EL DEBATE FISCAL



Hoy el senado ha rechazado una norma del Gobierno sobre los presupuestos del próximo año. Se llama el «techo de gasto» y no es otra cosa que poner un cantidad límite a lo que el Estado se puede gastar cada año. El rechazo no es grave, la semana que viene esta norma irá al Congreso de los diputados y allí el Gobierno cuenta con los votos necesarios para su aprobación.

El debate en el Congreso había generado muchas expectativas de cambios en los impuestos. El grupo de Izquierda Unida- Iniciativa per Cataluña había dicho al Gobierno que si querían su respaldo tenían que cambiar algunas cosas en el IRPF.

1. Los 400 euros que desde el año pasado nos han rebajado en el IRPF(que supone que cada mes estamos ganando en la nómina unos 30 euros más), tenían que dejar de ser para todo el mundo. La propuesta era que sólo se beneficiaran las rentas más bajas porque este grupo político considera que no es justo que alguien que gane 6.000 euros al mes se beneficie de esta ventaja. Lo que no se había dicho era a partir de cuánto dinero se perdían los 400 euros.

2. Los 2.500 euros por hijo también se quitaban a las rentas más altas. El argumento es que esos 2.500 euros se dan tanto a un mileurista como a un millonario. Aquí se barajaba o quitarlos para los que ganaran más de cierta cantidad o bien, a partir de un nivel de ingresos irlo reduciendo. Por ejemplo, si gano 1.500 euros me dan los 2.500 , si gano 2.000 me dan 1.000 y partir de 2.800 no me dan nada.

3. Los futbolistas extranjeros gozan de un régimen especial: sólo pagan en España un 24% de sus ingresos, que es el mismo porcentaje que pagan las personas que ganan menos de 17.000 euros al año. Muy justo no suena, se supone que se hace para que quieran venirse a un club español.

Parecía que el Gobierno iba a apoyar estas medidas a cambio de los votos de este grupo pero… a CiU no le gustaban nada las propuestas …el Gobierno comprobó que no necesitaba los votos de IU-ICV y no aprobó ninguna de estas medidas.

Pero el debate en los impuestos está abierto. Lo que hay que ver es con qué filosofía se acometen los cambios. De momento se ha subido el impuesto sobre la gasolina que afecta por igual a todo el que la usa, sea rico o sea pobre.

Sin categoría

Etiquetas: , ,




3 comentarios en “EL DEBATE FISCAL

  1. ¿No había una cuarta propuesta de IU e IC que consistía en la creación de un nuevo tramo en el IRPF para rentas mayores de no sé si 80.000 euros (tributando al 50%)? LLamaba bastante la atención que desde CiU se declarase que esto sería una medida que iría contra los intereses de «la clase media». ¿En qué mundo vive esta gente? Ya llamaba la atención el uso que se hacía de la expresión «clase media» en el debate por la supresión de las ayudas a la vivienda a las rentas superiores a los 24.000 euros. Yo siempre me había imaginado algo así como que la clase baja la representaría el 20% con menos ingresos, la clase alta el 20% con más ingresos y la clase media sería el resto. Si esto fuese así, resultaría que prácticamente se dejaban intactas las ayudas a la clase media al suprimir la desgravación por compra de vivienda a los que perciben más de 24.000 euros anuales. Es verdad que puede ser que mucha gente declare que gana menos de lo que de verdad gana, puesto que los autónomos tributan por módulos y muchos asalariados cobran en negro. Pero lo que no se puede hacer es legislar fiscalmente tomando como dato el fraude generalizado; además esta medidad incluso podría incentivar de alguna manera a acabar un poco con la economía sumergida.

    Yo es que no entiendo que alguien pueda tener alguna duda sobre la regresividad y la injusticia de nuestro sistema fiscal.

  2. Pues sí, existía esta cuarta propuesta pero en este caso el Gobierno ni se la planteó. Y sobre la regresividad de nuestro sistema fiscal puede ir a más. La tendencia en los cambios es a subir los impuestos indirectos como el IVA (o el de las gasolinas, que se ha subido ya) y estos impuestos son los mismos para todo el mundo, no tienen en cuenta los ingresos que tiene cada uno, como el IRPF. Pero en eso los ciudadanos tenemos parte de culpa. Nos molesta mucho que nos suban el IRPF, es como que lo notamos más y se protesta más lo que lo convierte en una medida muy impopular. Sobre el mundo donde viven los políticos…¡qué decir!Hace unos quince años recuerdo una rueda de prensa de una diputada del PSOE que proponía bajar el tipo máximo del IRPF que era el 56% y se aplicaba a los que ganaban más de unos 9 millones de pesetas al año . Dejando de lado si el 56% es mucho o si la media europea estaba por debajo de ese 56%, el argumento de la diputada era que había que bajarlo porque 9 millones de pesetas al año era en 1995 una renta media-baja. Yo entonces como redactora en una radio ganaba menos de 2 millones brutos al año pero había una veterana de televisión española que debía de tener un sueldo interesante que puso el grito en el cielo y la diputada no salía de su asombro… yo, tampoco ¿cómo alguien con un desconocimiento así de la sociedad española iba a diseñar los cambios de nuestros impuestos?

  3. ¡Gracias por la respuesta!

    Qué curioso lo de la «psicología fiscal», esto de que los ciudadanos percibamos más los aumentos del IRPF que los de los impuestos indirectos. Supongo que esto significa que los ciudadanos tenemos que ponernos las pilas. Porque a no ser que intentemos calcular qué es lo que de verdad nos conviene, podrán colarnos medidas que nos perjudiquen a la vez que nos cuentan lo mucho que nos benefician.

    (Y por eso mola este blog, como una educación para la ciudadanía… ¡fiscal!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *