GRECIA: ¿QUE SEA LO QUE ZEUS QUIERA?


Si el anuncio del rescate a Grecia sirvió hace unos días para calmar a los mercados, ahora las dudas han vuelto y con más fuerza. Hoy el Gobierno de Atenas ha tenido que volver a pedir dinero: y ha tenido que pagar el doble de interes de lo que le pedían en enero. La situación es cada vez más insostenible.

Por si fuera poco, ya hay quien dice que con los 45.000 millones de euros del rescate no será suficiente. Grecia necesita por lo menos 80.000 millones. La opinión no es de cualquiera: es de un miembro del Banco Central Europeo.

¿Creéis que se debería ayudar a Grecia? ¿Es justo? Aunque los alemanes al principio del todo parecían estar muy por la labor de ayudar al país heleno, al final han sido lo que más se han resistido. El factor electoral en Alemania pesa: ¿cómo le explicas a tus votantes que te vas a endeudar más para dar la cara por alguien que ha vivido por encima de sus posibilidades?

Creo que la pregunta merece retomar el dilema del riesgo moral. Algo parecido pasó en Dubai. Al final, salieron a su rescate. Si todo el mundo que mete la pata, porque gasta más de lo que debe, se endeuda por encima de sus posibilidades, y no es capaz de ahorrar, termina siendo rescatado: ¿qué tipo de mensaje estamos enviando?

Pues que ser irresponsable al final no te tiene por qué pasar del todo factura. Al final siempre hay una mano que evita que te hundas.

Es más que probable que los alemanes no estén de acuerdo porque precisamente ellos han hecho muchos sacrificios, han ahorrado y trabajado como hormiguitas para que ahora la cigarra de turno llegue a pedirles ayuda.

¿Hay alternativa al rescate griego? ¿Sería mejor dejar que se hunda, que presente suspensión de pagos y que sea lo que Zeus quiera? Si Grecia dice que no puede seguir pagando, entre otras muchas cosas, pasarían estas dos:
  1. Los bancos alemanes, los suizos, los ingleses y una larga lista de entidades perderían bastante dinero porque han comprado mucha deuda griega, que dejarían de cobrar de momento. Mal asunto para los consumidores y empresas que necesitan crédito.
  2. Para países como el nuestro el efecto podría ser devastador. Los inversores tendrían algo más de razones para pensar que todo es posible y que a un país como España podría terminar pasándole lo mismo. Entonces podrían empezar a exigirnos más tipos de interés para comprar nuestra deuda y meternos en la misma ruta y rumbo en el que están ahora mismo los griegos.
«No podemos excluir que España siga a Grecia. Por eso es vital presentar unas cuentas creíbles.» O los inversores se creen nuestra tarjeta de presentación y nuestras buenas intenciones de enmienda o vamos apañados. No lo digo yo. Lo ha dicho Carlos Solchaga, ex ministros de economía socialista.

Macroeconomía

Etiquetas:




3 comentarios en “GRECIA: ¿QUE SEA LO QUE ZEUS QUIERA?

  1. ¿Y no se podía haber evitado el que Grecia llegase a este extremo? Quiero decir, ¿desde la UE no existen mecanismos de control o exigencias que deban cumplir los países miembros para que no caigan en estas situaciones? Más aún tratándose de países que tantas subvenciones reciben de la UE.
    Entiendo que haya que ayudar a Grecia para evitar un caos mayor, pero a cambio de un mayor control sobre lo que hacen con el dinero que se les da, ¿no?

  2. ¿Cómo pudieron colarle a la UE cuentas falseadas de su economía? Es comprensible que los alemanes no quieran darles ni un euro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *