400 EUROS PARA ALGUNOS



Así es la política. Para lograr los apoyos necesarios para sacar adelante los presupuestos, el Gobierno está dispuesto a ceder en algunas cosas. Ya hemos explicado su apoyo al blindaje del cupo vasco , pero hay más elementos.

Las matemáticas para que los presupuestos no sean rechazados son sencillas. El Congreso tiene 350 diputados . Para que los presupuestos salgan adelante se necesita mayoría absoluta. ¿Qué es esto? Pues la mitad más uno, es decir 350/2=175 diputados+1=176 diputados.

El PSOE tiene 169 diputados , así que le faltan 7 para sacar adelante los presupuestos. Ya ha logrado el apoyo del PNV, que tiene 6 y de Coalición Canaria, gracias a una ley que aprobó este verano para fomentar las inversiones en las islas. Coalición Canaria tiene 2 diputados así que ya tiene 177 votos: ¡presupuestos aprobados! (A no ser que alguien se equivoque al apretar el botón para votar…).

Pero cuando se vote el miércoles no se acaba todo. Aún quedan negociaciones hasta el final del año. Primero irán al senado donde se introducirán modificaciones y después, con esos cambios volverán al congreso, donde habrá más cambios. Y es ahí donde ya se ha escuchado que habrá algunos «guiños a la izquierda» para lograr más apoyos ( de Izquierda Unida y de Esquerra republicana, fundamentalmente).

El que parece más elaborado es el que se refiere a los 400 euros que llevan dos años dándonos en el IRPF. El Gobierno ha dicho que los va a suprimir, pero ahora se ha escuchado al Grupo Socialista, que es el que negocia con los otros grupos, que no para todo el mundo, sino según la renta. Claro, si se hace esto, el Estado ingresará menos dinero y para compensarlo podría pagar el cheque bebé también según la renta . Es lo que se llama en economía «la progresividad de los impuestos». Los impuestos son progresivos si pagan más quien más tiene y menos , quien menos tiene.

O sea, que no se le den 400 euros a Emilio Botín o, indistintamente, a un parado con dos hijos así sin más, sino que se les den a quienes menos tienen. O, que no se den 2.500 euros por tener un bebé a los hijos de Botín (no es por ensañarme, es por seguir con el ejemplo) que, la verdad, no creo que los necesiten mucho o, que les anime más o menos a aumentar su prole.

Quien sabe, quizá estos dos cambios no sean sólo por política, para arañar un par de votos más y sean porque quieren introducir más progresividad en nuestro modelo de impuestos.

Sin categoría

Etiquetas: ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *