EL TITANIC GRIEGO Y EL ICEBERG MERKEL


Hace un mes el ministro de economía griego pedía ayuda para cambiar el rumbo del Titanic griego; comparaba al país con el trasatlántico que se dirigía directo a chocar con un iceberg por la mala situación de las finanzas del país. Lo que no se podía imaginar era que el iceberg iba a tomar la forma de una mujer: la canciller Merkel. Menos mal que al final Sarkozy ha logrado derretir un poquito a Merkel y se ha podido acordar que se rescatará a Grecia aunque se la va a hacer navegar entre el hielo para ver si ella sola esquiva los icebergs.

Pue sí, tras mucho esperar y negociar se he logrado que la Unión Europea acuerde un mecanismo para rescatar a Grecia pero la verdad es que concreto, concreto el plan aún no es.

Angela Merkel ha comprobado que los ciudadanos alemanes no quieren que su país dé dinero para ayudar a Grecia. Piensan que ellos no están para dar más dinero a la Unión Europea, que Grecia ha falseado sus cuentas, no ha controlado sus gastos, que los griegos se jubilan siete años más jovenes que los alemanes y que no quieren hacer más esfuerzos por otros países de Europa (volvemos a encontrarnos con el dilema del riesgo moral). Sumida Merkel en elecciones en su país, se ha resistido hasta el final a ayudar al Titanic griego.

¿Cómo se ha logrado que ceda Merkel? Pues aceptando que a Grecia la ayude el Fondo Monetario Internacional. Este organismo ayuda a los países con problemas concediéndoles créditos con condiciones ventajosas; facilidades para devolver el dinero y tipos de interés bajos.

¿Por qué el Banco Central Europeo no quería que ayudase el FMI? Pues porque el Fondo cuando da estos créditos pone condiciones y vigila al país y esto, en Europa, es tarea del Banco Central Europeo. Tampoco querían otras instituciones de la Unión Europea porque implica dar una imagen de debilidad y de falta de independencia.

Así que se ha llegado a una decisión salomónica porque a Grecia también la van a ayudar los países europeos que, igual que el FMI, darán a Grecia préstamos cuando lo necesite.

El problema que tiene Grecia es que cuando necesita dinero, le cobran unos intereses muy altos y esto es como la pescadilla que se muerde la cola: como le cobran muchos intereses su deuda crece aún más.

¿Por qué decimos que el plan de rescate a Grecia no se ha concretado? Pues porque no se ha dicho todavía cuánto dinero le van a prestar, ni cuando. Merkel quiere que mientras Grecia consiga dinero de los inversores se lo siga pidiendo a ellos. Entonces, ¿cómo tiene que ser de alto el tipo de interés que le pidan los inversores para que Grecia pueda pedírselo a la Unión Europea o al FMI?. Pues tampoco se ha dicho.

Pero bueno, al menos se ha dicho algo y los inversores y las bolsas parecen algo más calmados. Ya veremos qué ocurre el próximo día que Grecia pida dinero a los inversores. Necesita hacerlo en los próximos días.

Sin categoría

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *