DECRETAZO, CON Z DE ZAPATERO


Meses dando la lata en las noticias con el famoso diálogo social*, y al final no hay acuerdo. El Gobierno decidirá qué medidas se toman para el mercado laboral. La más urgente: la ayuda de 420 euros/mes a los parados que han agotado su derecho a cobrar la prestación por desempleo. Pero, ¿qué hay de la rebaja de cotizaciones que al final sí ofreció el Ejecutivo a los empresarios?
Foto: Pablo Monge

Lo sabremos el próximo día 13 de agosto, cuando se apruebe el decreto que regulará las ayudas de 420 euros a los parados sin prestación. Formalmente el Gobierno no ha querido pronunciarse sobre si también aprobará la rebaja de cotizaciones sociales (impuestos) que rechazó la patronal (las empresas). Pero los medios ya se atreven a decir que Zapatero no les hará ese regalo después de haberles acusado de haber roto las negociaciones.

Hay gente que incluso va más alla y cree que Zapatero lo que quiere es «cargarse» al presidente de los empresarios, Gerardo Díaz Ferrán. Que ZP se la tiene jurada después de que a través de un micro abierto se le escuchara decir que el problema de la economía no es «la grave crisis, sino los años de Zapatero» y que Esperanza Aguirre era «cojonuda».

Manías y fobías a parte, el caso es que el Gobierno se ha resistido a bajar las cotizaciones sociales desde un principio. Hablamos también de una reclamación histórica de los empresarios, que argumentan que en España son más altas que en Europa. Dicen que hasta Solbes reconoció que estaban cinco puntos por encima de la media europea. Así que la CEOE (que agrupa a las empresas) pidió una rebaja de cinco puntos, que el Ejecutivo dejó en 1,5 y de forma transitoria el punto y definitivo el medio punto.

Esa bajada de impuestos a las empresas por los trabajadores que emplean suponía 3.000 millones menos, según el Gobierno (2.500 millones según CEOE) para los fondos que pagan las pensiones. La petición de la CEOE de bajar hasta cinco puntos las cotizaciones supondría 15.000 millones menos de ingresos, según el Gobierno (12.500, según CEOE).

¿Contratarían a más gente las empresas si tuvieran que pagar menos por ellas? Los empresarios argumentan que sí y que además todo ese dinero que se dejaría de recaudar por la bajada de cotizaciones sociales se podría recuperar a través de las aportaciones de todos los trabajos nuevos que se crearían. Trabajadores nuevos que sumarían con sus impuestos a las arcas públicas.

El caso es que Zapatero, el del talante, terminará con un «decretazo», como José María Aznar. No tendrá foto este año de paz social con empresarios y sindicatos y le toca tirar de decreto ley para imponer cambios urgentes. La diferencia es que, mientras ZP contará con el apoyo de los sindicatos, el decretazo de Aznar provocó una huelga general.**

Pero atención: las ayudas a los parados no son tan bonitas como pintan. Serán 420 euros al mes durante medio año (los sindicatos pedían durante un año). Estarán condicionadas a cursos de formación.

En la actualidad hay un millón de trabajadores que ya han agotado su prestación por desempleo, pero no parece que todos ellos vayan a recibir los 420 euros al mes. Parece que sólo se aplicará a los que se encuentren un una situación más precaria. Habrá que esperar al día 13 para conocer las condiciones.

La medida, que costará unos 500 millones de euros, se supone que se pagará con unos fondos europeos que todavía no están aprobados. Vamos, que no se pagará directamente con dinero público español.

¿Harán algo los empresarios para protestar por el decretazo de Zapatero? A la vuelta de las vacaciones de verano la patronal espera poder volver a la negociación. Otra cosa es que el Gobierno haya dado por cerrado el diálogo social con su decretazo de agosto.

*Nota de hemeroteca 1: Se entiende como diálogo social todo tipo de negociaciones y consultas – e incluso el mero intercambio de información – entre representantes de los gobiernos, los empleadores y los trabajadores sobre temas de interés común relativos a las políticas económicas y sociales. La definición es de la Organización Internacional del Trabajo.

**Nota de hemeroteca 2: el decretazo se aprobó el 24 de mayo de 2000, un día después de que los sindicatos anunciaran una huelga general para el 20 de junio ante el estancamiento de las negociaciones del diálogo social. Las medidas del Gobierno de Aznar proponían un abaratamiento del despido y la imposibilidad de rechazar más de dos ofertas de trabajo. En caso contrario, se perdía el derecho a cobrar el subsidio por desempleo. Meses más tarde el Gobierno tuvo que dar marcha atrás con sus medidas. Y años más tarde, el Tribunal Constitucional calificó el decretazo de anticonstitucional. Según la sentencia no había tanta urgencia para aprobar medidas de ese calado a través de un decreto ley.

***La foto es un regalo de Pablo Monge (Cinco Días). ¡Gracias!

Sin categoría

Etiquetas: , , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *