LA REFORMA LABORAL DE ZP NO GUSTA A NADIE


Zapatero ha logrado llegar al Consejo Europeo, el último de presidencia española, con su reforma laboral bajo el brazo. Para mostrarles al resto de países de la UE que ha hecho los deberes que le habían impuesto. Ya ha metido un buen tijeretazo al gasto público y ya ha aprobado el decreto con la reforma laboral que ahora tiene que negociar con el resto de partidos. Pero ¿qué supone la reforma?

1. Despedir será más barato y más fácil. Cómo?. Pues por dos vías.
a) Se generaliza el Contrato de Fomento del Empleo Estable. Es un contrato que tiene una indeminzación por despido de 33 días de salario por año trabajado cuando el despido es improcedente, frente a los 45 días que tiene el contrato indefinico ordinario. Este Contrato de Fomento ya existía pero era sólo para determinadas personas desfavorecidas y ahora se podrá hacer a casi todo el mundo. Hay que tener claro, eso sí, que los que ya tengan un contrato indefinido normal, seguirán con él porque la reforma no tiene carácter retroactivo.

b)El despido económico procedente será más fácil y este despido tiene indemnización de 20 días por año se tenga el contrato que se tenga. las empresas podrán acogerse a este tipo de despido cuando tengan una «situación económica negativa». Una redacción muy ambigua que ha asustado bastante a los sindicatos porque ni siquiera dice que la empresa tenga que tener pérdidas. Pero la verdad es que la poca concreción del texto en este punto también se piensa que se debe a que asé el Gobierno ha dejado hueco para que otros partidos políticos puedan hacer sus aportaciones.

2. Despido más barato para los empresarios. El Fondo de Garantía Salarial, que es un fondo público que se usa para pagar a los trabajadores cuyas empresas han quebrado y no les abonan salarios, pagará parte de la indemnización por despido en los contratos fijos que se hagan a partir de hoy. En concreto pagará 8 días, así que los empresarios en lugar de tener que pagar 45 días pagarán 37 y en vez de 33 días, 25.

3. Temporalidad:
a)Los contratos temporales tendrán una indemnización por despido mayor: 12 días en vez de 8.
b) Los contratos por obra, que ahora no tienen un límite de tiempo, tendrán límite máximo de tres años, ampliables a 4 en algunos casos. Esto el Gobierno lo hace con la idea de atajar la temporalidad, pero ¿y si lo que provoca es que a la gente con contrato por obra la echen a los tres años?. Esto lo temen los sindicatos.

4. Las agencias privadas de colocación podrán colaborar con los servicios públicos de empleo en la colocación de parados.

Bueno, pues con estos puntos tanto empresarios como sindicatos están descontentos. Los sindicatos ya han convocado una huelga general, para el 29 de septiembre y los empresarios dicen que es una «reformita» que no creará empleo y les aumentará los costes a la hora de contratar y es que están enfadados, entre otras cosas, porque querían que les bajaran las cotizaciones que pagan por cada trabajador y el Gobierno les dijo que, con la que está cayendo y los recortes de gastos y subidas de impuestos que está haciendo para reducir el déficit, no había nada más lejos de su intención.

¿Gustará a nuestros socios europeos, que se supone que son los que nos han impuesto una reforma laboral urgente?

Sin categoría

Etiquetas: ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *