COTO A LOS BANCOS:TASA TOBIN…U OTRA



A raiz de la crisis financiera actual los gobiernos están buscando la manera de ponerse de acuerdo para tratar de evitar que los bancos nos vuelvan a dar un susto como el de hace un año, cuando quebró el gigantesco banco de Estados Unidos, Lehman Brothers y se temía que por todo el mundo puderan hundirse más entidades. Se buscan formas de control a los bancos y también que ellos pongan dinero en una hucha para que, si tienen problemas, no haya que ayudarlos con el dinero de todos. Este fin de semana el primer ministro británico ha propuesto recuperar lo que se llama la Tasa Tobin.

La Tasa Tobin se llama así porque el primero en proponerla fue un economista llamado James Tobin que ya en los años 70 pensó que sería bueno poner a los bancos un impuesto cuando hicieran operaciones con distintas monedas.

Se buscaba poner freno a la especulación y a las compras y ventas arriesgadas. Supongamos que un avispado inversor estadounidense cree que el euro va a subir dentro de dos meses, cambia ahora dólares por euros y dentro de dos meses vuelve a cambiar los euros por dólares con una sustanciosa ganancia. Pues bien, Tobin (que fue Premio Nobel en 1981) proponía cobrar un impuesto por hacer esta transacción. Su propuesta era cobrar el 0,1% del importe de la operación, es decir 1 euro por cada 1.000 euros.

Naciones Unidas calculó en su día, hace casi 40 años, que si por los intercambios de divisas del mundo se cobraba este 0,1%, se ingresarían 700.000 millones de dólares, una cantidad suficiente -calcula- para acabar con el hambre en el mundo.

La propuesta tiene muchos detractores que piensan que si ya se pagan impuestos por las ganancias de estas operaciones, no hay que añadir otro más. También dicen que perjudicarían a movimientos que no son especulativos.

El caso es que con la crisis actual, Gordon Brown ha intentado resucitar esta tasa pero lo cierto es que la cosa ha durado poco. Al día siguiente de proponerla, se echó atrás, claro que a EE.UU., Alemania y Francia no les hizo ninguna gracia.

No obstante se sigue debatiendo como cobrar a los bancos por los riesgos que asumen para que no vuelvan a pagar por ellos los contribuyentes y además se considera que, de algún modo, tienen que mostrar algún tipo de responsabilidad social.

En el Fondo Monetario Internacional estudian cómo cobrar a los bancos una tasa, no para repartirla en el tercer mundo ni para luchar contra el cambio climático, sino para ir llenando una hucha por si hay más problemas. Sería una especie de seguro que pagarían los bancos cuando hagan operaciones especialmente arriesgadas.

Por cierto, otro día explicaré qué pasó de especial en 1971 para que James Tobin propusiera la implantación de su famosa tasa.

Bancos

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *