones en detrimento de otros países. Ahora todos los que un día explotaron minas de tierras raras se han replanteado esta estrategia y han anunciado planes de volver a abrir estas minas.
¿Cómo está utilizando China estos minerales como arma política? Pues anunciando de un día para otro que ya no vende más tierras raras a Japón (cuyas empresas tecnológicas las utilizan para todo). Y luego cancelando pedidos a EE.UU. y Europa. Y más tarde anunciando que en 2011 reducirá sus exportaciones de tierras raras.
Este fin de semana se emitió en Noticias Cuatro un reportaje nuestro sobre este asunto. Tuvimos la oportunidad de hablar con un miembro de la Asociación de tierras raras de China. Zhang Li no veía ningún problema en el futuro abastecimiento, aunque hay estudios que indican que la demanda superará la oferta en un par de años.
El tema preocupa tanto que el viernes pasado, el Wall Street Journal informaba de una carta firmada por 35 principales empresas de EE.UU., Europa y Asía, para que el G-20 hable de este asunto en su próxima reunión del jueves y viernes.
Guerra de divisas, tierras raras, nuevas normas para los bancos (lo que se conoce como Basilea III)… este G-20 en Seúl, promete.
Una curiosidad: se les llama tierras raras no porque existan en muy pocos sitios, todo lo contrario. Se llaman así porque antiguamente eran los componentes de la tabla periódica menos conocidos.

Macroeconomía

Etiquetas: ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *