OBAMA, EL AZOTE DE LA BANCA




No contento con haber anunciado un nuevo impuesto a la banca Barak Obama ha anunciado que va a restringir su libertad para evitar una crisis financiera como la que hemos vivido. El presidente de EE.UU. no se ha andado con chiquitas. Consciente de que los mejores abogados y magnates de Wall Street van a intentar que no logre inmiscuirse en sus asuntos les ha dicho: «Si queréis pelea, aquí estoy» .

Básicamente los límites que Obama va a poner a los bancos son tres:

1. No podrán especular en su propio beneficio. Es decir, si yo le doy a un banco de EE.UU. 3.000 euros para que especule e intente sacarles sustanciosas ganancias, podrá hacerlo. Si yo le doy 3.000 euros para que los meta en un depósito que a mi me va a dar un 3% de intereses, no podrá coger esos 3.000 euros y comprar acciones y bonos para especular a ver si les saca para él un 50%. ¿Por qué? Pues porque puede ser que en vez de sacarles un 50% , pierda un 50%. Obama dice que esta no es la función de un banco.

2. No podrán tener fondos de inversión especulativos, los famosos hedge founds.

3. No podrán ser tan grandes como quieran. Dice Obama que no quiere que los contribuyentes vuelvan a ser rehenes de un banco demasiado grande para quebrar.

Esto realmente va a coartar la libertad de los bancos. Los republicanos dicen que es una medida populista que toma porque su popularidad está bajando. Él dice que los bancos han utilizado el dinero público para tener en 2009 sustanciosos beneficios y bonus y que sigue actuando igual que antes de la crisis: haciendo operaciones arriesgadas y especulativas.

El movimiento de Obama puede hacer que los líderes europeos se vean obligados a acometer algo similar. La popularidad de los bancos está por los suelos en todo el mundo.

Bancos




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *