TRECE PUEBLOS PARA UN CEMENTERIO NUCLEAR


Ya hay lista provisional de candidatos para quedarse el cementerio nuclear. Trece pueblos se ofrecen voluntarios a quedarse con las 6.700 toneladas de uranio altamente radioactivo que terminarán produciendo los reactores nucleares españoles. El nombre del ganador: en cuatro o cinco meses.Primero habrá que completar el trámite burocrático con la lista de admitidos y excluidos. Estos últimos tendrán 10 días para presentar los papeles que les faltan. Cuando la lista ya sea definitiva comenzará el verdadero proceso de selección.Después del turno de los políticos (municipales, autonómicos y nacionales) ahora será el turno de los técnicos y expertos. Los alcaldes tendrán que concretar en qué terrenos se ofrece construir el almacén nuclear. Y con esos datos, los expertos se plantearán:

  1. ¿Cómo es el suelo? (topografía, geotecnia, llueve mucho, quiénes son sus dueños…)
  2. ¿Cómo llegar hasta allí?
  3. ¿Cuánta gente vive cerca?
  4. ¿Afecta a algún Parque Natural o zona de protección de aves?
Es decir, tendrán menos puntos aquellos sitios donde por ejemplo haya riesgo de terremoto, o de grandes inundaciones, o de deslizamientos del terreno,… Tendrá más puntos quien tenga buenos accesos por carretera o tren.El tren sólo pasa hoy por uno de los pueblos candidatos: Ascó en Tarragona. Aunque siempre cabe la posibilidad de hacer un ramal hasta el almacén si el pueblo no queda lejos de una vía de tren.Los expertos tendrán que hacer un informe de cada candidatura destacando sus ventajas. Y luego el Gobierno elegirá cuál es es lugar más adecuado para construirlo.

¿Por qué ATC?

Se le llama técnicamente ATC (Almacén Temporal Centralizado). Temporal porque servirá para los próximos 60 años. Pasado ese tiempo se decidirá qué se hace de forma definitiva con los residuos nucleares (por lo que se apuesta es por enterrarlo profundamente para siempre). Centralizado porque guardará todos los restos del combustible nuclear de España.

¿Por qué se hace?

Por dinero y por seguridad. El Gobierno dice que construirlo cuesta 700 millones de euros y que es más fácil controlar un único almacén. La alternativa es construir siete pequeños cementerios nucleares junto a los reactores. El Ministerio de Industria dice que eso costaría tres veces más que el ATC. Pero al coste del almacén habrá que sumarle el coste del transporte.
Hay algo que se suma a cualquiera de las dos opciones: 60.000 euros diarios de multa a partir del 1 de enero de 2011 por no traer de vuelta a España los residuos de la desmantelada Vandellós I.

Más argumentos a favor del ATC aquí: en ENRESA , la entidad pública encargada de gestionar los residuos nucleares.

¿Por qué es tan polémico?

Los ecologistas dicen que es un despropósito y un peligro enorme trasladar miles de toneladas de un material que es altamente radioactivo. Ahora ese combustible gastado se almacena junto a las centrales. Pero los defensores del ATC dicen que el transporte es seguro.
Aquí hay un video de las pruebas a las que se somete a los contenedores.

Si dicen que el ATC es tan seguro ¿por qué pagar al pueblo que se lo quede?

Aqui en España se pagará, pero en Holanda, los vecinos del ATC no cobran nada. En nuestro país el Gobierno promete 7,4 millones de euros al año a repartir entre el pueblo y sus vecinos en un radio de 10 kilómetros. El argumento económico no convence a todos. En muchos pueblos hay una enorme división entre los vecinos.

¿Cómo funcionará?

Nuestro ATC será una copia del de Holanda, pero más grande. Ocupará lo mismo que un campo de fútbol pero tres veces más largo. Recibirá los contenedores con el combustible gastado. Los abrirá. Sacará los residuos, los meterá en otro contenedor. Y luego en otro. Por encima los cubrirá con metro y medio de hormigón. Se guardará entre paredes de otro metro y medio de hormigón (siete veces más grueso que el muro de un edificio normal).
Puedes ver en esta animación cómo funciona.

¿Quién más lo tiene?

EE.UU., Reino Unidos, Alemania, Francia, Holanda, Japón… Son algunos de los países que ya tienen un ATC.

Fotos de Enresa.

Sin categoría

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *