LA LUZ, EN EL MERCADO LIBRE


La luz se liberalizó por completo el pasado 1 de julio. Eso quiere decir que cualquier consumidor puede elegir la compañía con quien contrata su luz. Si uno no se quiere molestar en comparar ofertas, pagará entonces por defecto de acuerdo a la TUR (Tarifa de Último Recurso), cuyo precio fija el Gobierno.

En la luz pasa ahora lo mismo que en los móviles: puedes elegir operador y cambiarte las veces que quieras (aunque los contratos tienen una duración mínima de un año). Es lo mismo que con el móvil pero con dos excepciones:

1. Si un cliente no se quiere molestar en comparar las ofertas de las compañías privadas, no se quedará sin móvil, en este caso electricidad. Pagará su consumo de acuerdo a una tarifa que seguirá fijando el Gobierno. Se llama TUR (tarifa de último recurso). Es la que se aplicará por defecto hasta que el cliente decida lanzarse al mercado libre.

2. En las telecomunicaciones hay pocas compañías de móviles, en la electricidad nos encontramos con hasta 23 empresas que nos pueden dar ese servicio.

La mayoría de 26 millones de hogares no ha hecho nada y pagará el mes de julio de acuerdo al precio de la TUR (que se subió un 2% a partir del 1 de julio. En enero las tarifas oficiales del kilowatio ya subieron un 3,4%).

Dentro de poco, la página de la Comisión Nacional de Energía incluirá un comparador de ofertas. De momento, en su web hay información útil y algunas calculadoras de consumo.

La TUR va a ser siempre más cara que cualquiera de las ofertas del libre mercado. La idea es incentivar a la gente a que deje los precios regulados por el Gobierno.

Todos estos cambios tienen un par de excepciones:

1. La TUR no podrá aplicarse a los clientes que tengan una potencia contratada superior a los 10Kw. Éstos sí están obligados a contratar la luz con una empresa privada.

2. La subida de la luz que implica la TUR (recordamos un 2% más cara que en junio) no se aplicará en estos cuatro casos:

* Familias numerosas

* Hogares con todos los miembros en paro

* Jubilados con pensiones mínimas. (561 euros al mes y 696 con cónyuge a cargo.)

* Clientes con menos de 3kw contratados

Todos estos grupos (unos cinco millones de personas) pagarán el mismo precio por el kilowatio hasta 2012. Es lo que se conoce como bono social. Los tres primeros tendrán que acreditar su condición de beneficiarios ante la eléctrica. Una vez recibida la información el bono se aplicará en la siguiente factura. En el caso de los hogares con menos de 3kw hora, el bono se aplicará automáticamente.

Las eléctricas serán las que paguen el coste de este bono social, que se calcula es de unos 1.000 millones de euros. Es parte del acuerdo entre el sector y el gobierno para acabar con lo que se conoce como déficit de tarifa. Un tema que ampliaremos este mes y que básicamente se resume en esto: mientras el mercado ha estado regulado, es decir con precios fijados por el Gobierno, hemos estado pagando durante años menos de lo que cuesta en realidad la electricidad. Ahora debemos a las empresas 13.810 millones de euros. Salimos a 530 euros cada hogar.

Sin categoría

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *