LA INVASIÓN DE LA TIJERA


Unas enormes tijeras han invadido Europa. Todos los países están inmersos en un recorte de gastos sin precedentes, tanto, que más que unas tijeras parece que la sombra de una guadaña acecha al viejo continente. Esa guadaña, según algunos economistas, dañará al crecimiento económico. El secreto está en acometer la reducción de la deuda de los estados dañando al crecimiento lo menos posible para que el remedio no sea peor que la enfermedad.

Y eso justamente iba a ocurrir con el último golpe de guadaña del Gobierno. Por sorpresa el Boletín Oficial del Estado publicaba el lunes que se prohibía a los ayuntamientos pedir créditos de aquí al 31 de diciembre de 2011.

Los alcaldes no se lo podían creer; la prohibición entraba en vigor al día siguiente sin darles capacidad para reaccionar. Las tertulias radiofónicas se llenaron de alcaldes que llamaban explicando que tenían un centro de salud a medio construir que iban financiando con créditos del banco o que este año ya se habían comprometido a invertir en la construcción de un puente para la que ya habían contratado a una empresa.

A la vicepresidenta económica también le llovieron las llamadas. Desde alcaldes de grandes ciudades hasta pequeños pueblos querían una aclaración, ya fueran de uno u otro signo político. Se le ha llamado ya «la rebelión de los alcaldes».

Así que el lunes por la tarde reunión de urgencia en la sede del PSOE. Misión: convencer a Elena Salgado de que no podía ser. A las 23 horas, lo lograron y el martes por la mañana el BOE tenía una fe de erratas que decía que la medida entraba en vigor el uno de enero de 2011. Los ayuntamientos tienen 7 meses más para pedir créditos.

Están más contentos pero ¿realmente es necesaria esta medida? ¿ es justo tratar a todos los ayuntamientos igual?. Hay localidades que tienen una deuda enorme, de más de 2.000 euros por habitante, como Madrid , y hay otras que no tienen deuda o la tienen muy baja. ¿Deben pagar las hormigas por las cigarras?

Sin categoría

Etiquetas: ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *