LA GUERRA DE LAS DIVISAS



La guerra ha estallado en el mundo de las divisas. De momento gana el yuan chino y pierde el euro. O al revés, depende de cómo se mire. Europa y EE.UU. quieren que China deje de manipular su moneda y la deje apreciarse (sea más fuerte o más cara). China no quiere, dice que hacer eso sería un desastre para el mundo. ¿Quién tiene razón?

Empecemos por el ejemplo de nuestra comunidad de vecinos. Cada piso vende y compra del resto. Si el del primero produce muchas cosas y muy baratas, todos terminarán comprándole de casi todo. El vecino del primero ganará mucho dinero. Pero esas ganancias se las guarda, o incluso las utiliza para seguir manteniendo sus precios bajos. ¿Es justo?

Empecemos a poner nombres:

Vecino del primero: China
Vecino del segundo: EE.UU.
Vecino del tercero en adelante: Países europeos

EE.UU. y Europa compran a China muchísimas cosas. China les compra a ellos, muchísimo menos. ¿Por qué? China produce bienes muy baratos. No solo porque sus trabajadores trabajan mucho y cobran poco, sino también porque la moneda en la que se venden esos productos es muy barata. Para algunos artificialmente barata.

¿Qué pasa si se revaloriza el yuan? Dos efectos.

1. Para los vecinos del segundo y tercero
Por un euro nos dan muchos yuanes para comprar cosas en China. Si el yuan se revalorizara (ya lo ha hecho pero muy poquito), por un euro nos darían menos yuanes y compraríamos menos cosas en China.

2. Para el vecino del primero
Con un yuan les darán más euros o dólares. Los productos del segundo y tercero serán más baratos para ello y empezarán a comprarles más.

Conclusión teórica y alguna “pega”

La revalorización del yuan ayudaría a equilibrar un poco más los desequilibrios de compras y ventas de la Comunidad. Suena lógico, pero ¿tiene la población china capacidad adquisitiva para comprar bienes en el extranjero? ¿Cuánta gente en China que tenga un salario lo suficientemente holgado para comprar las cosas que hacemos en Europa o EE.UU.?

¿Qué dice China?

Que nanai. Ayer su presidente dijo en su visita a Europa que revalorizar la moneda sería un desastre para el mundo. Argumenta que las empresas exportadoras de su país, si dejan de vender tanto, algunas tendrían que cerrar. Sus trabajadores tendrían que volver al campo, sin trabajo. Eso podría desembocar en un conflicto social y económico.

Decíamos al principio que la guerra la está ganando el euro. ¿Por qué? Porque de las principales monedas, es ahora la más fuerte. Malo para las economías europeas que confíen en vender mucho fuera de su país para salir de la crisis.

Aunque el frente yuan/dólar/euro es el más potente, hay otros pequeños combates. ¿Qué pasaría si los vecinos de la comunidad empezaran a reducir artificialmente el precio de su moneda para poder vender más? Reino Unido, Brasil y Japón ya han hecho maniobras de este tipo.

La guerra, si al final cada uno decide ir a la suya, podría convertirse en mundial. Siempre hablando del mundo de las divisas. Sarkozy alertaba de este peligro esta semana. Y las guerras, en ninguna parte, traen cosas buenas.

Macroeconomía

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *