¡ESPAÑA NO ES GRECIA! (para bien y para mal)


Comparar a Grecia con España es como comparar al Real Madrid con el Alcoyano. No lo digo yo. Lo dijo Emilio Botín el día en el que la bolsa cayó un 6%. No creo que a los griegos les haga mucha gracia, pero ¿tiene razón el señor Botín? ¿Por qué nos han comparado tanto con Grecia en las dos últimas semanas? ¿En qué nos parecemos y en qué no? ¿En qué estamos mejor o peor?

Tres puntos en común y una importante diferencia

  1. Los dos países seguirán en recesión este año. Su economía caerá. (PIB)
  2. Los dos verán cómo sube su tasa de paro, aunque la española duplica a la griega. (DESEMPLEO)
  3. Los dos se han gastado más de lo que tocaba. (DÉFICIT)
  4. Los dos se han endeudado mucho para pagar su elevado nivel de gasto, pero si el nivel de deuda en España supone algo más de la mitad de su PIB, en el caso griego supera el valor total de su economía. (DEUDA)

Todos los puntos son importantes, pero si tú fueras un banco, ¿de quién tendrías dudas? ¿A quién le seguirías prestando dinero? En los mercados está claro: Grecia lo tiene peor. De hecho, el gobierno griego promete muchos más intereses para poder colocar su deuda.

Volvemos al ejemplo de la deuda española, y al término de la prima de riesgo. Si Alemania paga un 2% por su deuda, España tiene que pagar un 3%, pero Grecia tiene que ofrecer un 5%. Si España y Grecia no ofrecieran esos intereses no conseguirían vender su deuda.

Sin embargo, hay un matiz importante: España no es Grecia, no. Por eso, nuestros problemas dan más miedo. La economía griega supone una cuarta parte de lo que es la economía española. España presume de ser una gran potencia (la novena del mundo frente al puesto 27 para Grecia).

Ése argumento del tamaño es el que han utilizado muchos de los que se han asustado al ver nuestra tarjeta de presentación. Entre esos críticos, está el Financial Times (el diario económico más influyente en Europa). Y allí precisamente, a Londres, se fue este lunes la Ministra de Economía española: a convencerles de que no tienen razón.

Macroeconomía

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *