LAS DOS FORMAS DE VER LA CRISIS



La economía no es una ciencia exacta. No hay una única salida a la crisis. La mejor receta varía dependiendo de quién sea el médico. Aunque la mayoría de los gobiernos está apostando por el gastar más dinero, no todos están de acuerdo en la cuantía y en el destino de ese dinero. ¿Hay forma de dar un golpe de timón para que la economía cambie de rumbo?

El otro día asistí a la presentación de un libro de economía y allí coincidieron dos expertos con dos respuestas distintas a cómo salir de la crisis.

El primero, de la cuerda del PSOE, decía que «había que conceder prioridad a la demanda agregada». Según el manual de economía del nobel Paul A. Samuelson, «la demanda agregada es la cantidad total que los diferentes sectores de la economía están dispuestos a gastar en un determinado periodo.» Es la suma del gasto de los consumidores, empresas y estado.

¿De qué depende que gastemos más o menos? Pues de los precios, de los tipos de interés, de los impuestos que paguemos, y de otros factores. Ejemplos de cómo estimular la DA: construir carreteras, ayudar a financiar la inversión de las empresas, aportar 1.500 euros por la compra de un coche, reducir impuesto de la renta…

El otro economista, más afín al PP, decía: «hay que recuperar la competitividad del mercado laboral, hay que reducir los impuestos a las empresas, el IVA, …» Eso son políticas más de oferta. «La oferta agregada es la cantidad de bienes y servicios que las empresas de un país están dispuestas a producir y vender en un determinado periodo», también según Samuelson.

¿De qué depende que las empresas fabriquen más o menos? De los precios, de los costes que tengan para producir esos bienes y servicios, de la tecnología, del dinero disponible para invertir, de la gente disponible para trabajar,… Ejemplos de estas políticas: reducir el coste de despido, mejorar la formación de los trabajadores, reducir impuestos a las empresas, proporcionar dinero barato para invertir en las empresas,…

¿Cuál de los dos tiene razón? ¿De qué forma se sale mejor de la crisis? ¿La economía va mal porque la gente no compra, porque las empresas no invierten, porque el gobierno no gasta lo suficiente, porque las compañías no quieren producir porque sus bienes no se venden, porque los productos que fabrican son muy caros y no son competitivos…?

Hace unas semanas nos visitó Paul Krugman, premio nobel de economía el año pasado y también premio Príncipe de Asturias en 2004, nos dejó una receta dura para salir de la crisis: bajar los salarios. Según Krugman, los salarios en España han subido demasiado en los últimos años y ahora, de alguna manera, tienen que bajar.

En la anterior crisis de principios de los 90, España consiguió salir gracias a las devaluaciones de la peseta. Eso permitió abaratar nuestros productos en el exterior. Las empresas empezaron a vender más, y gracias a ese primer impulso conseguimos salir (esas empresas contrataron a más gente, invertieron en tecnología para producir más y mejor, las familias empezaron a gastar más porque el paro cayó, el consumo aumenta, etc.)

Ahora, con el euro esa posibilidad ya no existe. La otra forma de abaratar esos productos para vender más es reduciendo costes de producción via salarios más bajos.

Los dos economistas de los que hablaba al principio estaban de acuerdo en una cosa: nadie saldrá de esta crisis solo. La terapia tiene que ser global.

Macroeconomía

Etiquetas: , , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *